UE: hacia un endurecimiento del Tratado de Schengen | Europa | DW | 12.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE: hacia un endurecimiento del Tratado de Schengen

La mayoría de los socios de la UE está a favor de un endurecimiento de las reglas del Tratado de Schengen. Los controles fronterizos se podrían reinstaurar de forma extraordinaria y en circunstancias de excepción.

default

Del Tratado de Schengen hacen parte 25 Estados miembros de la UE.

Al menos 15 de los 27 ministros del Interior de la Unión Europea se mostraron este jueves (12.05) a favor de un "ajuste" de las normas del Tratado de Schengen, con el fin de endurecerlas. El objetivo principal es combatir mejor la entrada de inmigrantes ilegales a los países miembros de la UE. Ésta ya había sido una petición expresa de Francia e Italia ante el temor de nuevas avalanchas migratorias procedentes del norte de África tras la denominada "primavera árabe".

En la reunión de Bruselas, no obstante, prevaleció la voluntad de preservar la libertad de movimiento en la zona Schengen. Ésta es una de las libertades fundamentales consagradas en los tratados de la Unión Europea. Es por ello que el retorno de los controles fronterizos sólo entraría en vigencia ante circunstancias de excepción. “Necesitamos más claridad sobre las reglas y sobre los procedimientos, para evitar la adopción de medidas unilaterales y sin coordinación por parte de cada uno de los Estados miembros”, dijo al respecto la comisaria europea de Asuntos Interiores, Cecilia Malmström.

Críticas a controles fronterizos de Dinamarca

Infografik Die Staaten des Schengener Abkommens spanisch

El Tratado de Schengen fue firmado en 1985.

La reunión de los ministros del Interior europeos estuvo marcada por la decisión de Dinamarca del día anterior de controlar nuevamente sus fronteras intraeuropeas, sobre todo con Alemania, para mejorar la lucha “contra la inmigración ilegal”. Al respecto el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, discutió por teléfono con su colega danesa, Lene Espersen. "Esto es mucho más que un problema germano-danés, se trata del derecho de los ciudadanos de Europa. Haré todo cuanto está en mi poder para asegurar que no haya retrocesos", dijo. "El derecho de viajar es un bien superior que no podemos sacrificar por razones de política interior", agregó Westerwelle.

Según informaron fuentes diplomáticas que pidieron no ser mencionadas, una primera evaluación de la reinstauración de los controles fronterizos daneses indica que el país nórdico no violó las normas europeas. El ministro danés de Inmigración, Soren Pind, defendió enérgicamente a la entrada de la reunión la medida. "No vamos a cerrar las fronteras", comentó, al tiempo que explicó que no se contempla un control de pasaportes por parte de Copenhague. "Se trata de un tema de funcionarios de aduana que hacen lo que los funcionarios de aduana siempre han hecho, comprobar si hay drogas o armas ocultas", comentó.

Algunos países miembros, con reservas

Dänemark Deutschland Grenze Kontrolle Schild

Punto de control en la frontera entre Dinamarca y Alemania.

De acuerdo con informaciones diplomáticas, de todos los socios del bloque europeo sólo Chipre se opuso tajantemente a cualquier cambio del texto actual del Tratado de Schengen. Bélgica, Malta y España manifestaron también reservas con respecto a la implementación de cambios o un endurecimiento de las normas. El secretario de Estado español para la Seguridad, Antonio Camacho, dijo que su país "no está" a favor de ello, ni “por la modificación de los principios y del espíritu del espacio Schengen”. Tampoco “está abierto a ver posibles interpretaciones del Tratado a efectos de adaptarlas a la realidad de cada momento", dijo Camacho.

Jefes de Estado y de Gobierno de la UE tienen ahora la palabra

Tras el debate que sostuvieron los ministros del Interior este jueves (12.05) en Bruselas, la Comisión Europea deberá presentar un borrador de propuesta sobre este tema. El texto será sometido a análisis de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en una cumbre a finales del mes de junio. Son ellos los que tendrán la última palabra sobre las reformas y posible endurecimiento del Tratado de Schengen.

"Estamos determinados a garantizar que el gran logro de la libertad de movimiento en Europa siga en pie e intocable", comentó el ministro alemán del ramo, Hans-Peter Friedrich. "El objetivo es siempre (estar) a favor de Schengen (...) para reforzarlo, no debilitarlo", agregó.

Autora: Cristina Mendoza Weber / dpa

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda