Alemania reconoce: “España fue la mejor” | Deportes | DW | 30.06.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Alemania reconoce: “España fue la mejor”

Las calles de Alemania se vaciaron antes de lo previsto. La fiesta no tuvo lugar o, mejor dicho, se trasladó a Madrid. Con el dolor de rigor en el alma, los alemanes reconocen que España mereció ganar la Eurocopa 2008.

default

Hinchas germano abatidos, en Stuttgart.

“Pocas veces una derrota de 0 a 1 fue tan clara: precisamente en la final de la Eurocopa, la selección alemana mostró uno de sus peores rendimientos de los últimos años. Al final le faltó incluso la fuerza para luchar”.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Pokal

El equipo español celebra la victoria en la Eurocopa 2008.

Así resume Der Spiegel el partido en que el equipo de España se coronó campeón del fútbol europeo. Y puntualiza, igualmente, que España ganó en buena ley, sin haber perdido un solo encuentro en este torneo. Pese a todo el dolor de la derrota, ese fue el tenor general de las reacciones en Alemania: reconocer la calidad del adversario y sus méritos para quedarse con la copa de Europa.

Los grandes derrotados

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Michael Ballack enttäuscht

Michael Ballack: otro título que se le escapó de las manos.

“España simplemente fue mejor. Pese a eso, estamos orgullosos de ustedes”, titula el Bild Zeitung –el diario popular más leído de Alemania-, poniendo en portada la foto de un abatido Bastian Schweinsteiger, que dice más que mil palabras. El Frankfurter Allgemeine Zeitung, por su parte, pone el dedo en la herida de Ballack –no esa que le hizo sangrar profusamente la ceja durante el partido, sino la de su orgullo futbolístico, por haber vuelto a quedar en segundo lugar con su equipo: “Alemania pierde 0 a 1- y Ballack sigue sin alcanzar la plenitud”, titula el principal diario de Fráncfort.

El capitán figura pues como uno de los grandes derrotados de la Eurocopa, también porque no rindió lo que se esperaba de él en la final. El otro es Jens Lehmann quien, con sus 38 años de edad, no tiene en absoluto asegurado su lugar en la portería alemana para el Mundial 2010. En consecuencia, ésta bien puede haber sido su última oportunidad para ganar un título internacional con la selección germana.

“Ser tercero es perder, ser segundo no es igual, que llegar en el primer lugar...”: ya lo cantaba hace muchos años Miguel Bosé. Pero los decepcionados hinchas alemanes, que dolidos abandonaron el área de la Puerta de Brandeburgo donde habían soñado con celebrar una victoria germana, no se dan tan rápidamente por vencidos. “Ser vicecampeones tampoco es tan malo”, llegaron a corear algunos en la retirada.

La lógica alemana

Cierto es que la tristeza se apoderó de la hinchada, que hasta el final del partido se negaba a darlo por perdido. Pero, tras el shock del pitazo final, y pese a toda la pena del caso, los alemanes comenzaron a tratar de infundirse ánimos nuevamente y a sacar cuentas: fueron terceros en el Mundial 2006, segundo en la Eurocopa 2008 y, siguiendo la secuencia, les corresponde ser campeones en el Mundial 2010. Es la lógica alemana, expuesta por la propia canciller Angela Merkel, en el estadio de Viena, con una leve sonrisa esperanzada.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Angela Merkel und Joachim Löw

Angela Merkel infunde optimismo a Jogi Löw.

Joachim Löw, por su parte, se mostró satisfecho con lo logrado por Alemania en el torneo. “El equipo hizo cosas estupendas en estos casi 45 días en que estuvo reunido”, comentó el entrenador, subrayando: “tenemos que aceptar esta derrota. Será para nosotros un acicate para seguir trabajando los próximos dos años, avanzar y mejorar algunas cosas para conseguir nuestro objetivo en las eliminatorias, llegar al Mundial 2010 y desempeñar allí un papel similar al de ahora”.

La alegría de jugar

Más sorprendente, viniendo de un entrenador alemán, fue el comentario de Löw en cuanto a lo bien que lo pasaron él y sus jugadores durante el torneo. “Spaß” es la palabra alemana para designar “gusto” o “diversión”, que utilizó Jogi Löw. Y ese es el ingrediente nuevo que está mostrando el fútbol alemán desde el Mundial del 2006, en la cancha y en las calles sembradas de banderas. Claro que en la final de la Eurocopa, los que se divirtieron en el campo de juego fueron los españoles, mientras los jugadores alemanes volvieron a lucir como esforzados trabajadores del fútbol. Pero una recaída no significa una vuelta atrás. El fútbol alemán va por buen camino, aunque aún falte un trecho para llegar a donde hoy están los españoles.

DW recomienda