Alemania no se descuida | Deportes | DW | 17.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Alemania no se descuida

Pese a la contundente victoria por 4 a 0 sobre Australia en su primer partido del Mundial, la selección alemana no piensa "dormirse sobre los laureles", los elogios son bienvenidos pero un triunfo sobre Serbia es obligat

default

En el seno de la selección, de acuerdo a las declaraciones de sus integrantes, ya se disfrutó de las reacciones generadas por la excelente presentación en su debut en Sudáfrica, pero también ya se olvidó lo ocurrido en el estadio de Durban el pasado fin de semana para darle prioridad a lo que ocurrirá el viernes en Puerto Elizabeth cuando Alemania se juega el paso a octavos de final del Mundial contra un rival al que sólo le sirve ganar si quiere mantener vivas sus esperanzas de continuar en competencia.

Asunto olvidado

"No tenemos por qué crecernos, apenas ganamos un partido pero todavía no hemos logrado nada, no somos aún campeones del mundo ni nada, aún falta mucho camino", aplacó Thomas Müller las expectativas generadas en la afición y la crítica tras el 4-0 del arranque alemán en el Mundial y desestimó sobrevalorar los elogios que han caído en avalancha sobre el equipo: "eso es sólo porque ganamos por goleada, pero si no obtenemos un resultado positivo ante Serbia seguro que nos van a destruir. Los serbios no jugaron tan mal contra Ghana, hay que tener cuidado, pero estoy confiado en que haremos las cosas bien".

WM100613 Deutschland Australien Flash-Galerie

Thomas Mueller es saludado después de convertir el tercer gol de Alemania contra Australia.

Una apreciación similar tiene el entrenador Joachim Löw, para quien Serbia es un rival de mucho más calibre que Australia e igualmente aún más peligrosos pues tiene la obligación de superar la derrota sufrida ante Ghana: "esa es una selección que viene herida y que tiene que salir a buscar el triunfo, ellos tienen cómo dominar al rival, y nosotros tenemos que tener cuidado pues tienen jugadores más experimentados y cualitativamente mucho mejores que los australianos" dijo.

Por eso Australia es una historia que quedó en el pasado, lo que viene es Serbia y para ello hay que prepararse; en palabras del volante defensivo Sami Khedira, ese objetivo ya se cumplió: "todos estamos concentrados para ese partido, tuvimos un buen arranque en el Mundial y ahora queremos la segunda victoria". El gerente deportivo de la selección alemana, Oliver Bierhoff, recalcó que "sin querer ser yo el encargado de frenar el entusiasmo, tenemos que recordar que aún no hemos logrado nada, los serbios están que arden por obtener un buen resultado, para ellos es un asunto nacional, el partido del siglo. El entrenador Löw ya se lo explicó muy claramente al equipo".

O todo, o nada

El único partido entre Alemania y Serbia que registra la historia fue un amistoso previo a la Eurocopa 2008 celebrado en Gelsenkirchen el 31 de mayo de ese año, el resultado final fue una victoria para los germanos por 2-1 con goles de dos jugadores que no están en Sudáfrica, Michael Ballack y Oliver Neuville; el entonces entrenador es el mismo de la actualidad, Joachim Löw. En esta ocasión la confrontación es mucho más sería pues para ambos rivales se trata de un todo (de ganar, los alemanes estarían en la siguiente fase del Mundial) o nada (de perder, los serbios se despedirían anticipadamente del evento), lo cual aumenta las emociones y los riesgos.

Para Alemania sólo cuenta una victoria, ya que "queremos evitar a toda costa tener que jugarnos la suerte en el último partido del grupo y llegar temblando a enfrentar a Ghana" contó Bierhoff. Una de las claves, explicó el defensor central Arne Friedrich, será controlar al mejor delantero serbio Marco Pantelic, su ex compañero en Berlín, sobre quien sostiene "está en capacidad de doblegar cualquier defensa".

Con los mismos

El asistente técnico Hansi Flick adelantó que Alemania no realizará modificaciones para el partido contra Serbia frente a la formación que jugó contra Australia: "los vacíos que teníamos ya se llenaron". La única duda que se generó en el plantel en los días recientes fue producto de la ausencia del volante de contención Bastian Schweinsteiger en dos sesiones de entrenamiento, una medida preventiva para permitirle al jugador recuperarse rápidamente de una infección en las vías respiratorias.

"No hay ningún peligro, Bastian Schweinsteiger está recuperado y jugará contra Serbia" reveló Oliver Bierhoff casi al mismo tiempo que el medio del Bayern se reintegraba al último entrenamiento del equipo antes del partido, el cual se realizó en la sede de la concentración alemana, y no -como se acostumbra- en el estadio de Puerto Elizabeth, sede del choque, debido a una decisión de la FIFA que prefirió cuidar el estado del césped de la cancha sobre el cual llovió intensamente en las últimas horas. Alemania formará entonces de la siguiente manera: Manuel Neuer - Philipp Lahm, Per Mertesacker, Arne Friedrich, Holger Badstuber - Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger - Thomas Müller, Mesut Özil, Lukas Podolski - Miroslav Klose.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda