Alemania: canciller abrió “fase caliente” de elecciones parlamentarias | Europa | DW | 08.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemania: canciller abrió “fase caliente” de elecciones parlamentarias

Con la advertencia de que será una elección ajustada, la canciller alemana, Angela Merkel, dio inicio hoy a la "fase caliente", las últimas dos semanas de campaña previas a las elecciones generales del 22 de septiembre. "Hay muchos que quizás piensen que ya está todo claro ...Cada voto cuenta", previno Merkel ante 7.000 seguidores en la ciudad de Düsseldorf. Una encuesta publicada hoy por el dominical "Bild am Sonntag" ubica a las Uniones Demócrata y Social Cristianas (CDU/CSU) de Merkel entre el 39 y el 41 por ciento y a su socio menor de coalición, el Partido Liberal, en cinco por ciento. Según el sondeo del instituto Emnid, el Partido Socialdemócrata, mejoró dos puntos hasta el 25 por ciento, mientras que el porcentaje de Los Verdes oscilaba en el 11 por ciento y el de La Izquierda, en el nueve por ciento. De esta manera, la centroderecha y la centroizquierda estarían empatadas en porcentaje. Socialdemócratas y verdes descartaron categóricamente una alianza con los poscomunistas, pero altos dirigentes de la CDU afirmaron en sus arengas que acabarían formando una alianza de izquierda.

Merkel criticó los planes de aumentos de impuestos anunciados por los socialdemócratas y los verdes, que a su juicio perjudican a los autónomos y pequeños empresarios. "No hay que ponerles obstáculos a los que crean trabajo", sostuvo. Una semana antes de los comicios regionales en Baviera, la canciller cerró filas con el primer ministro y presidente de la rama bávara de los democristianos, la Unión Social Cristiana, Horst Seehofer. Las encuestas pronostican que la CSU recuperará la mayoría absoluta que perdió en las elecciones pasadas, que resultaron en una alianza de socialcristianos y liberales. La mandataria evitó mencionar el conflicto desatado por la propuesta del primer ministro bávaro de cobrar peajes en lasautopistas a extranjeros que Merkel rechaza de plano. dpa

Publicidad