Altercado entre Buchmesse y la delegación china | Cultura | DW | 14.09.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Altercado entre Buchmesse y la delegación china

Protestando por la intervención de los autores Dai Qing y Bei Ling, la delegación china abandonó un simposio previo a la Feria del Libro de Fráncfort. Después de una disculpa pública, el programa pudo continuar.

El director de la Buchmesse, Jürgen Boos.

El director de la Buchmesse, Jürgen Boos.

Desde el año 2005, Jürgen Boos está a cargo de la dirección de la Frankfurter Buchmesse. Este sábado tuvo que decir la frase quizá más difícil de pronunciar de su carrera: “tengo que disculparme ante mi socio por no haber consultado con él”. El socio es la delegación oficial de China, país al que está dedicado el tema central anual de la feria.

El simposio “China y el mundo” era organizado en común. Después de la disculpa, el encuentro tomó el curso esperado con la presencia de Dai Qing, ecologista de Pekín, y del escritor Bei Ling, quien vive en Estados Unidos, exiliado.

Antes de la disculpa, todo amenazaba con salir de otra manera a la planificada. La delegación china se había sentido molesta por la invitación a Dai Qing y a Bei Ling y hablaba ya de interrumpir su participación en caso de que ellos participasen en el simposio.

La Buchmesse intentó detener el viaje de los dos invitados al simposio. Pero ellos igual viajaron. A la tarde, seguidos con mucho interés por la prensa, aterrizaron en el aeropuerto de Fráncfort. Y fueron hospedados como invitados de la Feria del Libro.

Caras largas en la delegación china

La gran pregunta era entonces cómo iban a reaccionar los miembros de la delegación china. Llegaron, tomaron asiento y escucharon los discursos inaugurales, Boos habló de la discusión de los últimos días y aceptó que había habido errores en la comunicación entre los invitados Qing y Ling y la Asociación de Escritores PEN. La alcaldesa de Fráncfort, Petra Roth, saludó expresamente a los dos. Su discurso no hizo gala de diplomacia, pero sí de pasión: fue una defensa de la libertad de la palabra. Roth hizo referencia a su manera de tratar las críticas provenientes de China con motivo, por ejemplo de sus repetidos encuentros con el Dalai Lama.

Schriftsteller Bei Ling Frankfurter Buchmesse Zensur

El escritor Bei Ling, incómodo para el régimen chino.

Esto los delegados oficiales lo escucharon todavía con serenidad; pero luego cuando, por un cambio en el programa, Dai Qing y Bei Ling iban a tener la posibilidad de tomar la palabra, la delegación china abandonó la sala.

Entre los organizadores de la Feria y entre los presentes corrió un viento de decepción, pues la Buchmesse no se había cansado de subrayar que quería hablar con China, no sobre China. Dai Qing y Bei Ling dieron su opinión y subrayaron también su decepción por la poca disponibilidad a la discusión por parte de los delegados oficiales.

¿Quién habla por más de mil millones de chinos?

Pero la delegación ya había abandonado no sólo la sala sino el edificio. Los organizadores y el país invitado tuvieron que negociar. A esto siguió la aparición conjunta de Jürgen Boos con el jefe de la delegación china, Mei Zhaorong, quien había sido por muchos años embajador de su país en Alemania. Después de la disculpa formal de Boos, Mei expresó su disgusto por el comienzo del simposio: habían sido invitados para intercambios opiniones no para escuchar clases de democracia.

Esos tiempos ya han pasado, dijo añadiendo que Dai Qing y Bei Ling no representan los intereses de 1.300 millones de chinos; esto no era lo que reivindicaban –a diferencia de Mei- los intelectuales críticos con el régimen. Su intención era más modesta, pero quizá más explosiva en China: querían hablar acerca del derecho a la libre expresión, aunque sea la expresión de una minoría.

Autor: Matthias von Hein
Editor: Enrique López

DW recomienda