Afganistán se cobra otras tres vidas alemanas | Política | DW | 15.08.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Afganistán se cobra otras tres vidas alemanas

Tres alemanes se suman al cruento saldo de víctimas de la violencia en Afganistán. A pesar de que los tristes casos se suman los políticos alemanes no dudan de la importancia de seguir en esta misión internacional.

No debemos retroceder ante el terror de los talibanes

"No debemos retroceder ante el terror de los talibanes"

En un atentado en la capital afgana, según informes de la Policía local, un convoy diplomático fue detonado. Aunque la información es todavía escueta se trataba de empleados de la Oficina Federal de Investigación Criminal destinados en la Embajada alemana. Hay al parecer una persona herida, cuya nacionalidad no se ha confirmado. Mientras que el ministerio alemán de Relaciones Exteriores no ha realizado declaraciones al respecto, los talibanes afganos reivindican en una página web el atentado. Según informan las agencias, el jefe policial del distrito de Bagrami, al sureste de Kabul, detalló que el convoy fue alcanzado por una bomba activada por control remoto. El atentado ocurrió camino a una base de entrenamiento afgana y de la OTAN.

Balance violento

Las víctimas alemanas de la violencia en Afganistán se van sumando: hace menos de tres meses que tres soldados alemanes murieron en un atentado suicida en Kundus; desde hace cuatro semanas un ingeniero germano se encuentra secuestrado en poder de las milicias radicales islamistas talibanes. Y los muertos pesan en la balanza de una percepción general: ¿no podrían ahorrarse los alemanes estas pérdidas?

Reacciones políticas

Al respecto, el secretario general de la Unión Cristianodemócrata, Ronal Pofalla, hizo expresa su condolencia, a la vez que recalcó la importancia y la relevancia de la presencia alemana en esa misión. “No debemos retroceder ante el terror de los talibanes”, declaró a la prensa. El líder de los Liberales, Guido Westerwelle aseveró estar muy conmovido y recalcó la loable labor de las víctimas “que trabajaron por la seguridad y la estabilidad en un país profundamente herido”.

Por su parte, el líder de los socialdemócratas, Kurt Beck aclaró que si bien estas pérdidas deben ser tenidas en cuenta en el debate en torno a la prolongación de la presencia alemana en Afganistán, una decisión de esa envergadura no debe ser una reacción a un golpe de esta clase. Alemania tiene que seguir aportando al proceso de reconciliación y normalización de ese país, opina Beck haciéndose eco de las palabras del ministro alemán del Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

Ni atentados, ni secuestros, tampoco muertos civiles o militares parecen hacer dudar a la política alemana de la importancia de participar en esta guerra sin cuartel. Algunos políticos de los Verdes, sin embargo, exigieron al Gobierno la presentación de todos los detalles y los riesgos antes de decidir acerca de la prolongación de las misiones del Ejército alemán.

Siga leyendo: Tres mandatos, gran confusión

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda

Publicidad