75 años de India: ¿de encantadores de serpientes a superpotencia? | El Mundo | DW | 14.08.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Aniversario de la Independencia de la India

75 años de India: ¿de encantadores de serpientes a superpotencia?

India cumple un rol cada vez más relevante en el escenario internacional. Sin embargo, a nivel interno vive divisiones socioeconómicas que siguen lastrando su progreso a 75 años de su independencia, opina Isha Bhatia.

Un operario de la fábrica de electrónica de TMEIC en Tumakuru, al noroeste de Bangalore, en una imagen de archivo.

Un operario de la fábrica de electrónica de TMEIC en Tumakuru, al noroeste de Bangalore, en una imagen de archivo.

Hace un tiempo, un anciano alemán me hizo una pregunta que no he podido olvidar. El señor, de unos setenta años, dijo: "Recuerdo que cuando estaba en la escuela nos decían que India era un país del tercer mundo, un país pobre que necesitaba nuestra ayuda. Así que los niños juntamos dinero y lo enviamos a India".

Con una mirada curiosa en su rostro, continuó: "Hoy leo en los periódicos que India es un centro mundial de la informática, una capital de las empresas emergentes. ¿Usaron ustedes, los indios, todo nuestro dinero para comprar computadores?".

La pregunta, aunque de naturaleza ingenua, fue un indicador de cómo la imagen de India había cambiado en las últimas décadas. No fue hace mucho tiempo que el país era representado en Occidente con imágenes de encantadores de serpientes, vacas caminando por las calles y personas montadas en elefantes. Sin embargo, en los últimos 75 años India ha dejado su huella en la tecnología espacial, las telecomunicaciones, la agricultura, la producción de energía y la biotecnología, por mencionar unos pocos campos. India tiene más de 750 millones de usuarios de internet, lo cual muestra lo rápido que el país ha progresado en la era digital.

Isha Bathia.

Isha Bathia.

La creciente influencia india

Atrás quedaron los días en que la pobreza y la desigualdad eran romantizadas en la cultura popular. Hoy, India está trabajando para convertirse en el mayor productor mundial de energía renovable. En su objetivo por ser en una potencian global, India está aumentando sus vínculos comerciales tanto con Oriente como con Occidente.

El ex primer ministro australiano Tony Abbott escribió hace poco que "India ha surgido como una superpotencia democrática, más que capaz de brindar el liderazgo que el mundo a menudo necesita (...) Si el mundo libre tiene que tener un liderazgo en los próximos 50 años, es probable que sea India".

No se puede negar que la comunidad internacional mira hacia India hoy más expectante que nunca. La invasión de Rusia a Ucrania es un factor clave en esas crecientes expectativas. India surge como un jugador cada vez más relevante en el escenario mundial. Actualmente, es la quinta economía más grande del mundo por PIB y la tercera más grande por paridad de poder adquisitivo.

Carencias en el frente doméstico

Con su enfoque no alineado, la política exterior de India está dando resultados. Pero a nivel interno, todavía queda mucho por hacer.

El gobierno indio afirma que puede convertirse en una economía de 4,8 billones de dólares para 2025. Pero sin una serie de reformas económicas sustanciales, esto podría quedar como un simple sueño para la mayor democracia del planeta. Inflación, desempleo, élites divididas en facciones, fracturas socioeconómicas en el nombre de la casta y los problemas idiomáticos y religiosos son desafíos acuciantes que el país enfrenta después de 75 años de independencia.

Las tensiones entre hindúes y musulmanes solo han empeorado en los últimos ocho años. Es como si la política británica de divide y vencerás hubiera regresado. Los recientes comentarios islamófobos de un funcionario del partido gobernante BJP muestran cómo aumenta el discurso de odio en el país. El primer ministro Narendra Modi siempre ha evitado condenar o siquiera comentar las tensiones que afectan al país.

Es preocupante que India ocupe el puesto 150 entre 180 países en el Índice de Libertad de Prensa publicado en 2022 por Reporteros sin Fronteras. Es lo más bajo que ha llegado India en este listado nunca. India tiene también un puntaje bajo en el Índice de Libertad Académica, con un AFI de 0,352, que lo ubica al nivel de países como Arabia Saudita y Libia.

Peor aún, India ocupó el puesto 101 de 116 países en el Índice Global del Hambre 2021. Cerca del 25 por ciento de los niños indios sufren de malnutrición y más de 190 millones se van a dormir cada noche sin haber cenado algo.

La elección correcta

Por ello, no puede sorprendernos que en el Índice Global de Felicidad, India haya caído hasta el puesto 140, debajo de Pakistán, Bangladesh y China. La infelicidad y el descontento se están extendiendo por todo el país.

En las últimas siete décadas, India ha gastado enormes cantidades de energía y recursos para enfrentar los desafíos de seguridad con sus vecinos Pakistán y China. No hay duda alguna de que esas preocupaciones no pueden ni deben ser ignoradas. Sin embargo, es de suma relevancia que India canalice sus energías en pos de resolver sus problemas internos.

Más de la mitad de la población india tiene menos de 25 años. El país deberá garantizar la educación, el empleo y la felicidad para esa juventud. Sin este cambio de paradigma, pasarán otros 75 años antes de que India logre su objetivo de convertirse en una superpotencia mundial. (dzc/lgc)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema