9 de noviembre: un día cargado de historia | Alemania | DW | 09.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

9 de noviembre: un día cargado de historia

El 9 de noviembre es un día cargado de historia en Alemania. Desde tristes a alegres, en esa fecha han tenido lugar varios acontecimientos: decisivos sucesos para el destino del país, todos ocurridos… un 9 de noviembre.

default

Philipp Scheidemann proclama la República Alemana, el 9 de noviembre de 1918.

Este 9 de noviembre se celebra el 22 aniversario de un hecho que cambió el mundo: la caída del Muro de Berlín, en 1989. Menos de un año después, el 3 de octubre de 1990, se reunificaba Alemania, después de una división que duró 41 años. La desaparición de la última dictadura sobre suelo germano, el régimen comunista de la República Democrática Alemana, se llevó consigo a los restantes "socialismos reales" del mapa europeo. Concluía el conflicto este-oeste. Ese 9 de noviembre de 1989 fue un día decisivo para el destino de Alemania y Europa, pero no el único. En el calendario histórico alemán, la fecha aparece marcada como significativa en más de una ocasión.

9.11.1918: el fin de la monarquía

Philipp Scheidemann

Philipp Scheidemann

"¡Viva la República!", 1918. El 9 de noviembre de 1918, el socialdemócrata Philipp Scheidemann salió al balcón del Reichstag berlinés. "Trabajadores y soldados: sed conscientes de la importancia histórica de este día", gritó el político, "algo inaudito ha sucedido. La tarea que nos espera es grande e impredecible. ¡Todo para el pueblo, todo por el pueblo! Nada debe acontecer que deshonre al movimiento obrero. Manteneos unidos, sed fieles y conscientes de vuestras obligaciones. ¡Viva lo nuevo! ¡Viva la república alemana!". Estas palabras anunciaban el final del reinado del emperador Guillermo II y el comienzo de la República de Weimar.

9.11.1923: intento de golpe de Estado de Hitler

Adolf Hitler

Adolf Hitler en prisión, después del intento de golpe de Estado del 9.11.1923.

La primera democracia alemana lo tuvo difícil desde el principio. Tanto por la izquierda como por la derecha se quiso acabar con ella. El 9 de noviembre de 1923, los nacionalsocialistas marcharon armados por las calles de Múnich, guiados por Adolf Hitler y con el apoyo del general Erich Friedrich Wilhelm Ludendorff. El intento de golpe fracasa estrepitosamente. Diez años más tarde, el líder nazi tomaría, sin embargo, el poder y llevaría al mundo a una de sus mayores catástrofes: la II Guerra Mundial.

9.11.1938: arden las sinagogas

Reichskristallnacht in Berlin

Sinagoga incendiada, en Berlín, el 9.11.1938.

Ensayo general del Holocausto, 1938. Camino a la segunda Gran Guerra, a los judíos les fueron quitados sistemáticamente todos sus derechos, antes de pasar, a partir de 1942, a ser víctimas del exterminio sistemático. El 9 de noviembre de 1938, las sinagogas ardían en todo el país. Los comercios de propietarios judíos fueron saqueados; unos 100 judíos asesinados; 26.000 deportados a campos de concentración. En alemán, al pogromo se le denominó cínicamente "noche de los cristales del imperio", lo que en español pasó a denominarse la "Noche de los Cristales Rotos". Aquí se estaba asistiendo al "ensayo general" del Holocausto. Robert Ley, el jefe del Frente de Trabajadores Nacionalsocialistas, no ocultaba las intenciones de los suyos: "Judas tiene que caer y caerá. ¡Judas tiene que ser y será eliminado! Ésta es nuestra sagrada creencia".

9.11.1989: cae el Muro de Berlín

Flash-Galerie Revolution in Osteuropa 1989 Bild 17 DDR Demonstration Alexanderplatz

Manifestación en Berlín Oriental, el 4 de noviembre de 1989. Cinco días después caería el Muro.

Cae el Muro de Berlín, 1989.Entre los 9 de noviembre históricamente relevantes, el de 1938 representa el capítulo más oscuro. Todo lo contrario que el de 1989, el día en que cayó el Muro de Berlín. "Increíble" fue la palabra más escuchada durante aquella noche. Nadie se esperaba que la frontera de la RDA fuera a abrirse. Las protestas contra el Politburó y el Partido llevaban meses sucediéndose. Miles de personas habían huido del país a través de Hungría y las embajadas alemanas en otros Estados comunistas. La presión para que se concedieran permisos de viaje crecía día a día. Cuando en una rueda de prensa internacional se anunció que tales autorizaciones serían otorgadas inmediatamente, ya no hubo marcha atrás posible.

Una masa de personas se lanzó contra las fronteras que partían en dos Berlín. La alegría explotó. "Primero sólo nos dejaban salir de uno en uno pero después han tenido que abrir la valla. Y ahora podemos pasar todos sin enseñar el pasaporte, podemos irnos sin nada. Sin controles. Ni siquiera llevo encima una identificación", decía feliz un ciudadano de la RDA.

Con el primer agujero en el Muro de Berlín se inició el derrumbe de todo el sistema político que durante casi medio siglo había dominado en la parte oriental del país. Por cuarta vez, un 9 de noviembre hacía historia en Alemania.

Autor: Marcel Fürstenau/ Luna Bolívar
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad