Alemania: la política exterior de la gran coalición se desmorona | Alemania | DW | 11.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Alemania: la política exterior de la gran coalición se desmorona

El nuevo dúo izquierdista del partido socialdemócrata sigue generando divisiones al frágil Gobierno de Angela Merkel, ahora en asuntos de política exterior. Con esto, el rol mundial de Alemanía sería aún más indefinido.

Alemania comienza a parecerse a un alma perdida buscando su rol en este escenario mundial, en temas de política exterior. Las crecientes divisiones entre los partidos conservadores de la Unión (CDU/CSU) y los socialdemócratas (SPD) sobre la política exterior y defensa siguen generando incertidumbre. 

A principios de diciembre, en la conferencia anual del SPD, el discurso dado por la nueva dirección socialdemócrata, que los declaró como un partido antimilitarista, recibió un entusiasta aplauso. El colíder del SPD, Norbert Walter-Borjans, se mostró en contra de la "militarización de la política exterior", refiriéndose a los despliegues en el extranjero de las Fuerzas Armadas alemanas.

Sin mencionarla directamente, las palabras de Walter-Borjans fueron un golpe para la ministra alemana de Defensa, y líder del partido conservador democristiano (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, quien había pedido un aumento de presencia del Ejército alemán en el extranjero. El ministro de RR. EE. alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, se sumó a las críticas y afirmó que tratar de crear paz a través de la militarización no funciona.

"Nosotros (Alemania) tomamos responsabilidades. Pero lo asumimos, maldita sea, cuando se trata de asegurar una paz duradera en una mesa de negociación. Porque ahí es donde la paz está asegurada, y no en los campos de batallas de este mundo", dijo Maas.

Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken son los nuevos líderes del SPD. (picture-alliance/dpa/M. Kappeler)

Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken son los nuevos líderes del SPD.

"Sí al equipo, no a más armas"

Desde que los líderes del SPD tomaron rápidamente las riendas de la política exterior y de defensa, Walter-Borjans también ha criticado a AKK -como se conoce a la ministra de Defensa- por su promesa de intentar gastar el 2% del Producto Interno Bruto (PIB) de Alemania en defensa para 2024.

En la cumbre de la OTAN 2014 en Gales, los miembros acordaron que cada uno gastara el 2% de su PIB en defensa en un plazo de 10 años. Ahora, a mitad de camino, para despecho de otros Estados miembros, Alemania está gastando alrededor de un 1,4%.

No obstante, a pesar de la promesa de AKK para alcanzar el objetivo, las perspectivas de alcanzar el 2% están disminuyendo. Ante una economía impredecible y la disminución de los ingresos fiscales, hay poco margen de maniobra.

El colíder de SPD dijo que es tarea de los socialdemócratas "hacer todo lo posible para asegurar que la locura del aumento del armamento" no continúe en el mundo. "Sí al equipo, no a más armas", añadió Walter-Borjans.

Llamado de solidaridad a la UE

En los últimos meses, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha realizado varios llamados para que Europa tenga una gran visión de política exterior, para una mayor integración de los Estados miembros de la UE. En Berlín, sin embargo, esto parece haber caído en oídos sordos, con la canciller alemana, Angela Merkel, quien deja a menudo al presidente francés sin una respuesta definitiva. 

"Nos estamos distanciando, y Alemania tiene un papel muy importante que desempeñar en la unión de fuerzas con Francia. Lo que propone el presidente francés no siempre es exactamente, digamos, la variante socialdemócrata de la política europea. Pero al menos es una iniciativa", dijo a DW Walter-Borjans.

Desde entonces, la desconfianza entre París y Berlín ha seguido creciendo, con un número cada vez mayor de obstáculos, incluido el controvertido gasoducto Nord Stream 2, la disputa entre la UE y los EE. UU. sobre los aranceles y las relaciones de la UE con Rusia.

Las divisiones entre el SPD y CDU podrían provocar el fin de la Gran Coalición alemana. (picture-alliance/dpa/K. Nietfeld)

Las divisiones entre el SPD y CDU podrían provocar el fin de la Gran Coalición alemana.

Desconectados por el 5G

Mientras Alemania se prepara para construir su red 5G, la postura del Gobierno alemán sobre el gigante tecnológico chino Huawei también divide a la coalición. Mientras que Huawei ya ha sido incluido en la lista negra de EE. UU. y otras democracias por sus supuestos vínculos con el Gobierno chino, el ministro de Economía alemán y perteneciente del partido democristiano, Peter Altmaier, se opone a que a la empresa se le prohiba participar en el proceso de licitación.

"Los EE. UU. también exigen a sus empresas que les proporcionen cierta información necesaria para la lucha contra el terrorismo", dijo Altmaier, lo que provocó duras críticas tanto por parte de la CDU como del SPD. Nils Schmid, integrante de los asuntos de política exterior del SPD, rechazó la aparente comparación entre Huawei y las empresas estadounidenses.

"Esta declaración del ministro Altmaier juzga erróneamente que en China no es posible un control constitucional por parte de tribunales independientes, a diferencia de lo que ocurre en los EE. UU. Por lo tanto, hay una diferencia cualitativa en la accesibilidad de los servicios de inteligencia chinos y estadounidenses a nuestros datos. Y eso justifica un tratamiento diferente de las empresas de internet de los EE.UU. u otras democracias occidentales y de los estados no liberales y no democráticos como China", dijo Schmid al periódico alemán Welt.

Disputas sobre políticas climática

La política climática también se ha añadido a la lista de deseos de política exterior del SPD, y el nuevo dúo de líderes pide un plan más ambicioso por parte de Alemania. "La protección del clima no es una política interna. Y no creo que ahora sea el momento de sentarnos y decir: 'Podemos esperar y echar un vistazo dentro de dos años'", dijo Walter-Borjans a DW.

Al igual que el clima, la política internacional no tiene tiempo para esperar a que Alemania decida sobre su política exterior. En una situación global cambiante, los vecinos europeos miran a Alemania como un socio fiable, un socio que une y lidera. Pero la transferencia de responsabilidad deja ahora al Gobierno alemán dividido y enfrentándose a un dilema moral sobre una política exterior que durante mucho tiempo ha estado basada en los valores por encima de la acción.

(ju/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda