1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Un poco de Europa, por favor

Cuando los franceses acudan a las urnas el domingo, decidirán también sobre la pregunta: ¿cuánta Europa queremos? En esto su relación con Bruselas siempre ha estado marcada por las contradicciones.

En realidad, poco indica que los franceses se decanten claramente por Europa: casi la mitad de los electores votaron en la primera vuelta de las presidenciales por candidatos euroescépticos. En los debates televisivos siempre se apostó contra Bruselas. Y la populista Marine Le Pen parece ganar votos con sus palabras contra el euro y la libertad de movimiento en Europa.

Le Pen ha repetido como un mantra los últimos meses: fuera de la Unión Europea y del euro. Culpa a la moneda común de la poca competitividad internacional de las empresas francesas y del desempleo. Y a la apertura de fronteras, del terrorismo y la inmigración en masa. Con ese discurso no ha conseguido superar a su contrincante en la segunda vuelta de las presidenciales, Emmanuel Macron; pero su ascenso hasta casi el 40% en las encuestas significa, al menos, que ha tocado la fibra sensible a muchos franceses.

Más información:

El partido de Macron sufre un pirateo "masivo"

Tras el debate, Macron aumenta su ventaja

Alemania y los comicios franceses

Le Pen y Macron juegan sus últimas cartas

¿Repentino cambio?

Tanto más sorprendente es el, de repente, más moderado tono de la candidata de la extrema derecha. La salida del euro no sería una prioridad, dijo. El referéndum para salir de la Unión Europea no lo convocaría en seis meses, sino más adelante. En vez de eso, desde hace meses habla de negociar con los socios europeos y de reformas. Cabe preguntarse, tras este viraje a la moderación justo antes de la elección final, si son realmente los franceses tan euroescépticos como parecen.

Dos estudios contemplan la cuestión de forma diferente. Uno, de la Fundación Bertelsmann, concluye que los franceses valoran positivamente tanto al euro como a la EU, aunque son más pesimistas respecto al futuro que sus vecinos europeos. Isabell Hoffmann, una de las autoras del estudio y experta en Europa de Fundación, saca sus conclusiones para la elección presidencial: "es arriesgado adoptar posiciones euroescépticas en la campaña, si se es muy radical, se pueden ahuyentar más votantes que los que se ganan". Hoffmann interpreta que hay muchos descontentos con su política del día a día, pero no quieren por eso abandonar la Unión Europea.

Frankreich Wahlplakate Macron und Le Pen 2. Runde (picture-alliance/Maxppp/L. Vadam)

¿A favor o en contra de Europa? El domingo eligen los franceses.

Entre la intervención y la moderación

Otro estudio, este del Parlamento Europeo, muestra que los franceses están descontentos, sobre todo, respecto a inmigración y seguridad. Apenas la mitad de los franceses preferiría una mayor involucración de Bruselas en estos temas, que, consideran, no maneja con suficiente determinación. En cambio, respecto a desempleo, más del ochenta por ciento reclama una mayor actuación en la política nacional de las instituciones comunitarias.

"La Unión Europea deberá proporcionar a los franceses lo que esperan de ella", dijo Pierre Vimont. El ex diplomático trabaja como experto en Francia del centro de análisis Carnegie Europa, con sede en Bruselas. Y opina que esperan "una UE capaz de protegerlos de los efectos de la globalización y de la inestabilidad derivada de la competencia desleal" y, aunque mayoritariamente no estén de acuerdo con las políticas de austeridad,  no se les escapa "que es necesario más control presupuestario". Aunque sin muchos sacrificios.

Décadas de amor y odio

Fue un francés, el ministro Robert Schuman, quien ideó en 1958 la Comunidad Europea del Carbón y el Acero, germen de la Unión. Tras medio siglo de altibajos en la relación entre París y Bruselas, fueron también los franceses quienes, en mayo de 2005, frenaron la progresiva integración con su 'no' en el referéndum a la Constitución Europea.

Deutschland Emmanuel Macron trifft Sigmar Gabriel in Berlin (Getty Images/M. Tantussi)

Es el candidato preferido en muchas capitales europeas: Emmanuel Macron con Sigmar Gabriel, ministro alemán de Exteriores.

Desde entonces un presidente francés tras otro han intentado erigir una Europa que resulte atractiva para los franceses. El problema es, para Isabell Hoffmann, que "desde Jacques Chirac se elevan tanto las expectativas durante la campaña, que la decepción es después aún mayor". ¿Será Macron el próximo en decepcionar a los franceses?

Durante la campaña, fue la esperanza para reconciliarlos con Europa. De resultar elegido, quiere unos presupuestos y un ministro de Finanzas comunes para la zona euro. Y propugna una política de defensa común. Pero algo lo diferencia de sus predecesores, dice Pierre Vimont: "no ha prometido buenas noticias". No ha levantado falsas expectativas. Y ha dicho la verdad: "aceptar las reformas será doloroso al principio, pero resultará muy valioso para el bienestar futuro de los franceses". Estos decidirán el domingo si dan a la Unión Europea otra oportunidad.

DW recomienda