Australia: sacerdotes deben denunciar abusos conocidos en confesión | El Mundo | DW | 14.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Australia: sacerdotes deben denunciar abusos conocidos en confesión

El informe "Justicia Criminal" recomienda que se impongan sanciones penales contra aquellos que no denuncien un caso de abuso sexual, incluyendo a los que reciben la información en la confesión religiosa.

Symbolbild Kirche Abtreibung Beichte (picture-alliance/picture alliance/Godong/R. Harding)

(foto de archivo)

Los sacerdotes que se enteren de la existencia de abusos sexuales a menores por medio de la confesión deberían ser perseguidos si no informan a la Policía, señala un informe de una comisión de investigación australiana.

La Royal Commission into Institutional Responses to Child Sexual Abuse (Real Comisión de Respuesta Institucional a los Abusos Sexuales a Menores) propone 85 modificaciones a la ley para proteger a los niños, en un reporte publicado hoy (14.08.2017).

"La Comisión Real ha oído de casos en ambientes religiosos en los que los agresores que hicieron una confesión religiosa sobre el abuso sexual de niños continuaron con sus ofensas y buscaron perdón", añadió el documento.

Abusos recurrentes

La Iglesia Católica, con fuerte presencia en Australia, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos 1.880 miembros de esta institución, sobretodo hermanos y sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920.

A principios de año, varios arzobispos australianos admitieron que la respuesta de la Iglesia Católica del país ante los casos de pederastia fue equivocada y lindó con la "negligencia criminal".

La Comisión, creada en 2012, persigue mejorar la atención a las víctimas y sancionar con mayor severidad a los agresores como a aquellos que "fracasan" en la protección y en la denuncia de los casos.

'Palabra contra palabra'

"Los casos de abusos sexuales son generalmente 'palabra contra palabra' y carecen de testigos o evidencias científicas o médicas. Los demandantes generalmente toman años o décadas en denunciar el abuso", dijo el director ejecutivo de la Comisión, Philip Reed, en un comunicado.

Según la Comisión, entre julio de 2012 y junio de 2015, los tribunales de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, abordaron unos 2.604 casos de abusos sexuales en los cuales un 40 por ciento de los agresores no fueron sentenciados por esos delitos.

FEW (dpa, EFE)
 

Publicidad