Alemania lucha contra la falta de control de armas ligeras | El Mundo | DW | 01.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Alemania lucha contra la falta de control de armas ligeras

Con la decisión del gobierno alemán de facilitar armas a combatientes kurdos surge el debate sobre el control y gestión de armas ligeras. La falta de seguridad en muchos países preocupa al ejército alemán.

El pequeño sótano es un caos de equipamiento peligroso. En la pared izquierda se apila una docena de cajas de madera que supuestamente contienen munición o quizás granadas de mano. En una estantería se pueden ver 50 o 60 rifles amontonados sin orden ni concierto. Entre todo ello, en el suelo hay un mar de ametralladoras, misiles tierra-aire y armas de todo tipo. Algunas cargadas, otras no.

A pesar de las apariencias, este depósito no es real: es una meticulosa réplica creada para fines de entrenamiento. “Encontramos depósitos de armas tan caóticos como este muy a menudo”, dice el teniente coronel Heiko Lambert, del escuadrón de control de armas del ejército alemán en la ciudad de Geilenkirchen, en Renania del Norte-Westfalia. Moldavia, Tayikistán y Turkmenistán son ejemplos de países donde Lambert ha descubierto almacenes como este, y actualmente se encuentra de camino a Sudán para revisar otras más.

Inspección... a regañadientes

Al menos cien veces al año se envían equipos del “Centro de Misiones de Verificación” (ZVBw, por sus siglas en alemán) del ejército alemán en este tipo de cometidos, a menudo por solicitud de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Su trabajo en países como Rusia o Ucrania, por ejemplo, es comprobar si las fuerzas del gobierno y el ejército se atienen a los acuerdos internacionales.

Zentrum für Verifikationsaufgaben der Bundesswehr in Geilenkirchen

Miembros del ZVBw inspeccionando un depósito de armas. Se puede apreciar el caos y desorden.

La mayoría de las veces, no obstante, Lambert y sus compañeros tienen trabajos mucho menos espectaculares. Durante sus “visitas de inspección”, los miembros del equipo deben examinar depósitos de armas y municiones de ejércitos amigos. Oficialmente, los inspectores están invitados por los gobiernos de países como Moldavia y Tayikistán. Sin embargo, la realidad es que el Ministerio de Asuntos Exteriores y el ejército de Alemania debe presionarlos para que les permitan llevar a cabo estas inspecciones.

Los depósitos de armas con sistemas de seguridad deficientes son una de las principales causas de la proliferación de pistolas, rifles, granadas y lanzagranadas. “Hay cerca de mil millones de armas cortas en circulación en el mundo actualmente”, calcula Lambert. “Una buena parte de ellas han caído en las manos equivocadas a causa de robos y falta de control”.

Pequeño calibre, peligro mortal

Las armas ligeras se definen como armas que pueden ser llevadas por una o dos personas. Más de 1.000 personas al día son víctimas mortales de estas armas, y el triple de personas resultan heridas. Para ilustrar el poco cuidado con el que se almacenan estos arsenales en muchos países, el ejército alemán ha creado un viejo depósito de armas en Geilenkirchen siguiendo un modelo moldavo: una verja poco segura, cerraduras oxidadas en las entradas del búnker, iluminación deficiente y dos hombres montando una guardia totalmente insuficiente para el área entera. Todo ello sumado al caos del interior del depósito.

Zentrum für Verifikationsaufgaben der Bundesswehr in Geilenkirchen

Réplica de un depósito de armas moldavo en Geilenkirchen.

El ZVBw ha advertido de los peligros de depósitos de armas mal gestionados que, según la opinión de los expertos, son presa fácil de criminales y terroristas. Por este motivo, el ejército alemán trata de concienciar a los encargados de estos depósitos en el este de Europa y África de que, si no cuidan bien de sus propias armas, la amenaza es constante tanto para gobiernos como para sus ejércitos.

Precauciones no deseadas

Para la teniente coronel Kerstin Bekaan, uno de los principales puntos a mejorar es la gestión del ciclo de vida útil de las armas: un arma puede durar en funcionamiento varias décadas, y es importante su mantenimiento. Asimismo, Bekaan aboga por un sistema electrónico de seguridad en las armas: desde hace mucho tiempo es posible instalar chips en armas que permiten su rastreo a través de satélite, o sistemas que hacen que granadas y pistolas tengan una fecha de caducidad tras la cual dejan de funcionar. No obstante, la investigación necesaria para poner en marcha este plan de forma definitiva todavía está en sus fases iniciales: la industria de las armas no tiene interés en el desarrollo de estos sistemas, dice Bekaan, porque la mayoría de los clientes no quiere restricciones.

Si el gobierno alemán envía armas a los kurdos que combaten contra el Estado Islámico, no habrá garantía de que las armas y lanzamisiles no acaben en las manos equivocadas. El general de brigada del ZVBw Jürgen Beyer guarda pocas esperanzas de que sus inspectores tengan jamás la oportunidad de revisar los depósitos de armas kurdos en el norte de Irak: “El área no es parte de ningún acuerdo en el que tengamos jurisdicción. Está fuera de nuestro control”.

Publicidad