Afganistán: Alemania comenzará una costosa retirada | Alemania | DW | 29.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Afganistán: Alemania comenzará una costosa retirada

Aunque las Fuerzas Armadas de Alemania han ejecutado varias misiones militares en el extranjero, el esfuerzo logístico implícito en su retirada de Afganistán –que es inminente– promete ser una tarea ardua y onerosa.

Las Fuerzas Armadas alemanas se retirarán de Afganistán a finales de 2014. Hasta entonces, cerca de 1.200 vehículos blindados y 4.800 contenedores llenos de armas, municiones, computadoras y otros equipos deberán haber sido transportados de regreso a Alemania. Aunque la Bundeswehr ha ejecutado varias misiones militares en el extranjero, el esfuerzo logístico implícito en esta repatriación de su arsenal no tiene precedentes, informan fuentes oficiales. Abandonar el territorio afgano promete ser una tarea ardua y costosa.

Los campamentos más pequeños –como el de Faizabad, en el noreste de Afganistán– fueron desmontados en los últimos meses, los soldados estacionados en la provincia septentrional de Kunduz empiezan a hacer sus maletas poco a poco y algunos transportes de mudanza ya están en camino. El Ejército germano aspira a salir del norte de Afganistán antes de que comience el invierno para evitar las complicaciones adicionales que el mal tiempo suele traer consigo. Los soldados y el arsenal tienen 5.000 kilómetros de vuelo por delante.

El hecho de que Afganistán no tenga acceso al mar es el factor que hace tan complicada la logística de la retirada. En lugar de embarcar todo el armamento y los equipos en un buque para hacer una sola travesía, el Ejército germano debe emplear medios de transporte alternativos y repartir las cargas. El primer tramo del viaje de regreso a Alemania tiene 180 kilómetros de longitud y conduce a Mazar-e Sharif, capital de la provincia de Balj y principal base de operaciones de la Bundeswehr en el país asiático.

El hecho de que Afganistán no tenga acceso al mar es el factor que hace tan complicada la logística de la retirada.

El hecho de que Afganistán no tenga acceso al mar es el factor que hace tan complicada la logística de la retirada.

¿Una retirada prematura?

El material militar más sensible, como las piezas de artillería blindadas, serán transportadas por aire directamente a la ciudad alemana de Leipzig. Las Fuerzas Armadas estiman que el costo de los vuelos superará los 150 millones de euros. El resto del arsenal será llevado a Alemania por otras tres vías. La ruta del norte se cubrirá por ferrocarril y atravesará Uzbekistán, Kazajistán, Rusia y la comarca báltica. La ruta del sur se recorrerá por tierra o por aire hasta la ciudad paquistaní de Karachi y continuará por barco.

La ruta principal, la que lleva hasta Mazar-e Sharif, también contempla el desplazamiento de armamento por aire hasta la ciudad turca de Trapisonda, ubicada a orillas del mar Negro. En ese puerto, Alemania ha erigido instalaciones especialmente para agilizar el proceso de retirada de Afganistán. El armamento que llegará por aviones desde Mazar-e Sharif será colocado en barcos civiles que luego atravesarán el estrecho del Bósforo, el estrecho de Gibraltar y el canal de la Mancha para poder llegar al puerto alemán de Emden.

El coronel York Barón de Rechenberg, comandante de la Bundeswehr en Afganistán, debía quedar liberado de sus responsabilidades dentro de poco, pero aceptó quedarse hasta que los soldados alemanes terminen de salir de Kunduz. A su juicio, las fuerzas de seguridad y la administración afganas están en capacidad de cumplir sus misiones sin apoyo de las Fuerzas Armadas germanas. Pero el general Khalil Andarabi, comandante de la policía nacional afgana en Kunduz, no está muy seguro.

Andarabi sostiene que a las autoridades locales les sigue faltando arsenal y equipos como los de los alemanes. “Esas carencias dificultan nuestro trabajo. A mí me parece que la retirada de los alemanes es prematura. Nuestros amigos alemanes habrían podido esperar a que se celebraran las elecciones presidenciales de 2014 para salir de Afganistán”, señala el general.

DW recomienda

ADVERTISEMENT