1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Trump será el nuevo presidente de EE.UU.

Después de una polémica campaña y un ajustado conteo de votos, el millonario venció a Hillary Clinton en una tensa noche electoral.

Durante horas Donald Trump lideró el conteo de los votos electorales para llegar a la Casa Blanca, por momentos parecía que la demócrata Hillary Clinton ganaba terreno en esta dura pelea por gobernar Estados Unidos, pero finalmente los estadounidenses escogieron al magnate republicano para que los gobierne durante los próximos cuatro años.

Mike Pence, que va a ser su vicepresidente, lo presentó antes de salir al escenario: "Los electores americanos han hablado y han elegido al vencedor". "Voy a ser el presidente de todos los americanos", dijo Trump. Él agradeció su victoria a los "millones de trabajadores y trabajadoras que aman a su país" y que le van a ayudar a, como repitió durante su campaña, a volver a hacerlo grande de nuevo. Anunció infraestructuras y habló de reconstrucción, algo que no llama la atención en un magnate de la construcción.

Llamamiento a la tranquilidad internacional

"Vamos a doblar nuestro crecimiento económico" y "vamos a mantener buenas relaciones con los países que quieran acompañarnos". "No hay un sueño demasiado grande ni un reto demasiado grande", añadió. Hizo un llamamiento a la tranquilidad internacional pidendo calma a los otros países: no va a haber hostilidad, dijo. Con todo el mundo en contra y con una serie de polémicas en el camino, Donald Trump, logró convencer a los electores con sus cuestionables dichos y propuestas. Ganó en Florida, Colorado, Georgia, Iowa, Estados clave que le aseguraron el triunfo final.

Para terminar, agradeció a toda su familia, presente en el escenario, su apoyo durante todo el proceso. Se refirió a quienes decían que no tenía suficiente equipo para formar un gobierno y señaló a su familia y a quienes les acompañaban, entre ellos Rudolph Giuliani, exalcalde de Nueva York, y otros políticos. Cerró el capítulo de agradecimientos con "la gente de los servicios secretos". "Es un honor", dijo para terminar mientras sus seguidores coreaban "USA, USA".

Mientras Trump y sus adherentes celebran, las bolsas se desmoronan en todo el mundo por temor a la volatilidad que representa para el mercado el nuevo mandatario. Mientras Europa se despierta sorprendida con la noticia, en el sudeste asiático, se suceden los países que convocan sus consejos de seguridad o a sus altas instancias financieras para analizar el nuevo escenario. Marine Le Pen, la dirigente del Frente Nacional francés, fue la primera política internacional en apresurarse a felicitar a Trump. Antes lo había hecho únicamente Paul Ryan, el jefe de los republicanos en el Congreso, que había mantenido unas tensas relaciones con Trump durante la campaña, en la que ni siquiera había participado ni mostrado su apoyo.

Una derrota llena de angustia, tristeza y desconcierto

Conforme aumentaba el número de votos electores a favor de Donald Trump, los seguidores de Hillary Clinton comenzaron a mostrar su desconcierto y al pasar las horas las caras de angustia y algunos sin poder contener el llanto adelantaban la derrota de la exsecretaria de Estado que se vivió con mucho pesar en el cuartel general de Clinton. Del centro de convenciones Javits Center, engalanado para celebrar su victoria, sus seguidores salían cabizbajos incluso antes de que saliera Clinton a dar su discurso de reconocimiento de la derrota. Tanto es así, que decidió no salir a hablar. Sin embargo, sí que llamó por teléfono a Trump para admitir su derrota. Él lo contó en el escenario y la felicitó, a ella y a su familia, por una dura campaña.

"Sinceramente, vamos a tener un tarado como presidente. Ahora mismo preferiría vivir en cualquier otro lugar", explicó a Efe a la salida del recinto Maggie Pen, de 51 años. "No queremos ni quedarnos. La gente está desolada y todo son lloros ahí dentro", añadió la publicista, nacida y criada en Nueva York. Para la afroamericana Stefanie Davies, afroamericana, en cambio, el resultado "no es sorprendente". "América tiene un historial de racismo que no podemos olvidar, siempre ha estado ahí", explicaba.

Varias horas antes, la candidata demócrata ya sabía que algo no marchaba bien, un tuit adelantaba lo que se confirmaría a pasadas las dos y media de la noche en Nueva York (08.30 horario de Europa Central), cuando Trump ya había completado los 270 votos electores, necesarios para proclamarse Presidente. "Este equipo tiene mucho de qué estar orgulloso. Pase lo que pase esta noche, gracias por todo”, escribió la exprimera dama a modo de presagio en la red social.

MN/LGC (dpa/EFE/Reuters)

DW recomienda