Adiós a las víctimas del Airbus, al tiempo que se reconstruye la tragedia | Política | DW | 03.06.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Adiós a las víctimas del Airbus, al tiempo que se reconstruye la tragedia

Mientras no estaba confirmada, podía dársele mínimo esquinazo a la peor de las noticias. Pero desde ayer se sabe con seguridad que el vuelo 447 de Air France cayó al Atlántico. Francia y Brasil están de luto.

default

El vuelo 447 de Air France se precipitó al Atlántico.

La triste noticia la daba a conocer el Gobierno brasileño cuando en Europa empezaba a caer la noche. Un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) había divisado a unos 640 kilómetros de la isla Fernando de Noronha un conjunto de fragmentos que se extendían formando una franja de cinco kilómetros sobre las aguas del Atlántico.

Der Brasilianische Verteidigungsminister Nelson Jobim sprich auf einer Pressekonferenz zum Air France Unglück

Nelson Jobim, ministro de Defensa brasileño.

"No es probable que la marea haya reunido cinco kilómetros de materiales. Nuestra opinión es que se trata de partes del Airbus. No cabe duda", declaraba el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim. Los objetos avistados pertenecían seguramente al fuselaje del avión desaparecido, continuaba narrando el ministro. Horas antes, la aeronáutica brasileña había hallado en la misma zona un asiento de avión y un flotador color naranja.

Hoy prosiguieron los trabajos de búsqueda y la FAB continuó topándose con restos metálicos, incluso con uno de siete metros de diámetro, a 90 kilómetros al sur del lugar en el que se había detectado el reguero de piezas anterior. Además, los equipos de rastreo localizaban una mancha de combustible de 20 kilómetros de extensión.

Entre la esperanza y la desesperanza

En el Hotel Windsor de Río de Janeiro permanecen alojados los familiares de las víctimas. La incertidumbre es el peor de los sentimientos, pero al mismo tiempo mantiene viva la esperanza. Hasta que la caída del avión no pudo confirmarse, quienes no estaban dispuestos a rendirse ante la falta de evidencias se aferraban a la idea de que el Airbus hubiera llevado a cabo un aterrizaje de emergencia, o tal vez un grupo terrorista lo mantuviera secuestrado en algún lugar lejos del alcance de los radares.

La confirmación de que el vuelo 447 de Air France se precipitó al Atlántico no quiebra, sin embargo, los ánimos de algunos. Ya el mismo domingo la aerolínea descartaba la posibilidad de encontrar sobrevivientes; ayer lo hacía el Ministerio de Defensa brasileño. Pero los Hércules de la FAB no han encontrado aún ningún cadáver: "todavía tengo esperanzas", decía Osvaldo Seba, cuya hija Luciana se encontraba a bordo del aparato. Otros han perdido las fuerzas para enfrentarse a lo que parece evidente: "ya no tengo esperanzas de encontrar a mis padres", afirmaba el abogado brasileño Marco Tulio Marques.

Localizar a las víctimas del siniestro va a ser un trabajo extremadamente difícil. "El aparato cayó en medio del Atlántico", en una zona donde el mar es especialmente profundo y el lecho submarino muy montañoso, recordó Paul Louis Arslanian, director de la autoridad francesa a cargo de las investigaciones. Y lo mismo vale para la desaparecida caja negra.

No se trabaja con hipótesis

Para el esclarecimiento de las causas del accidente, la caja negra se considera fundamental. Pero tal vez, dependiendo de la profundidad a la que se encuentre, ésta no llegue a localizarse jamás. "Como no flota, la caja negra podría estar a una profundidad de 2.000 a 3.000 metros. Será muy difícil rescatarla”, admitió el ministro de Defensa brasileño.

Tanto Jobim como Arslanian y las restantes autoridades competentes evitan especular sobre los motivos que llevaron a la tragedia. Ni la teoría del rayo, ni la de la explosión en pleno vuelo, ni ninguna de las restantes que han circulado estos días por la prensa superan la categoría de hipótesis y “si trabajásemos con hipótesis, podríamos suspender las búsquedas", sentenció el ministro brasileño.

Lo único seguro hasta ahora es que el aparato atravesó una zona de tormentas y envió varios mensajes de error, aunque no una señal de emergencia, lo que equivale, en opinión de Arslanian, a "no saber nada". "Prepárense para que las investigaciones duren mucho", añadió el experto.

228 velas en Notre Dame

Flugzeug Airbus Absturz Brasilien Frankreich Trauergottesdienst Notre Dame

Una ceremonia en la catedral de Notre Dame recuerda a los ocupantes del AF 447.

Mientras tanto, lo que se ha preparado es la despedida de los ocupantes del AF 447: 61 franceses, 58 brasileños, 26 alemanes, dos españoles, un argentino y otras 68 personas de 27 nacionalidades, además de los 12 miembros de la tripulación entre los que se encontrarían al menos una argentina y un brasileño.

Minutos después del trágico anuncio hecho por el ministro de Defensa, Brasil dictaminó tres días de luto oficial en recuerdo de las víctimas. Hoy, la catedral de Notre Dame aparecía iluminada por 228 velas. Junto a los ciudadanos de a pie que abarrotaban hasta el último rincón de la iglesia parisina, personalidades como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, su mujer, Carla Bruni, otros miembros del Gobierno galo y el embajador alemán en París quisieron asistir a la ceremonia que se celebraba a orillas del Sena. Finalizada ésta, el cardenal invitó a los familiares de los accidentados a que recogieran una vela y se la llevasen a casa. Con los acordes del réquiem de Verdi Libera me Domine, fueron subiendo las escaleras del altar.

Autor: dpa

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Publicidad