A Lisboa se llega vía Madrid | Futbol Internacional | DW | 12.04.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

A Lisboa se llega vía Madrid

Para defender el título de la Champions League el Bayern Múnich tendrá que superar en la semifinal de la competencia al Real Madrid, quizás el rival más accesible que pudo haberle correspondido al club alemán.

Al conocerse el resultado del sorteo de los cruces de la semifinal de la Champions League la primera reacción del Bayern Múnich fue reveladora: el representante del club alemán, la leyenda del fútbol bávaro Paul Breitner, no pudo ocultar una sonrisa de oreja a oreja.

Por su mente seguramente pasaron a toda velocidad las escenas del partido de cuartos de final de la competencia jugado esta semana por el club español. Entonces el Dortmund derrotó al Real Madrid por 2-0, estuvo a poco de complicarle el paso a la siguiente fase de la competencia, y desnudó todos los puntos débiles de una de las plantillas más costosas del fútbol internacional.

Con el azar soplando a favor

El Bayern sabe que de todos los rivales posibles, le correspondió en suerte enfrentar al más cómodo. Atlético Madrid, con la motivación que trae y el excelente momento deportivo y emocional que atraviesa, hubiera sido el obstáculo más elevado en su camino a la final que se jugará en Lisboa.

El Chelsea también lucía como otro escollo difícil de superar. Si hay alguien que conozca muy bien las recetas de los antídotos al fútbol que propone el Bayern de Pep Guardiola, ese es el entrenador José Mourinho. Además, no es solo que su equipo se coronó campeón de la Champions League en Múnich en el 2012, sino que él mismo ya le había dado una lección a los campeones alemanes en la final que ganó en el 2010 al frente del Inter Milán.

Por todo esto los ingleses habrían llegado llenos de confianza en sí mismos a Alemania, sabiendo que no se trataría de lograr una hazaña, sino de repetirla. La suerte, sin embargo, decidió otra cosa. El sorteo le dejó al Bayern Múnich la mejor noticia que podría esperar.

El primer partido de la semifinal lo cumplirá fuera de casa, ante un Real Madrid que es poderoso cuando ataca con Cristiano Ronaldo, Gareth Bale o Karim Benzema, pero se complica cuando tiene que defender, algo que no hace con propiedad, y que por cierto tampoco tiene muy arriba en la lista de su repertorio táctico.

El Real Madrid tendrá dos graves problemas en la semifinal. Primero, el necesitar el balón para atacar, una herramienta que el Bayern no le presta al adversario. Dos, su agresiva defensa, que ofrecerá a los bávaros lo que mejor explotan y usualmente más les cuesta conquistar en este tipo de partidos: espacios libres.

Al Atlético Madrid y al Chelsea no les hubiera causado ninguna vergüenza plantear ante el Bayern un duelo meramente defensivo, paciente y disciplinado. Para el Real Madrid de Carlo Ancelotti esperar y reaccionar va en contra de su credo, el cual, de no cambiar, terminará dándole ventajas al Bayern Múnich.

El ataque del Real Madrid, liderado por Cristiano Ronaldo, intimida, pero su defensa es frágil.

El ataque del Real Madrid, liderado por Cristiano Ronaldo, intimida, pero su defensa es frágil.

Convicción absoluta

Eso explica que Paul Breitner haya reaccionado con tanta seguridad al conocer el nombre del rival en semifinales. “Aunque Real Madrid es mi segunda familia futbolística porque jugué con el club, yo confío en el Bayern. Nuestro equipo está en una gran situación, en capacidad de ganar nuevamente el triple y convertirse en el primer campeón de la Champions League en defender el título”.

Esas declaraciones fueron respaldadas por el directivo Karl-Heinz Rummenigge, quien anunció: “Van a ser dos partidos atractivos pero muy duros, eso se los adelanto. Real no es un equipo que se esconda atrás, lo respetamos pero sabemos que tenemos la oportunidad de lograr algo histórico: defender el título. Nosotros creemos en ello”.

Rummenigge y Breitner no pierden de vista el positivo balance del Bayern enfrentando al Real Madrid: 20 partidos con 11 victorias, dos empates y siete derrotas. El promedio de goles es de 33-26. La última vez que se enfrentaron fue en la semifinal de la Champions League de la temporada 2011/2012, cuando los de Múnich se impusieron en los penaltis.

Esta vez el Bayern, cerrando la serie en casa, está en ventaja. Al Real Madrid, como se apreció en los cuartos de final contra el Dortmund, no le basta golear en el Santiago Bernabéu para sellar la eliminación del rival. Eso lo saben ya tanto en Alemania como en España.

Por eso no sorprende que los responsables del Real Madrid hayan acudido al aspecto emotivo, y a darle un pellizco al orgullo de sus jugadores, al comentar el cruce en semifinales contra el Bayern. “El de Múnich es un club con una extraordinaria organización, uno de los mejores equipos del mundo, defensor del título de la Champions League. Pero el Real Madrid está por cuarta vez consecutiva en la semifinal de la Champions League, esta vez creemos en llegar a la final y contamos con los jugadores”, sentenció Emilio Butragueño.

El entrenador Ancelotti recordó por su parte: “Estamos muy motivados disputando tres títulos y eso nos da mucha alegría. La serie será difícil para ambos”. Mientras tanto en el Bayern hablan de una fiesta, y no son pocos los aficionados planeando ya el viaje a Lisboa.

DW recomienda

Publicidad