Alemania más dispuesta a tener hijos | Alemania | DW | 04.09.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Alemania más dispuesta a tener hijos

A los políticos alemanes les ha preocupado por años el bajo índice de natalidad. Un nuevo estudio revela que el deseo de tener hijos ha aumentado en Alemania.

La ex ministra alemana de Familia, Ursula Von der Leyen.

La ex ministra alemana de Familia, Ursula Von der Leyen.

El monitor familiar 2010, un estudio encargado por el Ministerio Alemán de Familia, revela que en el 2009 un 52 por ciento de los alemanes menores de 50 años sin hijos sí quería tenerlos. Esto representa un salto considerable con respecto a 2008, cuando sólo un 43 por ciento aseveraba querer tener descendencia.

Según dijo a Deutsche Welle Steffen De Sombre, director del estudio, es la primera vez en mucho tiempo que algo así sucede; el punto crucial es que la población da ahora menos importancia a las dificultades que conlleva el formar una familia. A las reformas introducidas por la anterior ministra de Familia, Ursula von der Leyen, se atribuye este desarrollo. “Los padres (potenciales) sienten que tienen mayor apoyo por parte de los políticos, que los desafíos y los problemas que esto representa se reconocen y que se toman medidas al respecto”, explica De Sombre.

Las medidas concretas a las que se refiere el experto incluyen subsidios para el cuidado en guarderías y una mayor baja por maternidad o paternidad. El 73 por ciento de los encuestados opina que los cambios, introducidos en 2007, son buenos.

Flash-Galerie Sechs Babies

El deseo de traer niños al mundo crece en Alemania, pero los futuros padres necesitan más tiempo.

Una primera señal positiva

Micaela Kreyenfeld, directora del Laboratorio de Demografía Económica y Social del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica, está de acuerdo en lo bueno del aporte de Von der Leyen. Sin embargo, advierte que un estudio que se basa en la opinión de 1.814 personas es bastante poco representativo. “Necesitamos un análisis más amplio, pero ésta es una primera señal positiva”, afirma.

Kreyenfeld enfatiza, al mismo tiempo, que las reformas que se atribuyen a Von der Leyen fueron introducidas, en realidad, por su antecesora, Renate Schmidt, una socialdemócrata. No obstante, “Von der Leyen, con su personalidad, sus siete hijos y su carrera” fue la persona perfecta para promover una modificación en la imagen que en Alemania tenían las mujeres y la familia.

Tanto De Sombre como Kreyenfeld creen que estos cambios incluyen una percepción más favorable de la idea de traer niños al mundo entre los germanos, además de un mayor deseo por parte de las mujeres de combinar carrera y hogar. Las mujeres alemanas están menos dispuestas a sacrificar la posibilidad de ser madres, cada vez es más común que prefieran ambas cosas.

Más tiempo es el factor clave

Ursula von der Leyen beglückwünscht neue Familienministerin Kristina Köhler

Von der Leyen y la actual ministra germana de Familia, Kristina Schroeder.

Querer ambas cosas significa la necesidad de encontrar un equilibrio y el balance es lo que está tratando de lograr el Ministerio de Familia. “La satisfacción de las familias depende esencialmente del tiempo que puedan compartir con sus seres queridos”, explica Kristina Schroeder, actual ministra alemana de Familia, para quien “el tiempo es el factor clave de la política familiar moderna”.

El estudio detectó que el 69 por ciento de todos los encuestados y el 78 por ciento de todos los padres y madres opinan que aportar a que sea más fácil combinar trabajo y hogar debería ser prioridad de toda reforma de la política familiar.

En colaboración con la Cámara Alemana de Industria y Comercio, Schroeder lanza una iniciativa para flexibilizar las horas de trabajo; se trata, sobre todo, de llegar a aquellos a quienes no les basta las jornadas a tiempo completo o, en su defecto, a medio tiempo que rigen en la mayoría de las empresas. Tres cuartos de las madres encuestadas opinan que 20 horas a la semana no sería suficiente y un 60 por ciento de los padres querrían reducir en algo su horario laboral.

Autor: Holly Fox/ Mirra Banchón

Editora: Luna Bolívar Manaut

DW recomienda