Afganistán rechaza la hoja de ruta propuesta por Estados Unidos | El Mundo | DW | 08.03.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Afganistán rechaza la hoja de ruta propuesta por Estados Unidos

Nuestra "dependencia" exterior no significa que "debamos aceptar peticiones ilegítimas", dijo el gobierno afgano sobre la propuesta del secretario de Estado estadounidense Antony Blinken.

El Gobierno afgano rechazó este lunes (08.03.2021) la propuesta hecha en una carta por el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, de acelerar las negociaciones de paz con los talibanes, estancadas desde hace semanas, y que incluirían "un acuerdo negociado y un alto el fuego".

"Nuestra pobreza y dependencia del mundo exterior no significan que debamos aceptar peticiones ilegítimas", denunció el primer vicepresidente afgano, Amrullah Saleh, en un evento en Kabul un día después de que la carta de Blinken dirigida al presidente afgano, Ashraf Ghani, fuese filtrada a los medios afganos.

Saleh reconoció que la relación de Kabul "con el mundo occidental y los Estados Unidos es fundamental y se basa en intereses mutuos", pero afirmó que, aunque las potencias extranjeras son libres de decidir sobre su presencia militar en Afganistán, no lo son sobre el destino de la nación asiática. El vicepresidente afgano no fue el único en mostrar su descontento con la carta, que el propio New York Times describió como "inusualmente contundente". El parlamentario Arif Rahmani, por ejemplo, escribió en Twitter que la misiva era una "orden y una carta amenazante".

"Los americanos y los occidentales están en su derecho de organizar conferencias, dar entrevistas, escribir cartas y negociar con los talibanes sobre qué hacer con los 2.500 soldados estadounidenses y los varios miles de soldados de la OTAN. Y también es nuestro legítimo derecho el de no someter el destino de 35 millones de afganos al calendario de otros", dijo el vicepresidente, que dijo también querer la paz, "pero no una paz dictada".

lgc (efe/dpa)

DW recomienda