Alemania analiza huevos para evitar matar a polluelos machos | Europa al día | DW | 08.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Alemania analiza huevos para evitar matar a polluelos machos

Millones de polluelos mueren cada año por intereses económicos. Ahora, un nuevo método desarrollado en Alemania permitirá detectar si los huevos contienen un ejemplar masculino para evitar que sean incubados y así tener que matarlos posteriormente al carecer de valor para la industria alimenticia.

Pero esto sólo funcionará si los consumidores compran huevos ligeramente más caros. De momento, los primeros supermercados alemanes ya ofertan estos huevos de gallinas a las que se les ha aplicado este nuevo método bajo la etiqueta de "RespEGGt", en una combinación de las palabras alemanas respeto y huevo.

"Con este procedimiento ya no hay ninguna razón para matar a los pollitos machos de las gallinas ponedoras a largo plazo", declaró este jueves (08.11.2018) la ministra alemana de Agricultura, Julia Klöckner. En la actualidad, sólo en Alemania se matan cada año 45 millones de polluelos machos en la cría de gallinas ponedoras porque no ponen huevos y no tienen tanta carne como los pollos de engorde.

El procedimiento desarrollado por la Universidad de Leipzig es una novedad mundial y un gran avance en el camino para poner fin a la matanza masiva de polluelos machos, indicó Klöckner. El sexo se reconoce antes de incubar el huevo. Con ayuda de un láser se quema la cáscara para hacer un minúsculo agujero.

A través de éste, se puede extraer líquido del huevo y examinarlo para detectar hormonas sexuales. Cuando se detecten hormonas masculinas los huevos no serán incubados y serán procesados para la alimentación animal. Mientras, los huevos femeninos se incubarán para dar lugar a las gallinas ponedoras cuyos huevos llegarán finalmente al consumidor.

Los proveedores del procedimiento anunciaron que los criaderos no incurrirán en costes adicionales. En su lugar, exigen un canon de licencia a la industria. Esto hace que los huevos de gallinas ponedoras criadas con este nuevo método sean un poco más caros.

Estos huevos se ofrecerán inicialmente en 223 supermercados de las cadenas Rewe y Penny en Berlín, y estarán disponibles en todos los supermercados de estas dos cadenas alimenticias a finales de 2019. El paquete de seis unidades cuesta diez céntimos más que un paquete de media docena de huevos de granja, dijo Jan Kunath, subdirector ejecutivo del Grupo Rewe. "Estos son incrementos que los consumidores aceptan", agregó. (dpa)

DW recomienda

Publicidad