Albania le declara la guerra al narcotráfico | Europa | DW | 28.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Albania le declara la guerra al narcotráfico

Durante años, los barones de la droga en Albania fueron considerados intocables. Su conexión con la política era estrecha, lo que hacía peligrosa su persecución. Esto podría cambiar ahora.

La tensión fue grande: el ministro del Interior albanés, Fatmir Xhafaj, recomendó a los periodistas que no apagaran sus teléfonos celulares antes del gran anuncio. A principios de esta semana, llegó una buena noticia: en una operación a gran escala en 12 ciudades, la Policía albanesa logró desmantelar una red de narcotraficantes con vínculos políticos.

Según un tuit del ministro del Interior, la operación duró tres días, con la participación de 1.500 policías. 27 personas, entre ellas tres policías, fueron arrestadas, 100 departamentos registrados y 182,5 kilogramos de opio confiscados. Fue la operación más grande de este tipo en Albania. Un total de cuatro bandas de narcotraficantes fueron desarticuladas. Organizaban todo, desde la producción de drogas hasta el contrabando y el lavado de dinero. Seis sospechosos continúan siendo buscados.

Fatmir Xhafaj, ministro del Interior albanés, y Dieter Romann, presidente del Cuartel General de la Policía Federal alemana, en una conferencia de prensa en Tirana.

Fatmir Xhafaj (izq.), ministro del Interior albanés, y Dieter Romann, presidente del Cuartel General de la Policía Federal alemana, en una conferencia de prensa en Tirana.

Vínculos con políticos de alto rango

La Fiscalía de Delitos Graves de Albania (un departamento de la Fiscalía Pública) presentó una denuncia penal un mes antes y envió material delicado a la Policía: miles de horas de conversaciones telefónicas intervenidas, grabaciones de videos, investigaciones encubiertas, videos de aviones no tripulados y miles de correspondencias entre diferentes instituciones dentro y fuera de Albania. En el centro de las indagaciones había un laboratorio de drogas en la ciudad de Has, en el norte de Albania, que se utilizaba principalmente para la producción de heroína. Desde allí, las drogas eran introducidas como contrabando en la Unión Europea (UE) con la ayuda de otras tres bandas de narcotraficantes albanesas.

Según el periodista de investigación Artan Hoxha, se dice que Arben Ndoka, exmiembro del gobernante Partido Socialista (PS), utilizó su poder político para falsificar documentos y usar métodos dudosos para obtener tierras públicas. Estas fueron "compradas" a bajos precios por propietarios ficticios, que solo existían en el papel, y que luego eran vendidas a precios altos. Doce funcionarios del Gobierno y políticos locales, sobornados para este propósito, fueron arrestados en marzo por "vender 235.000 metros cuadrados de terreno público" en la región del Adriático albanés alrededor de Lezha. Políticamente, algunos de ellos pertenecían al PS y otros al opositor Partido Demócrata o la Liga Socialista para la Integración (LSI).

Ver el video 05:18

Montenegro: guerra entre las mafias

La ayuda alemana en la lucha contra el crimen organizado

Hasta ahora, los políticos y funcionarios estatales, que se decía que estaban involucrados en asuntos de corrupción o incluso contrabando de drogas, eran considerados inviolables en Albania. Según el informe anual de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) de 2017, las pandillas albanesas son las primeras en el contrabando mundial de heroína y cannabis, y las terceras en el comercio mundial de cocaína. Sin embargo, la exitosa desarticulación de la red de narcotraficantes y los arrestos de esta semana aumentan las esperanzas de que esto pueda cambiar pronto, y que incluso los políticos de alto rango, que estén involucrados con el narcotráfico, deban responder ante la ley.

En febrero, la Policía albanesa incautó 613 kilogramos de cocaína en el puerto de Durrës. El contrabando escondido en cajas de banano vino de Colombia y tenía a Alemania como su destino. Tres meses después, la Policía bávara encontró 1,8 toneladas de cocaína, también escondida en cajas de banano. Luego de los arrestos en Baviera, la Policía alemana también abrió un investigación en Albania.

Dieter Romann, presidente del Cuartel General de la Policía Federal alemana, ha prometido a las autoridades albanesas más ayuda e intercambio de información entre las autoridades policiales de ambos países para combatir mejor el crimen organizado.

(em/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema