Abiy Ahmed es investido como primer ministro de Etiopía, en medio del conflicto en Tigré | El Mundo | DW | 04.10.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Abiy Ahmed es investido como primer ministro de Etiopía, en medio del conflicto en Tigré

El primer ministro etíope Abiy Ahmed fue investido para un segundo mandato de cinco años, en el que deberá enfrentar numerosos desafíos como el conflicto en la región de Tigré, en el norte del país, que lleva ya meses.

Abiy Ahmed juró el cargo como primer ministro de Etiopía para un mandato de cinco años, tras ser proclamado vencedor en las elecciones generales celebradas el pasado 21 de junio, y bajo la sombra del conflicto armado en el Tigré (también llamado Tigray) y la presión internacional para permitir el acceso humanitario a esa región norteña.

En su discurso de apertura de la ceremonia, la presidenta etíope, Sahlework Zewde, culpó a los rebeldes de Tigré por el conflicto que estalló en la región hace más de 10 meses y se expandió durante los últimos meses a las regiones vecinas de Afar y Amhara.

La mandataria subrayó la necesidad de abordar el aumento del coste de vida en el país y el desempleo, así como la importancia de alcanzar un consenso nacional tras al aumento de los choques interétnicos en el país durante el último año.

Varios presidentes africanos se desplazaron a la capital etíope para asistir a la ceremonia de investidura de esta tarde, entre ellos el jefe de estado de Nigeria, Muhammadu Buhari; de Senegal, Macky Sall; de Somalia, Mohamed Abdullahi Farmajo, y de Yibuti, Ismail Omar Guelleh.

Aplastante victoria electoral

El Partido de la Prosperidad (PP), liderado por Abiy, fue declarado el pasado 10 de julio por la Junta Electoral Nacional de Etiopía (NEBE) ganador de los comicios, cuando logró 410 de las 436 circunscripciones representativas de ese número de escaños en la Cámara baja que concurrieron a las urnas.

En las elecciones, los etíopes eligieron a los diputados de la Cámara baja que escogen, a su vez, al primer ministro (jefe del Gobierno y máxima autoridad del Estado).

El pasado 30 de septiembre se celebró una segunda ronda de las elecciones generales en las regiones Somalí (este), Harari (centro-este) y la Región de las Naciones y Nacionalidades de los Pueblos del Sur, donde las irregularidades y los problemas de seguridad impidieron que tuvieran lugar las votaciones en junio, con el fin de elegir a 47 diputados de la Cámara baja, de un total de 547 asientos.

Estos comicios, anunciados como los más democráticos de la historia de Etiopía, suponían la primera prueba ante las urnas de Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, desde su llegada al poder en 2018 con un programa muy reformista.

"Bloqueo de facto" del acceso humanitario al Tigré

La elección de Abiy se ve, sin embargo, ensombrecida por el conflicto armado entre el Gobierno federal y la región de Tigré, que sufre un "bloqueo de facto" del acceso humanitario, según las Naciones Unidas.

Además, casi siete millones de personas afrontan una "crisis de hambre" en el norte de Etiopía por la guerra, advirtió el pasado mes el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Aunque Etiopía celebra elecciones desde 1995, ninguna votación fue realmente competitiva a excepción de los comicios de 2005, en los que la disputa por los resultados causó graves disturbios y la muerte de al menos 200 manifestantes a manos de la Policía, así como el encarcelamiento de líderes de la oposición.

rml (efe, afp)

DW recomienda