Sarkozy quiere reinterpretar Schengen | Europa | DW | 23.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sarkozy quiere reinterpretar Schengen

El presidente galo se propone pedir reformas al acuerdo de Schengen, ante la oleada de inmigrantes norteafricanos que intentan llegar a territorio francés desde Italia. Así lo adelantan informes de prensa.

default

Nicolas Sarkozy.

El nombre de Schengen es sinónimo de libre circulación en Europa. En esa localidad luxemburguesa se firmó el acuerdo que actualmente permite a las personas viajar sin someterse a controles fronterizos por 25 países del viejo continente (22 de los 27 miembros de la UE, además de Noruega, Islandia y Suiza).

De esta libertad se benefician también quienes entran al “espacio de Schengen” con la necesaria documentación que, según el país de origen, puede incluir también una visa. El país que la otorga revisa que todo esté en orden. Alemania, por ejemplo, entregó el año pasado más de 1,5 millones de esos visados, según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero para que Schengen “funcione”, es necesario que los países integrantes sostengan también una política común en materia de inmigración y concesión de asilo. Y ahí es donde se están produciendo disonancias que amenazan con perturbar todo el sistema.

NO FLASH Italien Lampedusa Flüchtlinge

Se estima que unos 26.000 norteafricanos han llegado a Italia este año.

Italia vs. Francia

Mientras Italia se queja de que sus socios comunitarios la han dejado sola con la carga de las aproximadamente 26.000 personas que han llegado hasta su territorio este año, huyendo del norte de África, París intenta en primera línea evitar que estos fugitivos ingresen a suelo francés, premunidos de una visa italiana transitoria.

Hace una semana, el gobierno galo tomó el sartén por el mango y detuvo por horas el tráfico ferroviario procedente de Italia. ¿Violó con ello el acuerdo de Schengen? No, según la Comisión Europea. La razón radica en que los tratados en cuestión contemplan excepciones a la libre circulación, por ejemplo en caso de peligro para la seguridad nacional. Remitiéndose a este punto, París la dejó sin efecto transitoriamente tras los atentados que sacudieron a Madrid el 11 de marzo de 2004.

Reforma de Schengen

Pero ¿puede ser considerada una ola de fugitivos africanos como una amenaza para la seguridad nacional francesa? Es algo muy discutible. Sarkozy, en todo caso, al parecer se propone plantear reformas al acuerdo de Schengen, en la cumbre que sostendrá el próximo martes con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. De acuerdo con una fuente cercana al presidente galo, citada por el diario Le Monde, Sarkozy considera deficiente la actual normativa que regula los viajes dentro de Europa. Y opina que si un Estado del espacio de Schengen no está en condiciones de asegurar la frontera exterior de la UE, debe ser posible “suspender transitoriamente” la libre circulación.

Italien Ministerpräsident Silvio Berlusconi vor Gericht in Mailand

Silvio Berlusconi quiere ayuda europea.

Berlusconi, por su parte, quiere que la nueva interpretación de las reglas de Schengen no se aplique al caso actual de los fugitivos norteafricanos, en su mayoría tunecinos. Según indica la edición online de La Repubblica, el gobernante italiano se propone también pedir ayudas concretas para los países que se vean enfrentados a grandes olas de inmigración. Además, de acuerdo con informaciones de prensa, Berlusconi y Sarkozy demandarán, en una carta conjunta, mayores atribuciones y recursos para la agencia FRONTEX, encargada de proteger las fronteras europeas.

Autora: Emilia Rojas /dpa/ reuters

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda