Argentina: tras elecciones primarias, hay más incertidumbres que certezas | Argentina | DW | 12.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Argentina

Argentina: tras elecciones primarias, hay más incertidumbres que certezas

Técnicamente, los argentinos solo votaron en primarias. Las elecciones definitivas serán en octubre, pero la derrota del gobierno de Mauricio Macri fue tan categórica que ya se habla de cómo administrar la transición.

Alberto Fernández, ganador de las elecciones primarias en Argentina

Alberto Fernández, ganador de las elecciones primarias en Argentina

Ninguna encuesta lo había advertido: el candidato opositor Alberto Fernández obtuvo un triunfo arrasador en las primarias ante el presidente Mauricio Macri. Con el 47,6% de los votos le sacó más de 15 puntos al mandatario, una diferencia muy difícil de remontar de cara a las generales del 27 de octubre. Al siguiente día, la economía entró en caos: el peso se devaluó un 20 por ciento en un solo día, cayeron los bonos y las acciones, el riesgo país cruzó la barrera de los 900 puntos. 

Técnicamente, las elecciones del domingo (11.08.2019) fueron tan solo unas primarias obligatorias para elegir a los candidatos. Sin embargo, las fórmulas presidenciales presentaron lista única, por lo que la elección se terminó transformando en una encuesta perfecta a menos de tres meses de las elecciones.

Los primeros cómputos oficiales se esperaban para las 21 horas. Los canales de televisión tenían en pantalla completa la cuenta regresiva. Sin embargo, cuando el contador llegó a cero, los números no aparecieron. La tensión reinó en el bunker opositor ubicado en la capital porteña hasta que salió el presidente Macri desde su propia base a reconocer que habían hecho "una mala elección”. Dijo eso y mandó a dormir a su gente, aún sin la publicación de ningún dato oficial.

La noche siguió estirándose hasta que comenzaron a publicarse las primeras cifras. El triunfo opositor era categórico: ganaba en todas las provincias, salvo en la capital y en Córdoba. Más aún: en la estratégica provincia de Buenos Aires, donde vota más de un tercio del padrón, con el 49,3% de los votos el exministro de economía Axel Kicillof vencía a la gobernadora María Eugenia Vidal por una diferencia de casi 17 puntos.

Si estos números se repitieran en octubre se daría un escenario con un gobierno nuevo, potente desde lo político y con fuerza en el congreso, pero débil, muy débil en lo económico. Para ganar en las generales hay dos opciones: sacar más de 45% de los votos o más de 40 y una diferencia de 10 puntos con el segundo. En paralelo se renueva algo más de la mitad de la cámara de diputados y un tercio del senado.

El dilema fundamental

"Las primarias terminan funcionando como una encuesta obligatoria. Sin embargo la diferencia es abismal: 5, 6 ó 7 puntos puede ser remontable, pero más de 15 puntos es muy complejo”, analiza Olaf Jacob, representante de la fundación Konrad Adenauer en Argentina. Ciertamente, el debate y la incertidumbre ahora es por el futuro inmediato. En un contexto de recesión y grave crisis económica, el gobierno adoptó una política económica ortodoxa que buscó frenar la economía y con tasas altas frenar una huida al dólar que devaluara el peso como sucedió en 2018.

Este 12 de agosto, las variables económicas se dispararon - las tasas llegaron al 74% anual - y la pregunta es qué estrategia adoptará ahora el gobierno: ¿Intentará contener al dólar utilizando reservas para llegar competitivo a octubre o se encargará de administrar una transición?

Para el analista político Diego Genoud, en la economía está la raíz de la incertidumbre: "Las reservas del gobierno son prestadas. Y son muy poco para sostener el dólar en una economía que no tiene control de capitales, donde se pasó del llamado cepo cambiario a una economía en la que los capitales pueden entrar y salir libremente”.

Por su parte, Jacob sostiene que "el gobierno debería seguir con su línea, pero naturalmente debe tener encuentros con las fuerzas de la oposición para de alguna manera enrumbar hacia una posible traspaso del poder en diciembre. Subrayo lo de posible, porque estas primarias son lo que son: unas primarias que sirven para medir la situación del votante”.

Minuto a minuto

Al día siguiente, en declaraciones radiales, Fernández aseguró que "los mercados reaccionan mal cuando se dan cuenta de que fueron estafados. El Gobierno los condujo a este estado de cosas con los bonos que emitieron, la crisis de la deuda".

Eso es en gran parte lo que está en debate. La oposición ya anunció que en caso de asumir, deberá renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que firmó Macri a mediados del año pasado, en medio de una profunda crisis. Para los días venideros se espera una visita al país de una misión del Fondo y se descuenta que se reunirán con el gobierno y también con la oposición.

"El Fondo se tiene que sentar a negociar. Son ellos los que están en un problema porque Argentina es su mayor deudor. El país se ató al programa que diseñó el FMI y ahora el propio FMI está doblemente cautivo de la situación de argentina. Por un lado, porque sus recetas están fracasando y luego porque prestó demasiado para salvar a Argentina por orden de (Donald) Trump”, interpreta Genoud.

Desde la Casa Rosada siempre destacaron su política en materia de relaciones internacionales. Concretamente con Estados Unidos y Europa. Es por eso que se explica el apoyo de Trump en el seno del FMI y también la vocación de avanzar a paso firme en un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Ese punto también entra en debate de cara al futuro: "Hay incertidumbre por lo que pueda pasar en Argentina. Alberto dijo que habría que revisar el acuerdo de libre comercio con la UE, lo que podría significar un atraso de la ratificación del acuerdo”, opina representante de la fundación Konrad Adenauer en Argentina.

(jov)

DW recomienda