Amenazas al periodismo en Europa del Este | Europa | DW | 03.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Amenazas al periodismo en Europa del Este

Oficialmente se dice que en Europa del este existe libertad de prensa desde hace 20 años. En la práctica, sin embargo, muchos medios ceden a la presión de políticos y empresarios. La crisis ha empeorado la situación.

“En Europa del este, los partidos políticos ejercen gran presión sobre los periodistas”, dice la reportera bosnia Elvira Jukic-Mujikic, quien trabaja para una red de periodismo investigativo en la zona de los Balcanes. En entrevista con DW, ella afirma en tono crítico que en su país, Bosnia-Herzegovina, los políticos más poderosos ponen y quitan a los dirigentes de los medios estatales.

Jefes de redacción e incluso directores generales de dichas instituciones reciben cada día numerosos telefonemas de parte de políticos que les dictan qué temas deben publicarse, y cuáles no.

Este modo de ejercer influcencia se aplica también en Serbia, país ubicado en el número 63 del listado World Press Freedom Index 2013, elaborado por Reporteros sin fronteras. Bosnia-Herzegovina aparece en el sitio 68, mientras que Bulgaria cayó del lugar 80 al 87 en comparación con el año pasado.

Hay gran competencia entre los medios de comunicación este-europeos

Hay gran competencia entre los medios de comunicación este-europeos.

En Macedonia, la influencia de políticos en los medios de comunicación es aún más perceptible, dice Maria Sevrieva, periodista independiente de Skopje, también en entrevista con DW. Hasta hace poco, los gobernantes más poderosos eran al mismo tiempo dueños de casi todos los medios del país. Esto cambió solamente cuando la Unión Europea exigió reformas legales a fin de considerar el ingreso de Macedonia al bloque comunitario.

Pero aunque los medios de comunicación han cambiado de manos, la influencia de la política se siente aún, y de manera muy fuerte. “El gobierno paga grandes sumas por concepto de publicidad a los medios macedonios. Puede decirse que gran parte de los ingresos de las empresas periodísticas depende directamente del gobierno”, dice Sevrieva.

Buen periodismo y menos publicidad

En Albania (país que aparece en el escalafón 102 del World Press Freedom Index 2013), algunos empresarios de la construcción son al mismo tiempo dueños de periódicos o emisoras de televisión, y por ello apoyan a determinados políticos. “A menudo están en juego permisos de construcción u otras ventajas”, señala el periodista albanés Fatjon Kondra.

''Los clientes publicitarios se salvan de la crítica, dice Richard Meares

''Los clientes publicitarios se salvan de la crítica", dice Richard Meares.

Y aun cuando a veces no poseen medios de comunicación, los empresarios también tienen influencia en los contenidos de los medios periodísticos. Richard Meares conoce algunos casos. Él ha trabajado en los Balcanes como capacitador de la fundación del consorcio mediático Reuters. “Los periodistas locales dicen que en muchas ocasiones sus jefes les piden no escribir temas que pudieran significar pérdida de pautas publicitarias”, dice.

En tiempos de la dictadura comunista, el régimen definía los contenidos. Hoy la presión proviene de grandes empresarios, así como de políticos. “Es difícil decir qué es peor. Muchas veces todo se entrelaza, pues los políticos suelen ser además poderosos hombres de negocios”, afirma Meares.

Autocensura y presión familiar

Goran Milic trabaja desde hace 43 años como periodista y hoy es director de la emisora Al Jazeera Balkans. Él dice que “la presión de las familias también juega un papel. Por ejemplo, cuando les dicen a los periodistas ‘a causa de lo que escribiste no puedo andar seguro por la calle. ¿Por qué me haces esto?' ”. Eso conduce a una especie de autocensura.

Goran Milic: ''Las familias también ejercen presión

Goran Milic: ''Las familias también ejercen presión".

Muchos periodistas de Europa del este esperan que todo esto cambie con el ingreso de sus países a la Unión Europea. En Rumania así sucedió, pero sólo durante un tiempo. “Hoy, la situación del periodismo en Rumania es peor que cuando el país no era miembro de la UE. De ello no tienen la culpa los políticos, sino la crisis económica”, opina Roxana Pricop, redactora del periódico económico más importante de Rumania. Los periodistas tienen miedo de perder sus empleos y se abstienen de informar sobre temas delicados, dice ella.

En Macedonia hay otro problema. “Algunos propietarios de medios de comunicación dicen abiertamente a sus trabajadores que no cuentan con los medios suficientes para luchar jurídicamente contra posibles demandas, de tal modo que deben extremar la precaución al informar. Saben que eso es poco profesional, pero se abstienen de antemano de denunciar casos de corrupción”, indica Sevrieva.

Macedonia aparece en el último lugar en cuanto a la libertad de prensa en Europa del este. Ocupa hoy el lugar 116, 22 sitios más abajo que el año anterior.

Autora: Ana Bogavac / EL

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda

Publicidad