Alemania: ¿renta básica incondicional para todos? | Economía | DW | 31.01.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Alemania: ¿renta básica incondicional para todos?

En Alemania se lanza al ruedo la idea de una renta básica incondicional sin distinción para cada ciudadano. En comparación con un subsidio social, según sus partidarios, los empleados serían más productivos.

La iniciativa de renta básica incondicional supone un salario fijo mensual de 1.000 euros para cada persona.

La iniciativa de renta básica incondicional supone un salario fijo mensual de 1.000 euros para cada persona.

En Alemania, la oposición y el Gobierno discuten actualmente sobre la nueva reglamentación del programa de subsidio social para desempleados, conocido como Hartz IV. Una reforma fue bloqueada en diciembre de 2010 en la Cámara alta. Desde entonces, los miembros de la coalición de Gobierno y de los partidos socialdemócrata (SPD) y los Verdes no han podido llegar a un acuerdo.

Ante la inconformidad de muchos ciudadanos con el programa de subsidio de desempleo Hartz IV, así como la discusión al interior del partido La Izquierda sobre estos temas sociales, se ha presentado la idea de introducir en Alemania una renta básica incondicional. Cada persona, independientemente de su estado laboral, recibiría 1.000 euros libres de impuestos cada mes.

Primero ingresos, luego trabajo

Symbolbild Euro Cent Münzen

Un subsidio social no es suficiente para poder subsistir, dicen partidarios de la renta básica incondicional.

“Para vivir en esta sociedad se requieren ingresos. Y para que el Estado alemán pueda cumplir con los derechos fundamentales expuestos en la Constitución, el ciudadano requiere primero de ingresos para poder vivir dignamente”, dice el profesor y también empresario Götz Werner. La idea general de la renta básica incondicional es que el Estado sea el que le garantice primero al ciudadano su sustento para que éste pueda luego trabajar, y no al revés.

Esta iniciativa busca “asegurar primero el sustento para poder trabajar, y no trabajar para poder subsistir”, explicó Götz Werner, profesor alemán, al programa de televisión bávaro Alpha Forum este domingo 30 de enero. Werner, autor del libro “1.000 euros para cada quien - libertad, igualdad, renta básica” (en alemán “ € 1.000 für jeden – Freiheit, Gleichheit, Grundeinkommen”) argumenta que es el Estado quien debe propiciarle al ciudadano las condiciones de una vida digna, y no sólo el derecho al trabajo.

La propuesta de Werner es que cada persona, independientemente de si tiene o no un empleo o cuenta con un salario, reciba cada mes una renta básica de 1.000 euros libres de impuestos. Para lograr ésto se requeriría un monto de 1 billión de euros por año. Sin embargo, el gasto social del 2009 ascendió a 750 mil millones de euros. Así, las cuentas indicarían un faltante de 250 mil millones de euros.

Para poder aplicar en la práctica este concepto habría que cambiar también el sistema de impuestos alemán. “No se trata de un regalo del Gobierno, sino más bien de un derecho del ciudadano, porque cuando el ciudadano consume bienes y servicios también está pagando impuestos sobre ellos. Es nuestro actual sistema de impuestos el que nos empobrece”, explica el profesor alemán.

¿Más beneficios que desventajas?

Spanien schwache Wirtschaft

Desempleados esperan una oportunidad laboral en España.

Una renta básica incondicional garantizaría una mayor productividad y eficiencia, así como más iniciativa laboral de la sociedad, ya que cada persona se dedicaría a lo que le gusta y no a lo que de ve obligada a trabajar, asegura Werner. Así mismo, se regularían los salarios bajos, no habría desempleo ni trabajos ilegales.

Aunque las ventajas de este modelo llaman la atención, Kristina Vogt, miembro del partido La Izquierda en Bremen, no está del todo de acuerdo con esta iniciativa, como sí lo están otros miembros de su partido. “A las personas hay que darles su dignidad. En este sentido, las medidas actuales como el Hartz IV son indignantes. Sin embargo, una renta básica incondicional no reglamentada tendría varias repercusiones negativas sobre los ciudadanos. Las empresas, por ejemplo, podrían ofrecer salarios más bajos”, dijo Vogt al diario berlinés Tageszeitung en días pasados.

En lo que sí están de acuerdo tanto partidarios como opositores de una renta básica incondicional es la necesidad de invertir más dinero en educación y programas culturales para los niños y jóvenes. “La formación les ayuda a pensar mejor, y a ampliar sus capacidades para el futuro laboral”, dice Werner.

Tema también en España

Ante la crisis económica del euro, y en países como España, la iniciativa de una renta básica incondicional también llama la atención, sobre todo entre los desempleados. El pasado 24 de enero, varios manifestantes desfilaron hasta el Palacio de la Moncloa, donde solicitaron al Gobierno de Zapatero una renta básica incondicional para poder sobrevivir.


Autora: Cristina Mendoza Weber

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda