″Algo avanza en las Coreas, pero el desafío queda″ | El Mundo | DW | 09.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

"Algo avanza en las Coreas, pero el desafío queda"

Corea del Norte y Corea del Sur retoman el diálogo roto hace dos años. Patrick Köllner*, del Instituto Giga para Estudios Asiáticos, evalúa en entrevista con DW los resultados y problemas persistentes.

Encuentro intercoreano en Panmunjom.

Encuentro intercoreano en Panmunjom.

DW: El simple hecho de que Corea del Norte y Corea del Sur volvieran a hablar ya se considera un éxito. ¿Cuál fue el resultado del primer reencuentro?

Patrick Köllner: Lo primero es que se acordó que Corea del Norte participará en los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang. Eso garantiza unos juegos más tranquilos.

Por otro lado, habrá una reanudación de la reunificación familiar, suspendida durante varios años. Las medidas para recuperar la confianza podrían llevar a conversaciones entre los dos líderes militares.

Esos son los resultados tangibles. ¿Cuál es el mensaje más importante de la reunión en Panmunjom?

Que la iniciativa partiera de los dos protagonistas del conflicto: Seúl y Pyongyang. El 2017 fue marcado por las amenazas bélicas de Corea del Norte y las posteriores reacciones de Estados Unidos y la comunidad internacional. Es vital que los dos gobiernos hablen entre sí nuevamente, porque el conflicto afecta principalmente a los 50 millones de coreanos.

¿Hubo sorpresas, o todo salió como se esperaba?

Fue positivo que los norcoreanos, por lo que sabemos, no insistieran en que se cancelaran las maniobras militares planeadas entre EE. UU. y Corea del Sur. Estos ejercicios tácticos programados para después de los Juegos Olímpicos se han pospuesto, aunque no se han cancelado. Tal condición habría llevado al fracaso de las conversaciones.

¿Qué objetivos persiguen ambas partes con las conversaciones y qué agenda tienen?

Los norcoreanos insisten en abrir una brecha en la alianza entre Washington y Seúl. Eso lo saben los surcoreanos. Corea del Sur buscará relanzar la cooperación económica, suspendida por las pruebas nucleares de Corea del Norte en los últimos años.

Las posiciones parecen fundamentalmente inamovibles. Corea del Norte quiere mantener su programa nuclear. Corea del Sur, por su lado, quiere una península libre de armas nucleares. Esto hace que un acercamiento sea extremadamente difícil.

¿Qué alcance tienen los negociadores de cada bando para avanzar el uno hacia el otro?

Las posibilidades son limitadas, debido al régimen internacional de sanciones que enfrenta Corea del Norte. Y Corea del Sur no puede apresurarse a tomar medidas en contra. Además, todo es más difícil porque Estados Unidos está involucrado como actor. Así que siempre se necesita una coordinación entre Washington, Pyongyang y Seúl.

Pero lo que sí es posible son medidas de fomento de la confianza, especialmente entre los militares. También es posible aumentar la ayuda humanitaria desde Corea del Sur. A más largo plazo, todo esto podría proporcionar un marco para sentar las bases de un diálogo que también involucre a Estados Unidos.

El prof. Patrick Köllner es director del Instituto Giga para Estudios Asiáticos en Hamburgo.

Esther Felden (jov/vt)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook  | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda

Publicidad