Ataque en Lieja: policía descubre cadáver en habitación del atacante | Europa | DW | 14.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ataque en Lieja: policía descubre cadáver en habitación del atacante

La policía de Lieja halló un cadáver de mujer en la vivienda del atacante suicida. Un niño de 17 meses que resultó herido en el ataque murió, con lo que el número de víctimas fatales asciende a cinco.

default

Ataque en Lieja: aumenta el número de muertos.

Poco antes de partir hacia la plaza Saint-Lambert, Nordine A., el atacante mató en su vivienda a una mujer de 45 años, luego de atraerla a su habitación con una supuesta oferta de trabajo. La policía halló su cadáver en el marco de las investigaciones después del ataque, según informa el portal belga de Internet “Sudpresse”.

Se cree que la víctima es la doméstica de un vecino de Nordine A., que se encontró con ella en la escalera. Diciéndole que tenía un trabajo para ella, la atrajo al interior de su apartamento, donde la asesinó, según el estado de las investigaciones hasta ahora.

Mientras tanto, un niño de 17 meses que estaba en estado sumamente grave falleció en la madrugada del miércoles, con lo que el número de víctimas fatales asciende a seis, incluido el atacante, que se suicidó.

De los 123 heridos, en la madrugada varios seguían en estado crítico, según la policía belga, entre ellos un joven de 20 años que sufrió graves heridas en el cerebro.

Posesión ilegal de armas, entre ellas lanzacohetes.

La ciudad de Lieja, en la comunidad francófona de Bélgica, vio alterada el martes (13.12.2011) su calma habitual cuando poco después del mediodía un hombre abrió fuego contra un grupo de personas que esperaban el autobús en el centro urbano.

A. era conocido por las fuerzas de seguridad belgas, dado que hace tres años fue condenado a 58 meses de cárcel por posesión ilegal de armas, entre ellas fusiles de precisión y lanzacohetes.

 "El autor actuó solo. Disparó contra la multitud y después se mató", aseguró el alcalde de Lieja, Willy Demeyer. Además del suicida, los fallecidos son dos adolescentes de 15 y 17 años y una mujer de 75.

El automóvil de Amrani fue encontrado en las inmediaciones del lugar. Un equipo de artificieros colocó varias cargas explosivas en el coche, ante el temor de que en su interior hubiese una bomba.

El lugar de la tragedia, la céntrica Plaza Saint-Lambert, está a pocos metros del palacio de Justicia de Lieja, situada a unos 100 kilómetros al sur de Bruselas. Con cerca de 200.000 habitantes, Lieja es una de las ciudades más importantes de la comunidad francófona de Valonia, en el sur del pequeño país del Benelux.

En estos días, la plaza suele estar abarrotada de público pues justo al lado está instalado un mercadillo navideño.

En el ataque, a las 12:30 (11:30 GMT), A. utilizó un rifle Kalashnikov, un revólver y granadas de mano ligeras. 

Los testimonios de los testigos

"Salimos fuera, a la plaza, frente al palacio de Justicia y vimos a una persona que estaba lanzando granadas de mano por todas partes. Todo fue tan rápido que casi no nos dimos cuenta... Empezamos a correr para intentar salvarnos. Cogí de la mano a un niño que estaba a mi lado y me fui corriendo", dijo Hervé T., uno de los testigos oculares, en entrevista con la radio flamenca Radio 1, citada por el rotativo "De Standaard".

Dimitri D., otro de los testigos presenciales, narró lo que vio en ese momento: "Escuché una fuerte explosión... Después otra, vi una columna de humo y luego se escucharon ráfagas de disparos".

Samuel, un joven de 24 años, dice que vio al autor de la acción: "Vi que alguien disparaba con un arma pesada (...) Al menos seis personas estaban en el suelo, como muertas, sin pensarlo, tomé por el brazo a una niña pequeña que lloraba preguntando por su madre.

Después vi a una persona vestida con uniforme militar que lanzaba a diestro y siniestro las granadas con una mano y en la otra sostenía el arma".

El autor del atentado había sido convocado por la Justicia

A., soldador de profesión, era bien conocido por las fuerzas policiales belgas. Tenía 29 años cuando fue detenido por primera vez en 2008 por posesión ilegal de al menos diez armas de distinto calibre, 9.500 unidades de munición y por plantación ilegal de cannabis. En un registro de su lugar de trabajo, los agentes descubrieron que escondía lanzacohetes modelo Law y un fusil AK47, un arma de gran precisión que usan los tiradores de élite.

La fiscal del reino de Bélgica en Lieja, Danielle Reynders, informó que el autor del atentado había sido convocado por la Justicia ante las sospechas de que hubiese reincidido en ese tipo de actividades delictivas.

Según fuentes policiales, él mismo fabricaba los silenciadores de varias de esas armas y construía, gracias a sus conocimientos en metalurgia, los trípodes de metal para colocar los fusiles así como otros accesorios.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

ADVERTISEMENT