Alemania, optimista para 2014 | Economía | DW | 06.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Alemania, optimista para 2014

Hace un año, muchas empresas alemanas veían con preocupación el futuro. Ahora son mucho más optimistas. En numerosos sectores de la economía alemana se parte de que 2014 será un buen año.

Los expertos económicos coinciden en que 2014 será económicamente un buen año para Alemania. Institutos de investigación, el Gobierno federal y el Bundesbank (Banco Central Alemán) pronostican un crecimiento del PIB de entre un 1,2 y un 2 por ciento. También la productividad aumentará, entre un 0,3 y 1,2 por ciento.

El positivo análisis de los investigadores es confirmado por las empresas. El Instituto de la Economía Alemana (IW), con sede en Colonia, realizó una encuesta entre 48 asociaciones empresariales, preguntándoles por las perspectivas para 2014 desde su punto de vista. El resultado: en 34 de 48 ramas económicas se cuenta con un aumento de la producción y las ventas. “Hace tiempo que la economía alemana no era tan optimista con respecto al futuro”, dice Michael Hüther, director del IW.

“Los principales grupos industriales cuentan con una ampliación de la producción en 2014 en comparación con 2013”, agrega Hüther, “y ello vale también para los sectores que hace un año aún tenían dudas, como por ejemplo el de fabricación de automóviles, el del acero y las industrias electrotécnicas y químicas.”

No obstante, hay excepciones. Entre ellas se cuenta, lo que no sorprende, el sector de la minería, en agonía desde hace años, y el sector financiero, que sufre las consecuencias de la crisis y los efectos de la regulación y el despido de personal. También el sector energético y el del papel son pesimistas.

Robusta coyuntura interna

Las empresas que miran con optimismo hacia el 2014, la gran mayoría, basan sus expectativas en una “robusta coyuntura interna”, es decir, una fuerte demanda de bienes de consumo e inversión en la propia Alemania, y el inicio de recuperación en algunas economías de la eurozona hasta ahora en crisis. En la mayoría de los sectores económicos, las empresas planean mantener el ritmo de inversiones de 2013 y en 16 ramas, incluso aumentar su volumen.

Symbolbild Fachkräftemangel

En 34 de 48 ramas económicas se cuenta con un aumento de la producción y las ventas.

A pesar de las positivas perspectivas, no se planea la creación de mucho nuevo empleo. Así lo demuestra el Barómetro de Mercado Laboral de la empresa de personal Manpower. Solo el ocho por ciento de las empresas alemanas buscarán nuevo personal en los primeros tres meses de 2014. También la encuesta del IW muestra resultados similares: el número de sectores económicos que planean contratar más personal es idéntico al de sectores en los que se pronostica una reducción de puestos de trabajo.

Herwarth Brune, director del ManpowerGroup Deutschland, ve las causas de ello en la incertidumbre política: “Antes de contratar más personal, las empresas quieren esperar a ver qué consecuencias puede tener la política de mercado laboral de la nueva coalición de Gobierno en el país.”

Las empresas del sur de Alemania son más optimistas que las del norte. En cuanto a la demanda de personal, continúan registrándose buenas oportunidades en los sectores público, financiero, de logística y de trabajo social.

Preocupaciones: impuestos, energía y falta de personal

Bildergalerie Deutsche Maschinenbauer

Las empresas que miran con optimismo hacia el 2014, la gran mayoría, basan sus expectativas en una “robusta coyuntura interna”.

El optimismo se expande no solo entre los grandes grupos económicos. Más de la mitad de las empresas medianas cuenta con mantener las ventas en 2014; el 38 % incluso con aumentarlas. El 32 % planea redoblar las inversiones y un tercio, contratar más personal. No obstante, no todo es color de rosa. Según el resultado de la encuesta, a las empresas medianas les preocupan la carga impositiva, los costos de la energía y el déficit de personal cualificado.

En la misma encuesta realizada en 2012, la industria se manifestaba todavía muy pesimista. Ni una asociación empresarial creía entonces que la situación fuera a mejorar a lo largo de 2013. Temor infundía a las empresas sobre todo la crisis del euro. De ello no queda huella alguna en la encuesta realizada ahora. Sobre todo la promesa de Mario Draghi, presidente de Banco Central Europeo, de defender por todos los medios el euro, ha tranquilizado a las empresas, dice Hüther.

La industria alemana sigue con mucha atención el enfriamiento de las economías emergentes, tales como China, India y Brasil. No obstante, eso no es mencionado como una de las principales preocupaciones. Quizás porque de cualquier forma el Gobierno alemán poco y nada puede hacer para cambiarlo.