Asamblea General de la ONU: gran ocasión para la diplomacia | Política | DW | 25.09.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Asamblea General de la ONU: gran ocasión para la diplomacia

Los 192 miembros de Naciones Unidas han ocupado ya sus asientos en la Asamblea General. El cambio climático y los Objetivos del Milenio vuelven a los discursos, pero al margen del podio suceden otras muchas cosas.

192 países presentes y un sinfín de asuntos por tratar.

192 países presentes y un sinfín de asuntos por tratar.

Cuando la Asamblea General de Naciones Unidas se congrega, algunos de los jefes de Estado, de gobierno o ministros de Exteriores tienen la oportunidad de hablar a sus colegas reunidos en Nueva York y hacerse oír al más alto nivel.

Pero como suele suceder en los encuentros internacionales, no sólo el púlpito tiene importancia. Un sinfín de conversaciones y contactos se producen “al margen” de los discursos: en ellos se cuece, por lo general, el plato principal del bufé.

Paz y democracia para Myanmar

UN Generalsekretär Ban Ki Moon, UN-Vollversammlung

La primera Asamblea General de Ban Ki Moon.

Los temas en cartel para esta reunión de la Asamblea General, la primera que se produce bajo la dirección del nuevo secretario general, Ban Ki Moon, y que se celebra en el curso político número 62 para Naciones Unidas, no mencionaban a Myanmar, la antigua Birmania.

Alejado de la conciencia colectiva, este país del sureste asiático está gobernado desde 1962 por una Junta Militar que en 1988 reprimió brutalmente las demandas de democracia, mantiene encarcelados, según Amnistía Internacional, a más de mil presos políticos y es responsable de unas 3.000 muertes. Pero los monjes budistas de Myanmar decidieron salir a la calle para protestar contra la dictadura. A ellos se les han sumado los ciudadanos que reclaman libertad y las manifestaciones se han sucedido pese a las amenazas del Ejército.

Die Proteste der Mönche in Birma halten weiter an

Las protestas de los monjes budistas en Myanmar continúan.

Así ha sido como Myanmar ha recuperado su lugar en el mapa y en el programa de la ONU. Ban Ki Moon lo mencionó en el discurso de apertura de la Asamblea General, su jefe de gobierno en el exilio se reunirá el miércoles con Nicolás Sarkozy, “al margen” de la Asamblea, para pedir al presidente francés que la cuestión de su país sea tratada en el Consejo de Seguridad.

Y también “al margen”, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha escrito a Ban Ki Moon y a sus socios de la Unión Europea para pedirles unidad y apoyo ante las protestas pacíficas en Myanmar; la canciller alemana, Angela Merkel, ha hecho un llamamiento a la Junta Militar a “respetar los derechos humanos y permitir las manifestaciones” y el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, ha pedido que se libere a la premio Nobel de la Paz y líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, de su arresto domiciliario.

Irán y el problema nuclear

UN Vollversammlung in New York Namensschild Iran

El contencioso con el programa nuclear iraní era ineludible.

Quién sí tenía punto en el orden del día era Irán y el interminable contencioso en torno a su programa nuclear. “No es el mundo quien tiene que demostrar que Irán no está construyendo armas nucleares, es Irán quien tiene que convencer al mundo de que no quiere poseer una bomba atómica”, dijo Angela Merkel.

Un Irán armado nuclearmente sería una amenaza seria en primer lugar para Israel, cuyo derecho de existencia defiende la canciller, luego para Europa y en definitiva para el mundo, por eso “debemos evitar que Irán llegue jamás a hacerse con una bomba atómica”, declaró Merkel en Nueva York.

Nicolas Sarkozy vor der UN-Vollversammlung

Sarkozy y Merkel coinciden en el peligro que supone un Irán con armas nucleares.

La canciller dice estar preparada para demandar sanciones. Nicolás Sarkozy comparte su postura: “no habrá paz en el mundo si la Comunidad Internacional no consigue frenar la difusión del armamento nuclear. Si se permite a Irán disponer de la bomba atómica, toda la región del Golfo y el mundo entero estaría expuesto a un gran riesgo”, dijo el presidente francés esta vez sí en un discurso oficial. Sin embargo, “al margen” de lo orado por Sarkozy, su ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, se reunirá con Manuschehr Mottaki, el responsable de Exteriores de Teherán.

Alemania, Europa y América Latina también conversan “al margen”. ¡Siga leyendo!

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda