Argentina: detienen a ex ministro kirchnerista por corrupción | América Latina | DW | 26.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina: detienen a ex ministro kirchnerista por corrupción

Julio de Vido fue ministro de Planificación durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015) y se le acusa de un presunto fraude multimillonario en un proyecto minero en Río Turbio.

Argentinien Axel Kicillof, Julio De Vido, Cristina Fernandez De Kirchner (picture-alliance/epa/L. La Valle)

Julio de Vido junto a Cristina Fernandez De Kirchner y Axel Kicillof.

El ex ministro Julio de Vido quedó detenido miércoles (25.10.2017) tras presentarse voluntariamente ante los tribunales de Buenos Aires y fue trasladado a una cárcel, horas después de que la Cámara de Diputados argentina votara su desafuero parlamentario a petición de dos jueces que lo investigan por corrupción.

De Vido, de 67 años, estuvo al mando del poderoso Ministerio de Planificación, donde supervisó las obras y los servicios públicos, durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015). Ahora será trasladado a un hospital penitenciario, para someterse a una revisión médica, y luego la Justicia determinará a qué prisión será enviado.

El desafuero de De Vido había sido solicitado por el juez Luis Rodríguez, quien investiga un presunto fraude multimillonario en un proyecto minero en Río Turbio, en la sureña provincia de Santa Cruz, que nunca se llevó a cabo, y por el juez Claudio Bonadio, que lleva adelante una causa por el presunto pago de sobreprecios en la compra de gas licuado.

En un breve debate plenario, la Cámara de Diputados, con 176 votos a favor, ninguno en contra y una abstención, despojó a De Vido sus fueros como diputado. Hubo 79 ausentes por la decisión del bloque del Frente para la Victoria (FpV) kirchnerista de no ingresar al recinto para la votación.

"Nuestra decisión es no convalidar lo que entendemos como un plan de persecución de los opositores", expresó el jefe de la bancada del FpV, Héctor Recalde. "Tenemos un grupúsculo de jueces y fiscales empeñados en seguir las instrucciones que le dan desde el Poder Ejecutivo", advirtió.

Durante el debate, la diputada Graciela Camaño, del opositor Frente Renovador, dijo que sería un "escándalo jurídico" no poner a De Vido "a disposición de la Justicia para que rinda cuentas y se defienda".

"La búsqueda de impunidad a través del refugio que algunos intentan tener en una banca es un artilugio absolutamente incompatible con el sentido del diseño institucional que nosotros pretendemos para nuestro país", expresó por su parte Margarita Stolbizer, de la también opositora fuerza Gen.

De Vido afronta también otras diez investigaciones, entre ellas el juicio en el que está acusado de supuesta administración fraudulenta en perjuicio del Estado y estrago culposo agravado por la muerte de 51 personas, más una por nacer, y lesiones que sufrieron 789 personas al chocar el 22 de febrero de 2012 un tren en la estación terminal de Once, en Buenos Aires.

La detención del legislador generó múltiples reacciones en el Gobierno y el ámbito político. Macri evitó pronunciarse públicamente sobre el tema, pero sí lo hicieron varios funcionarios.

"Quienes lo denunciamos durante la década kirchnerista, hoy sentimos que la detención de Julio De Vido es un verdadero acto de Justicia", destacó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

"Era el ministro de la corrupción, el número dos en la escala de una estructura mafiosa liderada por la expresidenta Kirchner y su marido en la primera Administración, que montaron un sistema para robar y saquear al Estado y desviar todos esos fondos para incrementar sus propias fortunas personales", aseveró también la titular de la Oficina Anticorrupción de Argentina, Laura Alonso.

Otros exfuncionarios que dependían en forma directa de De Vido también se encuentran detenidos por casos de presunta corrupción.

La propia Cristina Fernández, que el próximo 10 de diciembre asumirá una banca en el Senado, es blanco de varias investigaciones judiciales y este jueves deberá comparecer en una causa por presunto encubrimiento a terroristas iraníes sospechados de perpetrar un atentado en 1994 en Buenos Aires.

JCG (EFE, dpa)