Argentina firma nuevo acuerdo de precios por la alta inflación | América Latina | DW | 20.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina firma nuevo acuerdo de precios por la alta inflación

El Gobierno argentino firmó el tercer congelamiento de precios de productos básicos en lo que va del año con empresas privadas en medio de una aceleración de la alta inflación en el país.

Según estimaciones, los precios al consumidor acumulan un aumento de alrededor del 25 por ciento en los 12 meses a noviembre. Las cifras oficiales, que cayeron en descrédito por denuncias de manipulación, indicaron la inflación anualizada en un 10,5 por ciento en noviembre de 2013.

El Gobierno argentino aclaró que, a diferencia de las iniciativas anteriores, el acuerdo de precios no sólo incluye a las principales cadenas de supermercados en Argentina, sino también a sus proveedores.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo en la presentación del acuerdo que "Básicamente es un acuerdo voluntario de precios entre el Estado Nacional y los principales actores del sector. Es un acuerdo voluntario de precios porque sabemos que los controles sin concurso del sector privado y los congelamientos sin concurso del sector privado no son exitosos”.

Doscientos productos básicos incluidos

El acuerdo alcanza hasta 200 productos que representan dos tercios de los consumos

habituales de los hogares de bajos ingresos, y se extenderá durante un año a partir del próximo 1 de enero. Incluirá un esquema que permitirá revisar los precios en caso de que haya que ajustarlos al alza o a la baja.

Los dos congelamientos de precios previos, anunciados en enero y a mitad de año, fracasaron debido a que los productos alcanzados por las medidas prácticamente no eran ofrecidos en las góndolas de los supermercados.

La alta inflación fue uno de los factores que provocaron la derrota de los aliados de la presidenta peronista, Cristina Fernández, en las elecciones legislativas de finales de octubre. Desde entonces, funcionarios oficiales comenzaron a reconocer en sus discursos la fuerte alza en los precios, la que habían negado desde que comenzó en el 2007.

La inflación en el país, la segunda mayor de Latinoamérica por detrás de la venezolana, se ha acelerado en los últimos meses por una pronunciada depreciación del peso. El Banco Central ha permitido que la moneda local se devalúe casi un 18 por ciento desde inicios de junio luego de haberla mantenido artificialmente fuerte durante años para evitar mayores presiones inflacionarias.

CP (Reuters)