Agente naranja: la larga sombra de la guerra de Vietnam | Ciencia y Ecología | DW | 10.05.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Agente naranja: la larga sombra de la guerra de Vietnam

El defoliante fumigado durante la guerra de Vietnam contenía la dioxina TCDD, altamente tóxica. Hasta el día de hoy, millones de personas sufren los efectos tardíos y los niños siguen naciendo con graves malformaciones.

Como "agente naranja" se conoció un defoliante químico utilizado extensamente por la Fuerza Aérea estadounidenses entre 1962 y 1971 durante la guerra de Vietnam. El objetivo era defoliar los densos bosques para descubrir los escondites y las rutas de suministro del enemigo (Vietcong). Además, se utilizaron aviones y helicópteros para fumigar las tierras de cultivo con el fin de privar al Vietcong de su suministro de alimentos.

El nombre de agente naranja no tiene nada que ver con el espionaje, sino que proviene de las rayas naranjas con las que se marcaban los barriles. En este contexto, agente significa ingrediente activo. En consecuencia, los herbicidas marcados con un color diferente se llamaban agente azul, agente verde, agente rosa, agente púrpura o agente blanco.

Las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo más de 6.000 misiones durante la guerra con los distintos defoliantes. Se rociaron un total de 45.677.937 litros de agente naranja.

¿De qué estaba hecho el agente naranja?

Los defoliantes utilizados estaban contaminados con el tóxico clorado 2,3,7,8-tetraclorodibenzodioxina (TCDD) como resultado de su fabricación.

La TCDD se considera la más tóxica de las dioxinas. Desde un devastador accidente en una planta química italiana en 1976, la TCDD, que también se liberó allí, también se conoce como la toxina de Seveso. Las estimaciones de las cantidades totales de dioxina liberadas en Vietnam varían entre 106 y más de 300 kg.

¿Cómo funciona la TCDD?

El contacto con la TCDD puede provocar inicialmente acné por cloro, una lesión cutánea en la cara con marcas de viruela que se considera el primer síntoma de intoxicación grave por dioxinas. La intoxicación por dioxinas puede provocar directamente daños graves en los órganos, especialmente en el hígado.

Incluso tres generaciones después del uso de TCDD, muchos recién nacidos nacen con graves malformaciones.

Incluso tres generaciones después del uso de TCDD, muchos recién nacidos nacen con graves malformaciones.

Sin embargo, la TCDD también tiene un efecto teratogénico, es decir, daña al feto en el útero. Incluso tres generaciones después de su uso, muchos bebés nacen en Vietnam con graves malformaciones o enfermedades.

Se calcula que entre dos y cuatro millones de personas están afectadas por los efectos tardíos, y al menos 100.000 niños nacieron con discapacidades.

Además de las graves deformidades, se considera que más de 20 enfermedades son consecuencia directa del agente naranja, entre ellas labio leporino y paladar hendido, hendiduras en la columna vertebral, deficiencias inmunológicas, trastornos nerviosos, diabetes y enfermedad de Parkinson.

Cánceres como la leucemia, el cáncer de próstata y otros también se consideran efectos tardíos del agente naranja. Aunque no se ha podido demostrar una relación directa entre la formación de tumores y el agente naranja, se ha demostrado que la dioxina es cancerígena.

Además, la TCDD es muy persistente, por lo que permanece en el medio ambiente durante mucho tiempo. Por lo tanto, incluso más de 45 años después del final de la guerra, el veneno pulverizado todavía puede encontrarse en el suelo y el agua y, por lo tanto, en el ciclo alimentario.

¿Quién fabricó el agente naranja?

El agente naranja fue fabricado y suministrado a las fuerzas armadas estadounidenses por, entre otras, las empresas estadounidenses Dow Chemical y Monsanto, que hoy pertenece al grupo Bayer.

Durante la fase más intensa de la guerra de Vietnam, entre 1967 y 1968, el agente naranja fue también el más rociado. Esto provocó cuellos de botella en el suministro, por lo que también se compraron productos intermedios a la empresa química checa Spolana para su producción. Dow Chemical también negoció con la empresa farmacéutica alemana Boehringer Ingelheim para obtener una licencia para un proceso de producción de ácido T que se utilizaría con fines militares. Sin embargo, Boehringer Ingelheim rechaza la acusación de haber contribuido directa o indirectamente, por ejemplo a través de precursores o materias primas, a la producción del agente naranja. Según la empresa farmacéutica alemana, el acuerdo de licencia con Dow Chemical nunca llegó a materializarse.

Hasta ahora, las víctimas vietnamitas no han recibido ninguna compensación

Hasta ahora, las víctimas vietnamitas no han recibido ninguna compensación

¿Se considera al agente naranja como un arma química?

Como resultado del uso generalizado, los soldados estadounidenses también fueron fumigados con el agente naranja. Cuando se reconoció la conexión entre los daños a su salud y la dioxina, soldados afectados presentaron demandas colectivas contra varias empresas fabricantes.

En 1984 se llegó a un acuerdo extrajudicial. Al año siguiente, siete empresas crearon un fondo de 180 millones de dólares para el pago de indemnizaciones. Esta fue la cantidad más alta jamás pagada en un acuerdo hasta ese momento.

En los diez años siguientes, el fondo pagó 197 millones de dólares a 52.000 veteranos y supervivientes.

Las víctimas vietnamitas, en cambio, no han recibido ninguna indemnización hasta la fecha. En 2005 se desestimó la correspondiente demanda colectiva en Estados Unidos. El uso del agente naranja "no era una guerra química" y, por tanto, no constituía una violación del derecho internacional.

(gg)

El artículo fue actualizado el 11/05/2021 para incluir la declaración de Boehringer Ingelheim.

DW recomienda