Alemania recibe a Benedicto XVI | Alemania | DW | 22.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania recibe a Benedicto XVI

Benedicto XVI está en Alemania. Tanto para visitas oficiales como para encuentros masivos con sus feligreses y protestas anunciadas por sus críticos: para todo está previsto el máximo nivel de seguridad.

default

Benedicto XVI, palacio Bellevue en Berlín

“Me alegro de llegar a Alemania. Nací en Alemania y la raíz no puede ni debe cortarse”, declaró Benedicto XVI al aterrizar en Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, y su gabinete le dieron la bienvenida cuando la aeronave de Alitalia, escoltada por aviones militares germanos, aterrizó en el aeropuerto de Tegel.

Deutschland Papst Benedikt XVI in Berlin Bundeskanzlerin Angela Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, da la bienvenida al Sumo Pontífice.

Para la primera visita oficial del primer Papa alemán de los últimos 500 años se han movilizado 6000 agentes especiales. El nivel de seguridad está elevado al máximo; las rejillas de las alcantarillas están selladas por donde está previsto que pase la más alta autoridad de la Iglesia Católica durante su visita de cuatro días: desde el palacio de Bellevue en Berlín -en donde el presidente alemán, Christian Wulff, lo recibió el jueves (22.09.2011) con los honores de jefe de Estado del Vaticano- hasta que llegue al discurso en el Konzerthaus de Friburgo, después de haber celebrado la eucaristía en el aeropuerto de la ciudad, para la cual se prevé la asistencia de 110.000 personas.

Documentos, por favor

La policía patrulla desde el miércoles (21.09.2011) la capital germana; la entrada de automóviles al centro mismo de Berlín está restringida; en torno a la Nunciatura –en donde el Sumo Pontífice pasa la primera noche- el acceso se controla detalladamente. los ciudadanos tienen que mostrar sus documentos de identidad.

¿Plan B?

Helicópteros y francotiradores están previstos para el camino al Estadio Olímpico, que está preparado para una misa con 70.000 asistentes.

Deutschland Papst Benedikt XVI in Berlin Titelseite der Zeitung Tageszeitung

El entusiasmo se mezcla con la crítica

Además, varias rutas posibles se han preparado para sortear los obstáculos que puedan suponer las manifestaciones en contra de la visita de la máxima autoridad de una Iglesia que ha dado mucho que hablar en los últimos tiempos en el tema de abusos sexual a menores. 

Más de 50 organizaciones se han unido en la asociación berlinesa “El Papa viene” para poner de manifiesto su desacuerdo con muchas posiciones de la Iglesia. “La Iglesia Católica representa unas tesis que pertenecen a siglos pasados”, decía Klaus Wowereit, el alcalde de Berlín que, siendo declaradamente homosexual, simpatiza con la Asociación de Lesbianas y Homosexuales de Alemania en sus democráticas y pacíficas protestas contra la política sexual y de género que defiende el Vaticano.

¿Por qué en el Parlamento alemán?

El Bundestag, el Parlamento alemán, también es escenario de protestas debido al discurso del docto profesor honorario de la Universidad de Ratisbona. Unos 100 diputados de las bancadas de los partidos SPD (socialdemócrata), Grüne (Verde) y Die Linke (La Izquierda) anunciaron anticipadamente su ausencia o su abandono de la sala durante la alocución del teólogo Joseph Ratzinger, ex catedrático de Dogmática e Historia del Dogma de Ratisbona. 

Deutschland Papst Benedikt XVI in Berlin Schloss Bellevue Bundespräsident Christian Wulff

El presidente alemán, Chistian Wulff, recibe al Papa, como jefe de Estado del Vaticano.

“El Papa defiende conceptos inaceptables”, explica Hans-Christian Ströbele, combativo político ecologista, para quien las posiciones papales en cuanto al divorcio, la anticoncepción, el papel de la mujer y el celibato son los puntos de especial crítica. En su opinión, se puede invitar al Papa alemán a que “celebre sus misas en Alemania, en el Estadio Olímpico, pero no en el Parlamento”. Por el contrario, miembros de la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU), como Bernhard Vogel, resaltan la importancia de este gesto: el líder espiritual de millones de personas habla ante la cámara alemana. En este contexto, tanto creyentes como políticos esperan escuchar palabras de peso; también la comunidad judía. la Iglesia Evangélica  y las asociaciones de víctimas de abuso sexual.

Como fuere, del 22 al 25 de septiembre Benedicto XVI visita su país natal; los preparativos de meses han concluido. Y la maquinaria de seguridad del Sumo Pontífice –por quien se han diseñado estrategias para más de 40 tipos de amenaza en las cuales participan en total unas 16.000 personas- se encuentra en marcha. Alemania, bajo el codename de Operación Tíber, se encuentra en estado de excepción.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

 

 

DW recomienda

ADVERTISEMENT