″Agisra″: migrantes que asesoran a migrantes | Alemania | DW | 01.09.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

"Agisra": migrantes que asesoran a migrantes

Las mujeres migrantes son a menudo víctimas de la violencia, pero eso no significa que no tengan recursos. Las empleadas de "agisra" lo saben por propia experiencia. Esta asesoría para migrantes cumple 25 años.

Hay barullo en el pasillo de la asesoría para mujeres migrantes "agisra"(escrito así, en minúscula), situada en Colonia. Delante de una pared sobre la que cuelgan folletos en 22 idiomas, hay varias mujeres esperando. Una de ellas habla por su celular en español, mientras su hija, en edad escolar, juega en una esquina con un niño de otra persona procedente de un país africano. Nadie desea ser fotografiado. Una mujer entra por la puerta con su cochecito de bebé y Sabrije Rexhepi, una de las trabajadoras de "agisra", la saluda en albano. La asociación lucha contra la explotación racista y sexual a nivel internacional. Desde hace 25 años,  ofrece asesoría e información para mujeres migrantes y refugiadas en Colonia. Casi todas sus empleadas tienen origen migratorio y, en total, se hablan 19 idiomas. Y, si esto no fuera suficiente, ayudan las intérpretes. 

Es importante destacar que las empleadas de "agisra” no tutelan a sus clientes. "La mujer decide", asegura Behshid Najafi, miembro del equipo directivo. "Nosotras le ofrecemos información y le ayudamos a encontrar soluciones. Si se extiende en el tiempo, nosotros la apoyamos durante el proceso. Nuestro concepto se orienta a la búsqueda de recursos y soluciones, es feminista, antirracista y tiene en cuenta los aspectos migratorios".

Agisra asesora de igual a igual

Las propias experiencias de las empleadas juegan un papel importante en la asesoría. "Son capaces de ponerse en el lugar de las mujeres de una forma muy especial", dice Dorothee Frings, profesora emérita de Derecho social y migratorio en la Escuela Superior de Baja Renania, que asesora regularmente a agisra en cuestiones jurídicas. Frings cree que el equipo de la asociación está lejos de considerar a las mujeres como "seres humanos débiles y necesitados de tutela". Hasta ahora "es marca distintiva de ‘agisra‘ el hecho de que allí solo trabajen mujeres migrantes y expertas, por lo que allí no solo se habla de migrantes, sino que ellas también lo son", alaba Nivedita Prasad, profesora de Trabajo Social orientado al género en la Escuela Superior Alice Salomon, en Berlín, y también experta en migración y derechos humanos. Los problemas que la asesoría atiende abarcan desde derechos de estancia hasta las dificultades para encontrar trabajo, casa y jardín de infancia, pasando por la violencia doméstica, la prostitución o el matrimonio forzados y la mutilación genital.

Agisra quiere también promover los recursos de las usuarias y por ese motivo ofrece cursos gratuitos de yoga, gimnasia , defensa personal, alemán a nivel de conversación, así como convivencias durante el fin de semana para mujeres migrantes. Hay un proyecto para aquellas que ya disponen de vivienda para aprender a tapizar, pintar y poner lámparas. Quienes ya han aprendido se implican en la enseñanza de otras mujeres que llegan después.

Von Migrantinnen für Migrantinnen - 25 Jahre Beratungsstelle agisra

El equipo de trabajadoras de "agisra"

Asilo y formación

Maryam es de Guinea y está muy agradecida por el apoyo de "agisra". Ahora tiene 32 años y sufrió de niña la tradicional mutilación genital. Cuando su suegra insistió en mutilar también a su nieta, Maryam, embarazada de nuevo de una niña, tomó a su hijita y huyó del país. "Agisra me consiguió una abogada y me acompañó a una doctora para ayudarme a sanar las heridas físicas y mentales que me dejó la mutilación genital", relata Maryam, que tiene asilo en Alemania, hace un curso de alemán y desea formarse profesionalmente. "Acá estoy sola con mis dos hijas, por eso seguro que es más sencillo trabajar cuidando ancianos y no en el terreno de la Economía, aunque eso fue lo que estudié en Guinea".

"El mayor problema se plantea cuando las mujeres ya tienen una cierta edad", dice  Sabrije Rexhepi, empleada de la asesoría. "Pero cuando en entrevista personal se le cuenta al director de la empresa las buenas cualidades de las mujeres, entonces suele funcionar". Es el caso de Anna, de Albania, que estudió Derecho durante tres años en su país. Después vino a Alemania con su marido, pero lo abandonó cuando este se fue volviendo cada vez más violento. En realidad le hubiera gustado seguir estudiando un máster y hacer el doctorado en Derecho. Pero ahora es mamá de dos niños y se da por satisfecha con no ser deportada. "Agisra me ha ayudado y me ha encontrado una plaza para formarme profesionalmente. Ahora empiezo a hacer una práctica como educadora", dice contenta.

¿Cómo pueden las empleadas de "agisra" sobrellevar todos los días los problemas y el sufrimiento de estas mujeres sin quemarse. Hay un ritual que las ayuda: la comida al mediodía diaria, que cada día prepara una de ellas.

Von Migrantinnen für Migrantinnen - 25 Jahre Beratungsstelle agisra

Empleadas de "agisra" durante la comida. Una pausa que las ayuda a desconectar.

"Es muy importante tomarnos en serio nuestra pausa", dice Behshid Najafi, que trabaja en "agisra" desde su fundación hace 25 años. "Es un intercambio sobre cuestiones políticas y personales y una forma de desconectar", explica. También les da fuerza el hecho de que "agisra" no solo se limita al clásico trabajo social, sino que las mujeres también desean conseguir cambios políticos y la asesoría tiene redes tanto a nivel nacional como europeo, ofreciendo talleres, seminarios y conferencias para personas interesadas y especialistas. "Las mujeres de ‘agisra' han sido pioneras en muchos campos", valora Nivedita Prasad, profesora de Trabajo Social. "Abordan problemas que, en principio, parecen no tener solución. Por ejemplo, fueron las primeras en asesorar a una migrante víctima de la violencia, aunque no tenía papeles de ningún tipo". Así pues, se trata de trabajo social como una profesión de derechos humanos. "El asilo es un derecho, la reunificación familiar es un derecho", recalca Behshid Najafi. "Y debemos luchar por ello", concluye.

Autora: Beate Hinrichs (MS/LGC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda

Enlaces externos

Publicidad