Atentado conmociona a Bélgica | Europa | DW | 13.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Atentado conmociona a Bélgica

Decenas de heridos y cuatro muertos, incluido el agresor, es el saldo de un atentado con explosivos contra una parada de autobús en el corazón de la ciudad belga de Lieja.

default

Elementos de seguridad pensaban inicialmente que había un segundo perpetrador.

La ciudad de Lieja, en la francófona comunidad de Bélgica, entró en un estado de conmoción al mediodía, cuando un hombre abrió fuego contra un grupo de personas que aguardaban el autobús en el centro de la localidad. El último saldo arrojaba cuatro muertos y unos 123 heridos, algunos de ellos de extrema gravedad. Entre ellos se encuentra un niño de dos años que se debate entre la vida y la muerte. Se desconocen los motivos del atentado, pero las autoridades han descartado ya que se trate de un ataque de trasfondo terrorista.

La fiscal de Lieja, Danielle Reynders, confirmó que el ataque fue obra de un sólo hombre: Nordine Amrani, de 32 años, que contaba con antecedentes penales por posesión de armas y cultivo de drogas. Después de matar a dos adolescentes de 15 y 17 años, así como a una mujer de 75 y dejar en el suelo a decenas de heridos Amrani murió tras la explosión de una granada de mano, informó la policía, que no sabe si se suicidó o si murió por accidente.

El escenario de la tragedia fue la céntrica Plaza de Saint Lambert de Lieja, una de las ciudades más importantes de la francófona comunidad de Valonia, hogar de unas 200.000 almas. Estos días el lugar estaba lleno de gente debido al mercadillo navideño que se ha instalado a un costado, donde también se encuentra la sede del Palacio de Justicia.

Matar al mayor número de personas

El atacante procedió con una violencia inaudita, lanzando a diestra y siniestra explosivos “thunderflash”, de forma tubular, similares en su aspecto a algunos fuegos artificiales de uso doméstico, que producen mucho ruido, destellos y llamaradas.

“Salimos fuera, a la plaza, frente al palacio de Justicia y vimos que una persona estaba lanzando granadas de mano por todas partes. Todo fue tan rápido que casi no nos dimos cuenta. Empezamos a correr para intentar salvarnos. Cogí de la mano a un niño que estaba a mi lado y me fui corriendo”, aseguró Hervé Taverne, uno de los testigos oculares, a la radio flamenca Radio 1, citada por el rotativo “De Standaard”.

Dimitri Degryse, otro testigo presencial narró sus impresiones: “Escuché una fuerte explosión, después otra, vi una columna de humo y luego se escucharon ráfagas de disparos”. Samuel, un joven de 24 años, asegura que vio al autor de la masacre. “Vi a alguien que disparaba con un arma pesada. Al menos seis personas estaban en el suelo, como muertas. Sin pensarlo tomé por el brazo a una niña pequeña que lloraba preguntando por su madre. Después vi a un tipo vestido con uniforme militar que lanzaba a diestra y siniestra los “thunderflash” con una mano, mientras sostenía el arma con la otra”.

Anschlag in Lüttich Liege

El atentado conmocionó a la tranquila ciudad de Lieja.

Viejo conocido de la policía

Amrani, soldador de profesión era ya conocido por las fuerzas policiales belgas. Fue detenido hace tres años y acusado de posesión de armas de grueso calibre, entre ellas un lanzagranadas y un fusil AK47, un arma de gran precisión que usan los tiradores de élite. También se le encontraron más de 9.000 balas y un plantío con unas 3.000 plantas de cannabis. Según la policía él mismo fabricaba los silenciadores de las armas, y construía, gracias a sus conocimientos en metalurgia, los trípodes de metal para colocar los fusiles. Entonces fue condenado a casi 5 años de prisión.

La plaza quedó acordonada por las fuerzas de seguridad, que recomendaron a los habitantes de Lieja que permanezcan en sus hogares hasta mañana mientras varios especialistas en explosivos inspeccionan la zona.

Fuente: Eva Usi/ dpa/ afp

Editor: José Ospina-Valencia

Publicidad