Atentado racista de Hanau: el asesino salió del seno de la sociedad alemana | Alemania | DW | 18.02.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Atentado racista de Hanau: el asesino salió del seno de la sociedad alemana

Hace un año, un ultraderechista mató a nueve alemanes descendientes de inmigrantes en Hanau. Los familiares siguen sin obtener respuestas a sus preguntas. ¿Hace Alemania lo suficiente para luchar contra el racismo?

Angela Merkel dirige la vista a la foto de uno de los jóvenes asesinados por un racista.

La canciller Angela Merkel durante una ceremonia en honor a las víctimas del atentado racista de Hanau el 4 de marzo de 2020.

Hace un año, el 19 de febrero de 2020, tuvo lugar el más grave atentado racista de extrema derecha desde el final de la Segunda Guerra Mundial en Alemania. Un hombre de 43 años le disparó esa noche a nueve personas en varios lugares de la pequeña ciudad de Hanau. Después de ello, habría matado a su madre y luego se suicidó.

El atentado generó gran solidaridad con las víctimas. El presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller alemana, Angela Merkel, asistieron a un acto oficial en el que se conmemoró a las víctimas. Pero un año después, las preguntas persisten: ¿se subestimó durante décadas el peligro de la extrema derecha en Alemania? ¿Se ha hecho lo suficiente contra el extremismo de derecha y el racismo desde entonces?

Familias de las víctimas exigen esclarecimiento total

Las familias de las víctimas de Hanau responden claramente que no. Ellas se han unido a la "Iniciativa 19 de febrero" y exigen esclarecimiento total de los hechos. La modesta oficina donde funciona la iniciativa es también un monumento a los muertos. Fotos y dibujos de los rostros de las personas asesinadas cuelgan en las paredes y en el amplio frente de la ventana.

"Esta habitación es para mí como si estuviéramos visitando a Gökhan. Es su sala de estar. Y, cuando la familia Unvar viene aquí, es la sala de estar de Ferhat", dice Cetin Gültekin, hermana de Gökhan, uno de los asesinados. Ferhat Unvar también murió en el quiosco donde también fue asesinado Gökhan.

Un año más tarde son aún muchas las cosas que no quedan claras. Eso es lo que molesta a los familiares: ¿Por qué la línea telefónica de emergencia no funcionó esa noche? ¿Por qué se le permitió al asesino la tenencia de armas? ¿Por qué las autoridades no reaccionaron, a pesar de que el asesino envió una confusa carta llena de leyendas conspirativas al fiscal general meses antes del ataque racista?

Es poco probable que se pueda responder a todas las preguntas. También porque posiblemente no se lleve a cabo un juicio, debido a que el asesino se suicidó. La Fiscalía Federal sigue investigando, pero hasta ahora nada apunta hacia indicios claros y confiables. "Por supuesto, es muy, muy difícil de soportar que no se pueda hacer justicia, y que no pueda responder a una u otra pregunta", dice Helmut Fünfsinn, representante de las víctimas por parte del estado federado de Hesse.

Ver el video 42:36

El terror de los lobos solitarios - De individuo radical a terrorista

Cadena de crímenes de la extrema derecha

Algunas de las preguntas que se hacen los familiares de los asesinados van mucho más allá de la pequeña ciudad de Hesse, ya que el atentado de Hanau se suma a toda una serie de crímenes de la extrema derecha en Alemania.

En junio de 2019, un ultraderechista mató al político Walter Lübcke. En enero de 2021, el criminal fue condenado a cadena perpetua. En octubre de 2019, un ultraderechista intentó entrar en una sinagoga en Halle. Cuando falló, mató a dos personas cerca del templo judío. El perpetrador también fue condenado a cadena perpetua. Cuatro meses después del ataque en Halle, sucedió el atentado en Hanau.

Para Andreas Zick, director del Instituto de Investigación Interdisciplinaria sobre Conflictos y Violencia (IKG) de la Universidad de Bielefeld, estos actos de violencia han tenido impacto en Alemania: "Hoy en Alemania se toma más en serio el reto de hacer frente al racismo y otras formas de odio". Una muestra de ello es que el Gobierno alemán ha introducido 89 medidas en la lucha contra el extremismo de derecha y el racismo. Entre ellas, un refuerzo de las autoridades de seguridad, además de recursos financieros para las organizaciones de la sociedad civil y la intensificacion del trabajo de prevención en la sociedad.

"Los políticos han llevado el tema al más alto nivel político al crear un comité ministerial contra el extremismo de derecha y el racismo. Esto subraya lo importante que es para nosotros tomar medidas decisivas", declaró a DW Annette Widmann-Mauz, Comisaria del Gobierno Federal para la Migración, los Refugiados y la Integración.

Fortalecimiento del extremismo de derecha

Sin embargo, el psicólogo social Zick afirma que Alemania subestimó el extremismo de derecha durante décadas: "El extremismo de derecha se ha fortalecido, se ha conectado a las redes sociales", indica.

Los expertos estiman que hay cerca de 15.000 extremistas de derecha en Alemania dispuestos a utilizar la violencia. Y algunos de ellos poseen armas legalmente. Las autoridades realizaron registros a unos 1.200 extremistas de derecha o sospechosos que poseían armas legalmente a finales de diciembre de 2020, un aumento del 35% en comparación con 2019, según un informe presentado en el Bundestag.

Desde el atentado de Halle, ha surgido en Alemania un nuevo tipo de autor, que también se puso de manifiesto en Hanau: el "lobo solitario” que se radicaliza aislado en internet, metido en su propio mundo de mitos conspirativos.

En general, el debate sobre si se ha subestimado el extremismo de derecha se queda corto, indica Andreas Zick: "No nos damos el tiempo suficiente para entender cómo se desarrollan las ideologías. Básicamente, siempre se reclama un Estado fuerte y se acusa a las autoridades de seguridad de no actuar lo suficiente. Eso es quizás comprensible, pero, en parte, nos lleva a ver el extremismo como un reto para las agencias de seguridad, y no para la sociedad".

Sin embargo, los patrones de pensamiento, las ideologías y la misantropía de los perpetradores provienen del mismo seno de la sociedad. "El asesino de Hanau creció y se formó en Alemania, no era un extraño. Por lo que Zick recalca la importancia de tomar conciencia de eso. El atentado de extrema derecha de Hanau "es un crimen del que todos somos responsables como sociedad", concluye.

(jov/cp)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema