1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Venciendo al alud

Las tragedias ocasionadas por aludes de tierra podrían pasar a formar parte del pasado si llega a buen fin un proyecto científico desarrollado en Alemania.

default

Alud de tierra y lodo en las Filipinas.

La noche del 30 de octubre de 1998, tras una jornada de precipitaciones pluviales extraordinariamente copiosas causadas por el huracán Mitch, un alud de tierra y lodo se precipitó desde el volcán Casitas, en el departamento nicaragüense de Chinandega, hasta varios asentamientos humanos localizados en las cercanías.

En unos cuantos minutos, los pueblos se vieron sepultados por la densa corriente y todo lo que ésta fue capaz de arrastrar consigo. Tres mil personas murieron en esa zona cercana a Posoltega.

Guin saugon Southern Leyte Philippinen Nichts erinnert mehr daran, dass hier ein 3000 Seelen Dorf lag

Paisajes como éste podrían pasar a la historia.

Tragedias como ésta se repiten cada año, en muchas partes del mundo. Pero quizá pasen a formar parte de la historia merced a un descubrimiento científico dado a conocer recientemente en Alemania.

En su oficina, Rafig Azzam, profesor de ingeniería geológica y geología hidráulica en la Escuela Técnica Superior de Renania-Wesftalia, muestra un objeto pequeño y dorado. Es un sensor con antena que se posa cómidamente en la mano del científico de 55 años. Pese a su poco impresionante estampa, el aparato es el centro nervioso de un sistema para la detección temprana de aludes de tierra y lodo.

150 euros, en vez de 200.000

Por supuesto, existen hoy en día sistemas similares, pero son demasiado costosos, dice Azzam: “Si se deseara instalar uno con técnica de monitoreo por radar y rastreador (scanner), el precio sería de 180.000 a 200.000 euros”. Son cantidades que tanto a personas como a gobiernos resultan exorbitantes e inalcanzables.

En cambio, el sensor que nos muestra Azzam en su oficina de Aquisgrán cuesta 150 euros, monto accesible en naciones asiáticas o latinoamericanas. Esto era precisamente lo que buscaban los científicos alemanes que desarrollaron este proyecto: un detector que utilizara técnicas ya establecidas, pero que tuviera un precio mucho menor.

Indien, Erdrutsch nach heftigen Regenfällen

Pueblo devastado por un alud, en la India.

Fuerza y velocidad

Para su invento, el equipo científico partió de los sensores industriales que desde hace tiempo forman parte de la tecnología automovilística. Los aparatos resultantes fueron conectados a tubos, que a su vez fueron enterrados en puntos donde se registran deslaves frecuentes. Se pudo medir con ellos la velocidad y la fuerza del movimiento de la tierra. Se llegó así a la conclusión de que el nuevo método era más efectivo que los hoy utilizados, y la causa es unavez más el precio: gracias a los bajos costos, se puede comparar las lecturas de muchos sensores en vez de confiarse en uno solo.

Por si fuera poco, el sistema de detección temprana desarrollado por los investigadores de Aquisgrán tiene otra ventaja. Dado que nos e

Erdrutsch in Mexiko

Alud de lodo en México, en 2007.

trata de una lectura unitaria, se ayuda así a prevenir falsas alarmas. “Si uso un solo sistema y por alguna causa se posa en él un pájaro, esto repercutirá en una lectura falsa”, dice Azzam. Esto no sucede con el método descubierto por los geólogos alemanes.

Falta desarrollo

No obstante que luce con todas las ventajas para poder salvar vidas en muchas partes del mundo, el sistema aún deberá ser afinado durante algún tiempo, señala Azzam. A fin de que pueda funcionar de manera óptima e incuestionable, los geólogos de la Escuela Técnia Superior de Renania-Westfalia calculan que deberán trabajar por tres años más en este proyecto.

DW recomienda