Asesinan a viceministro libio Hassan al Droui | El Mundo | DW | 12.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Asesinan a viceministro libio Hassan al Droui

La violencia en Libia no cesa desde hace meses. Un alto funcionario de las fuerzas de seguridad informó que este 11 de enero fue asesinado el viceministro de Industria libio, Hassan al Droui, en la ciudad de Sirte.

Cuando el dictador libio Muamar Gadafi fue derrocado en 2011 tras un prolongado combate entre las fuerzas oficialistas y los opositores armados, las potencias occidentales que apoyaron a los rebeldes esperaban poder contribuir en el corto plazo a construir un Estado más democrático en el país magrebí. Pero, desde entonces, la crisis financiera y política se ha intensificado en Libia. Sus arcas se están vaciando porque las tribus en discordia, ávidas de mayor autonomía, están bloqueando exportaciones petroleras claves para la economía.

Violencia sin pausa

En los últimos tiempos, Sirte (en la imagen) se había mostrado mucho más estable que Trípoli o que la ciudad de Bengasi.

En los últimos tiempos, Sirte (en la imagen) se había mostrado mucho más estable que Trípoli o que la ciudad de Bengasi.

Y en el mismísimo seno del Congreso, un grupo se ha puesto en movimiento para derrocar al frágil Gobierno. A eso se suman los episodios de violencia que vuelven a atraer la atención de la prensa internacional por estos días. Como muestra, un botón: al menos 19 personas murieron y 45 resultaron heridas en cruentos enfrentamientos tribales en la ciudad libia de Sabha. Hubo combates callejeros y ruido de artillería pesada. Así lo informó este domingo (12.1.2014) la edición digital del diario Libya Herald, citando a un político local.

La situación en Sabha y otras urbes viene empeorando desde hace meses. Un alto funcionario de las fuerzas de seguridad informó que este sábado (11.1.2014) fue asesinado el viceministro de Industria libio, Hassan al Droui, en su ciudad natal, Sirte. Las autoridades atribuyen el asesinato a islamistas radicalizados. No obstante, la gran cantidad de armas que quedaron en circulación tras la lucha para derrocar a Gadafi ha permitido que muchos excombatientes sigan recurriendo a la violencia para imponerle demandas al actual Gobierno libio.

Sabotaje petrolero

En julio de 2013, guardias de seguridad apostados en instalaciones petroleras claves decidieron desactivarlas.

En julio de 2013, guardias de seguridad apostados en instalaciones petroleras claves decidieron desactivarlas.

Bajo condición de anonimato, el oficial que informó sobre la muerte del viceministro de Industria culpó a los extremistas del atentado, explicando que los militantes islamistas intentan extender su influencia sobre Sirte, una ciudad que, en los últimos tiempos, se había mostrado mucho más estable que la capital, Trípoli, o que la ciudad de Bengasi. “Se halló una bomba debajo del automóvil de Droui. Por eso se cree que, como el artefacto no explotó, los asesinos le dispararon desde otro automóvil”, acotó el informante.

El Gobierno del primer ministro Ali Zeidan, debilitado por las pugnas internas, no ha conseguido darle estabilidad a las instituciones ni garantizar la seguridad nacional. Esos déficits han terminado por afectar negativamente a su industria petrolera. En ese ámbito, la crisis más reciente estalló en julio de 2013, cuando los guardias de seguridad apostados en instalaciones petroleras claves decidieron desactivarlas para atraer la atención de las autoridades, acusarlas de corrupción y exigir una distribución equitativa de la riqueza petrolera.

ERC ( dpa / Reuters / AFP )

DW recomienda

Publicidad