Ataque guerrillero deja 8 soldados muertos en Paraguay | América Latina | DW | 27.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ataque guerrillero deja 8 soldados muertos en Paraguay

El grupo armado EPP emboscó con una bomba y armas largas un camión militar en la localidad de Arroyito, en el norte del país.

Ocho militares paraguayos murieron este sábado (27.08.2016) tras ser emboscados en la localidad de Arroyito, en el departamento de Concepción, una zona del país sudamericano donde opera el grupo armado EPP. El ataque, perpetrado con bombas y fusiles, ocurrió a eso de las 9 de la mañana en un camino rural, según informaciones entregadas por el ministro del Interior, Francisco de Vargas.

Según reportes de medios, los fallecidos eran integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) creada por el Gobierno en el 2013 para combatir al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), un pequeño grupo de izquierda que mantiene secuestradas a tres personas y aspira a convertirse en una guerrilla similar a las FARC de Colombia. El fiscal Federico Delfino confirmó la cifra de víctimas y reveló que un explosivo detonó al paso del vehículo.

“Este atentado se produjo con artefactos explosivos y disparos de armas de fuego, según la información preliminar, fue contra una patrulla que se encontraba a bordo de un vehículo”, dijo De Vargas a una radioemisora local, antes de conocerse el número total de víctimas. El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, que formó un equipo para investigar los hechos, aseguró que el atentado “enluta al país” y expresó su confianza en que se pueda “dar con los delincuentes” que causaron el suceso, según un comunicado.

Refuerzos en la zona

Tras el ataque, las autoridades ordenaron un reforzamiento de la presencial policial y militar en el distrito de Horqueta, donde está la localidad de Arroyito. El EPP es señalado por las autoridades como responsable de asesinatos de policías y civiles, secuestros y numerosos ataques a comisarías y estancias ocurridos en la última década en la región norte, donde coexisten campesinos pobres, haciendas ganaderas y cultivos ilegales de marihuana.

Seis de los soldados murieron en la emboscada, mientras que otros dos perdieron la vida mientras eran trasladados a un centro médico, distante 91 kilómetros del lugar del ataque. Los terroristas robaron las armas de los soldados antes de huir. Actualmente el grupo mantiene secuestrados a un agente policial -desde hace más de dos años-, a un colono menonita -desde hace más de un año-, y a un joven menonita de 17 años que fue capturado hace un mes cuando trabajaba en una propiedad rural.

DZC (EFE, Reuters, ABC)


DW recomienda