Argentina: Messi en lugar de derechos humanos | Argentina | DW | 21.11.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Argentina

Argentina: Messi en lugar de derechos humanos

En Europa, las críticas al Mundial de Qatar son omnipresentes. En Argentina, en cambio, solo hay un tema: ¿ganará finalmente Lionel Messi su primer título mundial?

Fan argentino de Lionel Messi.

Los hinchas de Messi están llenos de euforia y esperanza.

Messi en lugar de derechos humanos, entusiasmo en lugar deboicot: toda Argentina se encuentra actualmente en un estado de emergencia colectiva, la "Messimanía". Más de 45 millones de personas respaldan al mejor futbolista del mundo, que quiere coronarse por fin con el ansiado primer título mundial en su última Copa del Mundo. ¿Y quién podría ganar a la "Albiceleste", que lleva 36 partidos sin perder?

Son muy pocos los que no quieren formar parte de esta enorme ola de euforia en el Río de la Plata. Gabriel Salvia, que fue recogepelotas del tradicional club Boca Juniors en su infancia y vitoreó a la leyenda argentina Diego Armando Maradona hace 40 años, es uno de ellos. Dice: "A muchos argentinos solo les interesan los éxitos deportivos. Para ellos, el Mundial es algo diferente a la vida cotidiana, con su miseria económica y su alta inflación. Además, apenas hay conciencia en Argentina de que los derechos humanos tienen vigencia universal, y no solo aquí."

La Asociación Argentina del Fútbol rehúye del tema

Salvia es ahora director del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), que fue el primero en el país en llamar la atención sobre la situación de los trabajadores migrantes en Qatar antes de la Copa del Mundo. Con la iniciativa "La pelota no se mancha", el fundador de Cadal y experiodista se dirigió a asociaciones de fútbol de todo el mundo, incluida la AFA, la Asociación del Fútbol Argentino. El resultado: decepcionante.

"Propusimos como gesto simbólico que todos los jugadores llevaran un brazalete negro en memoria de las muchas personas que murieron en la construcción de los estadios. Las federaciones europeas nos respondieron, la holandesa incluso con todo detalle, mientras que la AFA ni siquiera consideró necesario escribirnos una línea".

Jorge Rafael Videla, 1977.

Jorge Rafael Videla: "Deberán morir todas las personas necesarias para lograr la seguridad del país”.

El Mundial de 1978 en Argentina fue la caída en desgracia de la FIFA

Precisamente Argentina, que causó el mayor pecado de la historia del fútbol mundial con el Mundial de 1978, permanece extrañamente silenciosa en su protesta contra el Mundial de Qatar. Hace 44 años, la junta militar argentina hizo torturar, arrojar vivos sobre el Atlántico y desaparecer a miembros de la oposición durante el Mundial de Fútbol. Los gobernantes respondieron cínicamente a las críticas de las organizaciones de derechos humanos con pancartas de "Los argentinos somos derechos y humanos".

El mayor centro de tortura, la escuela naval ESMA, estaba a un paso del estadio de River Plate. Los prisioneros escucharon todos los gritos de gol antes de ser sometidos a descargas eléctricas por parte de sus torturadores. Al final, el 3:1 de la final contra Holanda fue también una victoria para el dictador Jorge Videla y su camarilla de poder, que solo se vio obligado a dejar el poder en 1983 tras perder la guerra de las Malvinas.

Salvia afirma: "La Junta utilizó la Copa del Mundo como instrumento de propaganda internacional, mientras el terrorismo de Estado hacía desaparecer a la gente. Especialmente aquí, debería haber una mayor conciencia cuando se violan los derechos humanos. Que esto no ocurra dice mucho de nuestra cultura democrática".

"Yo nací en Buenos Aires, pero para mí, como defensor de los derechos humanos, el campeón del mundo debe ser un equipo que esté de alguna manera comprometido con los derechos humanos y que haya abordado la situación de Qatar. Así que Alemania, Dinamarca, Inglaterra o, por mí, Australia".

(gg/ers)

DW recomienda