Argentina: dimite fiscal general tras conflicto con el Gobierno | América Latina | DW | 30.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina: dimite fiscal general tras conflicto con el Gobierno

El Gobierno de Mauricio Macri la acusaba de no ser imparcial y de militar en el kirchnerismo, y pedía su renuncia desde 2015.

La procuradora general de Argentina, Alejandra Gils Carbó, presentó este lunes (30.10.2017) su renuncia al cargo a partir del 31 de diciembre por considerar que su permanencia afectará la autonomía del Ministerio Público Fiscal.

"Estoy persuadida de que mi permanencia en el cargo redunda en decisiones que afectarán de manera sustancial la autonomía del ministerio público fiscal", sostuvo Gils Carbó en la carta de renuncia que envió al presidente Mauricio Macri.

La renuncia de la fiscal general era reclamada por el Gobierno de Mauricio Macri, que la acusaba de no ser imparcial y de militar en el kirchnerismo.

La procuradora asumió en 2012 y afirmó su trabajo fue jerarquizar la institución "como una autoridad de la nación independiente y autónoma" para colocarla "a la altura de los tiempos y de las demandas sociales en materia de política criminal, con perspectiva de derechos humanos y acceso universal a la justicia".

La procuradora también fue una de las fundadoras del movimiento Justicia Legítima, que agrupó a jueces y fiscales cercanos al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

Desde la llegada de Macri a la Casa Rosada, a finales de 2015, el Ejecutivo ha reclamado la renuncia de la procuradora, pero Gils Carbó había resistido en su puesto.

Actualmente, la fiscal general se encuentra procesada como supuesta coautora del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública por la compra de un edificio para la Procuración por el que se pagaron precios y comisiones abultados.  

Tras la presentación de su renuncia, el ministro de Justicia argentino, Germán Garavano, afirmó que el Gobierno "valora" que la procuradora "haya dado un paso al costado".

Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, consideró que la renuncia de Gils Carbó es una "contribución" para poder trabajar en función de "fortalecer la independencia, la eficacia y la eficiencia del Poder Judicial".

En una rueda de prensa, Peña abogó por que el Parlamento debata una nueva ley del Ministerio Público Fiscal y sostuvo que el procurador no debe ser alguien "con militancia política sino un profesional reconocido por su trayectoria", criterios que el Ejecutivo dijo que seguirá para proponer un candidato a sustituir a Gils Carbó.

Desde el oficialismo, en reiteradas oportunidades habían acusado a Gils Carbó de no avanzar en las causas de corrupción que afectan a ex funcionarios del anterior Ejecutivo.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda