Aumentan las provocaciones de Corea del Norte: ¿qué es lo que busca Kim Jong-un? | El Mundo | DW | 11.10.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Aumentan las provocaciones de Corea del Norte: ¿qué es lo que busca Kim Jong-un?

El líder norcoreano ha impulsado un fuerte incremento de pruebas de misiles en los últimos días, y se espera que continúe.

Kim Jong-un en Corea del Norte.

Existe una expectativa generalizada de que Kim Jong-un ordenará otra prueba nuclear.

El lunes, Corea del Norte anunció que el misil que había lanzado sobre el norte de Japón el 2 de octubre era un "misil balístico de alcance intermedio". En paralelo, los medios de comunicación de ese país informaban que Kim Jong-un había observado en persona los ejercicios de las unidades nucleares tácticas.  

Las dos semanas de simulacro del Ejército norcoreano incluyeron misiles balísticos con capacidad nuclear, aviones de guerra y otros activos para practicar posibles ataques contra objetivos surcoreanos y estadounidenses. Se prevé que Kim Jong-un ordene a futuro otra prueba nuclear subterránea en un campo de prueba en Punggye-ri.  

Desde ese país han insistido en que la oleada de lanzamientos de misiles y ejercicios militares son una mera reacción a los simulacros conjuntos entre las unidades navales de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón.

Una postura más agresiva, mirando hacia Ucrania  

Los analistas afirman que, tras varios años de relativa contención, con un número limitado de lanzamientos de misiles, Corea del Norte podría estar volviendo a adoptar una postura más agresiva hacia sus rivales. 

El profesor de Relaciones Internacionales Dan Pinkston, del campus de Seúl de la Universidad de Troy, explicó que Corea del Norte está atento a lo que pasa en Ucrania. "Están viendo claramente la utilidad y la importancia de tener una capacidad de armas nucleares, ya que Rusia las está usando en Ucrania para disuadir un ataque de la OTAN. Pero si bien pueden ser muy efectivas para disuadir a sus enemigos, las armas nucleares no son efectivas para obligarlos a hacer algo", dijo a DW.   

Se puede interpretar también, aseguró Pinkston, que Corea del Norte está ejerciendo presión para buscar el levantamiento de las sanciones internacionales, impuestas al régimen por su programa nuclear y de misiles balísticos. Y, al mismo tiempo, ser reconocido como una potencia nuclear. "A largo plazo quiere poner fin a las alianzas de seguridad de Estados Unidos en la región, especialmente con Corea del Sur y Japón y presionar para que abandonen el noreste de Asia", dijo.

Saciones internacionales a Corea del Norte  

Min Tae-eun, investigadora del Instituto Coreano para la Unificación Nacional, en Seúl, coincide en que los recientes lanzamientos de misiles y otros ejercicios militares fueron diseñados para ser una "demostración de fuerza" ante Estados Unidos y Corea del Sur. Y no solo eso, sino que también como una exhibición de poderío a nivel interno. El problema, añadió, es que "están enviando un mensaje a la comunidad internacional de que son un estado con armas nucleares, y eso es más grave”. 

Buques de las unidades navales de Estados Unidos.

Expertos explican que la pruebas de misiles de Corea del Norte son una reacción a los ejercicios conjuntos que involucran a unidades navales de EE. UU., Corea del Sur y Japón.

Más aún, explicó la académica, porque las sanciones internacionales a Corea del Norte han sido un "fracaso”.  

Por otro lado, Pinkston cree que el ataque de Kim Jong-un ha servido para acercar a Corea del Sur con Japón. Hace dos años, los gobiernos de Seúl y Tokio apenas se hablaban, y las perspectivas de cooperación en materia de seguridad eran escasas. No obstante, este mes, los buques de guerra de ambas naciones han participado en ejercicios de guerra antisubmarina con Estados Unidos.  

Esta nueva disposición a cooperar se debe, en parte, a la constante amenaza que supone Corea del Norte, así como tambien a la creciente idea de que China tiene más ambiciones territoriales en la región. Los acontecimientos en Ucrania también han dejado en claro que la paz no puede darse por sobreentendida. 

(ng/cp) 

DW recomienda