Alemania necesita un nuevo milagro económico | Economía | DW | 02.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Alemania necesita un nuevo milagro económico

La prosperidad de Alemania se ha basado, durante décadas, en la conocida "economía social de mercado". Esta ha evolucionado con los tiempos y ha resistido la unificación alemana, pero ¿es aplicable a la situación actual?

La economía alemana es la tercera más fuerte del mundo. Alemania es un gigante de la exportación. El desempleo es bajo. Los empleados germanos trabajan en promedio 400 horas menos al año que los estadounidenses, disfrutan de largas vacaciones y cuentan con una red sólida de seguridad. ¿Cómo es todo esto posible? Gracias al sistema de economía social de mercado del país.

El economista alemán Alfred Mueller-Armack usó dicho término por primera vez en 1947, después de la Segunda Guerra Mundial. Era una época en la que los militares aliados racionalizaban los alimentos y bienes, aplicaban regulaciones de precios y salarios, y los cigarrillos eran los sustitutos del dinero.

Ludwig Erhard, quien fue ministro de Economía de la Alemania occidental entre 1949 y 1963, comenzó a usar la expresión de Mueller-Armack para hablar de la economía alemana de posguerra.

Entonces lo más importante era que la gente trabajara de nuevo. Que la gente tuviera trabajo, significaba que habría paz social en una época difícil. Si el país tenía éxito, podía entonces defenderse del comunismo.

Otros países como Francia, Italia y Austria experimentaron también un auge, pero no como Alemania. Erhard, por su parte, fue apodado el "padre del milagro económico alemán" y a menudo se le llama la "encarnación de la prosperidad" o simplemente el "hombre milagroso".

Erhard y los aspectos que afectan a los trabajadores

Jörg Rocholl, director de la Escuela Europea de Administración y Tecnología (ESMT) en Berlín, dijo a DW que "el sobresaliente desarrollo económico de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial se ha visto significativamente influido por la economía social de mercado. Esta brinda a las empresas la mayor libertad posible. Utiliza elementos sociales para garantizar que quienes no pueden participar con éxito en la economía, vivan socialmente seguros".

Erhard quería una economía de libre mercado mínimamente regulada y sin interferencias diarias del Gobierno, donde la oferta y la demanda determinaran los salarios y lo que se producía. Reclamó derechos de propiedad privada, leyes antimonopolio estrictas y codeterminación, un sistema que permite que los representantes de los trabajadores y los consejos de empresas lleguen a un consenso en cuanto a salarios, beneficios y condiciones laborales.

Ludwig Erhard, exministro de Economía alemán.

Ludwig Erhard, antiguo ministro de Economía de la Alemania occidental y padre de la economía social de mercado.

Un nuevo orden mundial

Jörg Rocholl, de ESMT, critica al gobierno alemán por intervenir cada vez más en los precios y los mecanismos del mercado. Un ejemplo perfecto es el debate actual sobre la suspensión temporal de las subidas de alquileres de viviendas en Alemania. No solo eso, sino que además las autoridades quieren establecer límites de precios en el futuro.

"Cualquier mecanismo de reducción de los precios, como vimos en el este alemán, solo conduce a que se debilite la inversión y la construcción de infraestructuras. Al final, nadie se beneficia”, explicó Rocholl.

Especialmente este año, cuando los alemanes celebran el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín y la posterior unificación de Alemania Oriental y Occidental, muchas personas del este sienten que las han dejado atrás. 

"La situación en Alemania del este no se debe a que la economía de mercado sea negativa, sino más bien a que el sistema de Alemania oriental colapsó económicamente antes de 1989 ", explicó Rocholl.

"Incluso antes de la caída del Muro de Berlín en octubre de 1989, Gerhard Schurer, jefe de la Comisión de Planificación Central de la RDA, había presentado un informe secreto sobre la situación económica del país al Politburó", según Rocholl. "El informe mostró la situación catastrófica de las plantas de producción debido al deterioro de los equipos y a la enorme necesidad de reparaciones. Además, el país ya estaba tan endeudado en el extranjero que la quiebra era inminente", añadió.

Desafíos actuales

El banco de desarrollo estatal alemán KfW publicó un informe reciente sobre la economía social de mercado de la Alemania actual, que se centra en la creciente disparidad en los sueldos, la pobreza, el cambio climático, el cambio demográfico y el pésimo progreso en la digitalización.

Alemania tiene que enfrentarse a estos enormes desafíos. Para seguir en la cima de un mundo cambiante, Alemania necesita un nuevo plan de "milagro económico".

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda