Argentina recibe a su selección como a héroes | Los campeones mundiales | DW | 14.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Argentina recibe a su selección como a héroes

La presidenta se declara una más de los cuarenta millones de argentinos que tienen que estar agradecidos al equipo; aunque admite: "No miré ningún partido."

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió a la selección argentina de fútbol subcampeona del Mundial de Brasil 2014 y le expresó su "orgullo" por la "dignidad, la garra y la pasión" con que jugó, aunque reconoció que no vio ningún partido. "Sentí un inmenso orgullo de cómo se defendieron los colores de la República Argentina, con dignidad, con orgullo, con capacidad. Y sobre todo ganándole a la adversidad", destacó la mandataria al saludar al conjunto en el predio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), ubicado en la localidad bonaerense de Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires.

La presidenta rechazó por cuestiones de salud y agenda la invitación de su homóloga brasileña Dilma Roussef para asistir a la final del Mundial en Río de Janeiro y hoy sorprendió al admitir que no vio jugar a la selección nacional. "No miré ningún partido. Tampoco el de ayer", reconoció Fernández de Kirchner, escoltada por Lionel Messi y el técnico Alejandro Sabella y rodeada por el resto de los jugadores.#bbig"

Humor y cariño

La presidenta dio un discurso descontracturado en el que aseguró que los jugadores albicelestes "les taparon la boca a muchos" que no confiaban en ellos. "Al principio no daban ni veinte mangos (pesos) por ustedes, y ustedes les taparon la boca. Jugaron con garra, pasión, en equipo, dejando lo que uno tiene para lograr los triunfos", destacó la jefa de Estado, que puso como ejemplo el caso del arquero Sergio Romero.

"A vos que te decían que eras de segunda porque eras suplente en tu equipo. Mirá vos, el suplente que atajó los dos penales que nos permitieron llegar a la final", le dijo. Fernández de Kirchner calificó a Ezequiel Lavezzi de "sex symbol" y elogió las arengas de Javier Mascherano a sus compañeros. También le recomendó a Gonzalo Higuaín que se realice una resonancia magnética por el golpe que sufrió en el choque con el arquero alemán Manuel Neuer en la final y que para muchos debió haber sido penal. "El golpe que recibiste hermano, la verdad te trompearon lindo, querido. Tenés que ir a ver a un médico", sostuvo.

Un muerto y setenta heridos en los disturbios

Por otra parte, las autoridades informaron hoy de que los disturbios desatados en Buenos Aires tras la final celebrada ayer se saldaron con un muerto, setenta heridos y más de cien detenidos por diversos incidentes. El fallecido es un joven de 18 años que murió al caerse desde el estribo de un autobús urbano en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, partido de La Matanza, durante los festejos previos a la final, informó el jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, Hugo Matzkin.

Fernández de Kirchner, por supuesto, no mencionó el tema. La presidenta saludó con un fuerte abrazo a Sabella y a cada uno de los jugadores, a quienes les aseguró que lleva "siempre puesta la camiseta de Argentina, los 365 días del año". "Soy uno mas de los 40 millones de argentinos que le tengo que estar agradecido a estos muchachos", declaró el técnico tras el discurso de la jefa de Estado, quien fue pidiendo a cada uno que dijera unas palabras.

El delantero y capitán argentino Lionel Messi reconoció en tanto que le hubiese "gustado ganar la Copa".

LGC (dpa / Reuters)

Publicidad