Alemania: infección respiratoria pone en peligro a cada vez más niños | Alemania | DW | 01.12.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Alemania: infección respiratoria pone en peligro a cada vez más niños

En Alemania, el virus sincitial respiratorio, que provoca bronquiolitis, está afectando especialmente a bebés y niños, y es potencialmente mortal. ¿Por qué esta avalancha de infecciones?

Un bebé llorando.

Para los bebés y los niños de menos de dos años, el virus sincital respiratorio puede ser muy peligroso.

Los consultorios médicos de Alemania están particularmente llenos por estos días. Una gran cantidad de personas sufre enfermedades de las vías respiratorias causadas por diferentes virus. Según datos del Instituto Robert Koch (RKI), más de siete millones de personas sufrieron enfermedades de las vías respiratorias en el lapso de solo un mes. Los médicos apenas dan abasto para atenderlas.

Es usual que ese tipo de enfermedades aumenten en los meses de invierno, pero esta vez la cifra es extremadamente alta, y el personal médico y de enfermería ya está sobrepasado. La curva de casos ascendió abruptamente en un corto tiempo.

En total, se conocen cerca de 200 diferentes patógenos que producen enfermedades de las vías respiratorias. El RKI informa que cuatro de ellos están afectando en gran manera especialmente a Alemania y a Europa. Los virus de la influenza (comúnmente llamada gripe), los rinovirus, causantes del resfrío común, el SARS-CoV-2 o coronavirus, y el virus sincitial respiratorio humano (VSR), emparentado con los que causan el sarampión y la parotiditis o papera, especialmente peligroso para bebés y niños pequeños.

El VSR puede provocar síntomas de gravedad

Muchos de los bebés y niños pequeños que se han contagiado con el VSR se encuentran tan mal que han sido internados y hasta necesitan un respirador. En algunas regiones de Alemania, hay clínicas que ya no tienen más camas para los pequeños.

El VSR aparece de manera estacional, causando síntomas leves parecidos al resfriado, pero puede provocar bronquiolitis, sobre todo en niños de menos de dos años. Las vías respiratorias se inflaman, lo que dificulta la exhalación del aire de los pulmones. Eso puede derivar en una pulmonía y en graves problemas para respirar. Las finas ramificaciones de los bronquios se llenan de mucosidad, lo cual puede dañarlos gravemente. Típicos síntomas son también la fiebre y la tos, y algunos niños presentan síntomas similares a los de la tos ferina.

En los adultos, por el contrario, la enfermedad se cura generalmente sin mayores problemas, pero en personas mayores de 65 años o con problemas médicos serios, como el asma, así como en aquellas cuyo sistema inmunitario no funciona bien, también puede ser peligrosa.

Los virus se vuelven a propagar luego del fin de las restricciones

En la fase álgida de la pandemia de coronavirus, las infecciones con virus del resfriado común, y también con el virus sincitial respiratorio, eran raras, sobre todo, debido al uso de mascarilla y a las medidas de higiene, como lavarse las manos a menudo y mantener distancia social. Eso dificultaba a los virus propagarse en gran cantidad y rápidamente.

Pero, este año, las normas contra el coronavirus ya no son tan estrictas, y los virus no tienen que atravesar grandes distancias o las superficies de las mascarillas para contagiarnos. También por eso, afectan más a los niños, que habían estado a salvo de ellos durante ese tiempo. Ahora se multiplican otra vez, y eso hace que aumenten los casos de infección.

Muchos de los niños que hace dos años no se contagiaron, lo hacen este invierno. Lo mismo vale para quienes hace un año que no se enferman. Y también están los bebés, que están pasando por su primera fase de contagio con virus del resfriado. De ahí las infecciones masivas.

Atender a las señales de los más pequeños

Una importante señal de alarma para los padres y las madres es detectar si el niño o la niña tienen dificultades para respirar, o emiten un sonido sibilante al hacerlo. También un chillido o un sonido crepitante en el pecho puede ser indicio de una enfermedad respiratoria. Los pacientes con VSR a menudo no tienen apetito ni sed. A eso se pueden sumar vómitos, cansancio y apatía.

En caso de que niños o adultos presenten dichos síntomas, deben dirigirse de inmediato al médico para que este evalúe su estado y determine las medidas a tomar. En el caso de los niños, el profesional indicado es un pediatra, y se recomienda acudir enseguida a uno, aunque los consultorios médicos estén llenos, ya que no se debe esperar.

El Instituto Robert Koch de Alemania advierte en este momento que las infecciones virales tardarán en desaparecer. Y no solo Alemania vive esta ola de contagios, sino también Francia, que ya a principios de noviembre estableció un plan de emergencia para la epidemia de bronquiolitis. Y tal vez pronto otros países europeos la imiten.

(cp/rml)

VRS: un peligro para los más pequeños

DW recomienda