Venezuela: Maduro sataniza a Obama | América Latina | DW | 05.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela: Maduro sataniza a Obama

Nicolás Maduro, nombrado presidente de Venezuela tras las controvertidas elecciones del 14 de abril, acusa a Barack Obama –“jefe mayor de los diablos”– de apoyar a sus opositores para desestabilizar al país suramericano.

Crece la tensión entre Caracas y Washington: el venezolano Nicolás Maduro, nombrado presidente de la nación suramericana tras las controvertidas elecciones del 14 de abril, acusó al mandatario estadounidense, Barack Obama, de apoyar a grupos opositores que, a sus ojos, intentan desestabilizar al país. “No queda duda de que es el propio Obama quien está detrás del financiamiento de esta derecha que quiere embochinchar y destruir la democracia”, dijo el líder del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) este 4 de mayo.

Las declaraciones de Maduro secundaron las críticas que la Cancillería venezolana había dirigido a Obama previamente. El hecho de que el hombre fuerte de Washington opinara que el pueblo venezolano debía elegir a sus gobernantes en “elecciones legítimas” no fue bien recibido por el estamento chavista. Con más ironía que verdadera deferencia, Maduro dijo estar dispuesto a dialogar con la oposición venezolana y hasta con el “jefe mayor de los diablos”, aludiendo a Obama, quien emprendió una breve gira por América Latina esta semana.

Maduro aseguró también que los episodios de violencia registrados en el Congreso venezolano habían sido “planificados” antes de que Obama viajara a México y Costa Rica, sugiriendo nuevamente que las acciones de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos opositores, son coordinados con o desde la Casa Blanca. Maduro hacía referencia a una sesión parlamentaria en la que se le negó el derecho de palabra a los diputados de la oposición que no lo reconocieran como presidente legítimo de Venezuela.

El presidente estadounidense, Barack Obama, al llegar a Costa Rica.

El presidente estadounidense, Barack Obama, al llegar a Costa Rica.

¿Una insinuación ridícula?

Varios congresistas de la MUD resultaron heridos tras ser agredidos por sus homólogos oficialistas, quienes constituyen la mayoría en la Asamblea Nacional. Maduro refutó la afirmación hecha por Obama de que la Casa Blanca tiene informes sobre la violación de los derechos humanos, de la libertad de prensa y de reunión en Venezuela. Por su parte, el ministro de Exteriores, Elías Jaua, sostuvo que al pueblo venezolano le indignaba oír a Obama decir que “el hemisferio completo está viendo la violencia y los ataques a la oposición”.

“Su declaración falaz y destemplada no ayuda a mejorar las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Venezuela. Al contrario, las conducen a un mayor deterioro”, agregó Jaua. Está por verse qué reacciones despierta en Caracas una entrevista televisada este 4 de mayo en Costa Rica, donde Obama calificó de ridícula la insinuación hecha por el Gobierno venezolano de que el ciudadano estadounidense Timothy Hallet Tracy era un espía.

Tracy fue detenido en Venezuela a finales de abril, acusado de atizar protestas estudiantiles tras los comicios presidenciales del 14 de abril. La oposición venezolana no reconoció la estrecha victoria obtenida por Maduro e impugnó los resultados, alegando que habían tenido lugar serias irregularidades electorales. Funcionarios estadounidenses dicen desconocer los detalles del caso y señalan que la liberación de Tracy está siendo manejada a escala privada y no como un asunto bilateral de Venezuela y Estados Unidos.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda