Alemania al mando del Consejo Europeo: logros y fracasos | Europa | DW | 15.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Alemania al mando del Consejo Europeo: logros y fracasos

Haber impulsado el mayor presupuesto de la UE para el fondo de recuperación por el coronavirus es el mayor logro de la presidencia alemana del Consejo Europeo. Pero otros temas también relevantes pasaron a segundo plano.

Angel Merkel, en una videoconferencia en la cumbre del Consejo Europeo. (Archivo).

Angel Merkel, en una videoconferencia en la cumbre del Consejo Europeo. (Archivo).

"Esto me quita un enorme peso de encima", dijo, visiblemente cansada, la canciller alemana Angela Merkel, el pasado viernes 11 de diciembre, después de una larga noche de negociaciones en la cumbre final de la Presidencia alemana del Consejo Europeo. Merkel se sintió aliviada por el hecho de que el presupuesto de la Unión Europea y el fondo para la recuperación por el coronavirus -incluido un mecanismo para verificar el Estado de derecho de los países miembros- se hubieran acordado tras semanas de discusión.Había puesto en juego todo su peso político, su experiencia como la más antigua jefa de gobierno del bloque, y la importancia económica de Alemania para persuadir a Polonia y Hungría de que renunciaran a sus vetos.

Impulsar el mayor presupuesto de la historia, con un fondo completamente nuevo para enfrentar al coronavirus de un total de 1,8 billones de euros, es el mayor aporte de la Presidencia alemana al frente del Consejo de la UE. Si la canciller no lo hubiera logrado, "la UE estaría en una grave crisis", opina Daniela Schwarzer, experta del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP, por su siglas en alemán)."Era importante crear este fondo de recuperación.El hecho de que estas subvenciones no reembolsables se estén distribuyendo entre los países muestra la profundidad de la crisis", señaló Schwarzer en un "webinar" del DGAP al final de la presidencia del Consejo Europeo.

Esto me quita un enorme peso de encima, dijo la canciller alemana, al terminar las negociaciones en la cumbre de la Presidencia alemana del Consejo Europeo.

"Esto me quita un enorme peso de encima", dijo la canciller alemana, al terminar las negociaciones en la cumbre de la Presidencia alemana del Consejo Europeo.

Paquete financiero histórico

Ya en julio, justo al comienzo de la presidencia semestral rotativa del Consejo Europeo, los 27 jefes de Estado y de gobierno del bloque comunitario habían reunido el paquete financiero en una maratónica cumbre que duró cuatro días.Varias veces, ese encuentro estuvo al borde del fracaso, admite, en retrospectiva, el embajador permanente de Alemania en la UE, Michael Clauss. Pero la canciller alemana y el presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, lograron conciliar todos los intereses.

Daniela Schwarzer, experta del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP, por su siglas en alemán).

Daniela Schwarzer, experta del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP, por su siglas en alemán).

Meses después, Polonia y Hungría vetaron de nuevo la propuesta porque no les convenía la forma en que se diseñaron los controles sobre el Estado de derecho. Ambos países han sido criticados durante mucho tiempo por la Comisión de la UE y el Tribunal de Justicia Europeo por socavar sus propias garantías democráticas. Solo después de que los otros 25 Estados de la Unión Europea acordaron una prórroga del plazo y una ligera restricción del mecanismo del Estado de derecho, Polonia y Hungría cedieron.

Este trato mutuo evidencia aspectos clave acerca del estado interno de la UE, explica a DW Daniela Schwarzer: "Las instituciones de la Unión Europea fueron instrumentalizadas por dos estados con fines políticos internos". Por supuesto, según Schwarzer, ha habido una enorme presión para elaborar ahora el presupuesto que tanto se necesita, pero a mediano plazo podría ser que el mecanismo del Estado de derecho no funcione y haga más daño que bien.

Deudas conjuntas por primera vez

Por primera vez, los países de la UE están asumiendo cientos de miles de millones de euros de deuda conjunta para amortiguar el impacto de la pandemia. ¿Este punto de inflexión histórico unirá más a la UE? "La historia dirá si lo hace", dice, por su parte, el embajador alemán en la UE, Michael Clauss."Tengo mis dudas al respecto. Pero se puede decir que la Unión Europea ha crecido para hacer frente a sus desafíos”, agregó. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, había bautizado a la presidencia del Consejo como la "presidencia del coronavirus", porque era la pandemia la que fijaba la agenda, y los proyectos de política exterior, en especial, no podían ser implementados. "Solo teníamos el 30% de nuestra capacidad normal de reuniones", lamenta el embajador Clauss. Por eso, añade, se tuvieron que "limitar a algunos temas esenciales".

Michael Clauss, embajador permanente de Alemania en la Unión Europea.

Michael Clauss, embajador permanente de Alemania en la Unión Europea.

Compromiso climático exitoso

Un éxito de la Presidencia alemana fue el acuerdo de última hora sobre un nuevo objetivo de protección del clima para la UE. Para el 2030, las emisiones dañinas para el clima se reducirán en un 55%, en lugar de al 40% pactado anteriormente. A Polonia y a otros países dependientes de los combustibles fósiles, prácticamente se les "compró” ese acuerdo a cambio de subsidios para la transición energética, en una larga noche de negociaciones.

"Fue una afortunada coincidencia histórica que Alemania haya asumido la presidencia del Consejo Europeo durante la pandemia", dice a DW el jefe del think tank "Centro de Política Europea", Janis Emmanouilidis, en Bruselas. Los estados más pequeños de la UE difícilmente habrían podido negociar estos compromisos, cree el observador de larga data de la UE. La canciller Merkel, en particular, habría hecho un buen trabajo como mediadora. "La echaremos de menos", comenta Janis Emmaouilidis. En general, le otorga a esta decimotercera Presidencia alemana, desde la fundación de la UE, una calificación de "B+”."No pudo ser una "A” debido a las fallas causadas por la pandemia", concluye Emmaouilidis.

Merkel también admitió que hubo muchas cosas que no pudieron lograrse."Habíamos puesto nuestras miras un poco más alto. Quiero decir esto aquí abiertamente", subrayó Merkel en su conferencia de prensa posterior a la cumbre de la UE. No se pudo, por ejemplo, mejorar la relación con Turquía. Pero ahora la UE impondrá, al menos, solo sanciones leves en la disputa sobre la exploración de gas en el Mediterráneo oriental. Por otra parte, el inicio de las conversaciones de adhesión con Macedonia del Norte y Albania fracasó debido al veto de Bulgaria. En cuanto a las reuniones cumbre previstas con China y la Unión Africana, estas tuvieron que ser canceladas. Tampoco se pudo iniciar una "conferencia sobre el futuro de la UE", que supuestamente iba a impulsar reformas. La candente ley de migración y asilo pasará a la próxima presidencia portuguesa.Este último tema también se vio bloqueado, esencialmente, por Hungría y Polonia. (ct/cp)

Ver el video 01:56

La UE acelera los recortes de CO2 hasta 2030

DW recomienda