Alemania por un uso menos restrictivo de las células madre | Ciencia y Ecología | DW | 16.07.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Alemania por un uso menos restrictivo de las células madre

En una Europa que investiga con células madre, Alemania cuenta con una de las legislaciones más duras. Para recuperar posiciones en la investigación científica, se pide relajar la Ley y eliminar las penas.

Célula madre embrionaria: la única con múltiples fines.

Célula madre embrionaria: la única con múltiples fines.

Gentechnik

Embrión humano.

Ya desde los primeros despuntes del debate pronosticaban los científicos que en esta batalla la ética lo tendría difícil. A medida que la investigación con células madre embrionarias fuera extendiéndose, quedaría menos espacio para las reticencias morales, al tiempo que ciertos miedos perderían importancia y otros temores su justificación.

Gran Bretaña fue el primer país europeo en permitir que con fines terapéuticos se clonasen las células de sus pacientes. Suecia es uno de los principales productores del mundo de células madre para combatir el Parkinson.

En la mayor parte de la Unión Europea, la legislación que regula el empleo de estas células en la investigación y la medicina es más liberal que en Alemania. Y los científicos germanos huyen fuera del país para hacer lo que la Ley no les permite dentro de los límites de la República Federal.

Modificar por ajustada mayoría

Menschliche Stammzellen

En Alemania: prohibido producir, pero no importar.

La actual normativa "deja a la investigación alemana irremediablemente fuera de juego", asegura Horst Dreier, jurista y miembro del Consejo Ético Nacional creado en 2001 para estudiar las cuestiones morales que afectan a la ciencia. Como él, otros 13 componentes del total de 24 personalidades que forman el gremio votaron a favor de una modificación de la germana Ley de Células Madre Embrionarias.

Dos cuestiones tienen que desaparecer del citado texto legal, considera la ajustada mayoría del Consejo Ético: la mención al uno de enero de 2002 (para que una célula madre pueda ser importada en Alemania tiene que haber sido creada antes de esta fecha), y las penas a los científicos que incurran en delitos por hacer uso de estas células.

Células madre: sólo importadas

Una de las cosas que más preocupa a los detractores de la investigación con células madre, entre ellos a los nueve representantes del Consejo Ético que se manifestaron en contra de hacer cambios en la legislación vigente, es que Alemania pueda convertirse en un país en el que la destrucción de embriones humanos carezca de relevancia.

Das Nährmedium einer Stammzellenkultivierung wird ausgewechselt Stammzellen Stammzellenforschung

Las células madre embrionarias: fuente de miedo y esperanza.

Para tranquilizar estos temores, y no contradecir lo estipulado en la otra ley que afecta directamente al trabajo con células madre, la Ley de Protección de Embriones de 1991, se mantendrá la prohibición de producir células embrionarias en Alemania.

Como hasta ahora, los científicos tendrán que demostrar el valor investigador del proyecto para el que trabajan y la procedencia clara, y no comercial, de las células madre embrionarias si quieren recibir el visto bueno para su importación. Así, el material sobrante de los tratamientos de fecundación in vitro seguirá estando vetado a la ciencia.

Investigación sí, medicina también

El debate en torno a las células madre embrionarias combina consideraciones morales (la posible, aunque poco probable, clonación de humanos, la protección de la vida por nacer), con el miedo a los riesgos que se desconocen, como por ejemplo las consecuencias que puede tener la introducción en cuerpo del paciente de células idénticas a las propias pero que generadas fuera de su organismo.

Sin embargo, el Consejo Ético apoya que se permita a los científicos alemanes no sólo experimentar con células madre embrionarias sino también hacer uso de las mismas para tratar enfermedades.

El Parkinson, el Alzheimer y otros males están relacionados con una degeneración de las células humanas cuya cura podría residir en la implantación de células sanas, clones de las originales y por lo tanto aceptables para el sistema inmunológico.

"Las células embrionarias esconden un terrible riesgo de producir tumores", advirtió por su parte el político democratacristiano Hubert Hüppe. También a la Conferencia Episcopal Alemana le desagradan las manifestaciones del Consejo Ético porque suponen, dicen, "una reducción más de la protección de los embriones", y los verdes alemanes se muestran insatisfechos al tratarse, según declaró su portavoz parlamentaria, Priska Hinz, de conclusiones "aprobadas a toda prisa". Los contentos del grupo son los liberales, que consideran que se podría haber ido aún más allá.

DW recomienda