Tregua en Siria: Annan presiona por despliegue observadores | El Mundo | DW | 12.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tregua en Siria: Annan presiona por despliegue observadores

Tras más de un año de enfrentamientos, entró en vigor una tregua en Siria. El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, pidió el despliegue de observadores lo antes posible para monitorear el alto el fuego.

Kofi Annan

Kofi Annan: "el fin de las hostilidades parece cumplirse".

La situación en Siria es "relativamente tranquila y el fin de las hostilidades parece cumplirse", dijo Annan al Consejo de Seguridad de la ONU en un mensaje por videoconferencia. "Siria está experimentando aparentemente un inusual momento de calma sobre el terreno". El alto el fuego y el despliegue de observadores le permitirán moverse "rápidamente" para lanzar un diálogo político serio que cumpla las aspiraciones del pueblo sirio.

Los diplomáticos de Rusia y China, los principales aliados de Siria, indicaron que el Consejo de Seguridad de la ONU podría votar este viernes una resolución para acelerar el despliegue de observadores en Siria para monitorear la tregua. El embajador ruso ante la ONU Vitaly Churkin indicó que un grupo de avanzada, integrado tal vez por unos 20 observadores, debería trasladarse de inmediato a Siria y posteriormente deberían ir más. "Alguien debe estar allí rápido para monitorear la tregua", declaró.

El Ejército no se ha retirado de las ciudades

En tanto, el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney, dijo que Estados Unidos continuará trabajando con sus socios internacionales para presionar al régimen del presidente Bashar al Assad, que -sostuvo- no cumplió con sus obligaciones de retirar a todas sus tropas y equipos militares de las ciudades.

"Y, desafortunadamente, hay otro indicio de por qué es tan importante, cuando uno trata con el régimen de Al Assad, juzgarlo por sus acciones y no sus promesas ni sus palabras", añadió. Pese a la tregua, que entró en vigor este jueves a las 06:00 horas (03:00 GMT), el gobierno sirio y la oposición se acusaron mutuamente de violar el cese el fuego.

Según opositores al régimen, 19 civiles y un desertor murieron asesinadas por las fuerzas gubernamentales. Diez personas murieron en la provincia de Homs, mientras que también se registraron víctimas fatales en Idlib, en los alrededores de Damasco, así como en las provincias de Alepo y Hama.

Mientras, la televisión estatal señaló que un oficial militar murió y 24 resultaron heridos, tres de gravedad, al explotar una bomba en una carretera colocada por "un grupo terrorista armado", que detonó al paso de un autobús en Alepo, la tercera mayor ciudad del país.

Varias protestas antigubernamentales se realizaron en las provincias de Idlib, cerca de la frontera con Turquía, de Daraa, en el sur, y de Alepo, en el norte, indicó el observatorio, que añadió que se establecieron puestos de control en todo el territorio.

"Pero hasta el momento y pese a los incidentes, podemos decir que se está manteniendo el alto el fuego", dijo Rami Abdel Rahman, del grupo de activistas sirio. Sin embargo, "no hemos visto aún una retirada de las tropas de las áreas convulsas, según lo estipulado" en el plan de paz propuesto por Annan.

Convocatoria a manifestaciones pacíficas

La oposición convocó a manifestaciones pacíficas para este viernes, tras las tradicionales oraciones de los musulmanes, que serán un test de la tregua.

En tanto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par francés, Nicolas Sarkozy, acordaron incrementar sus esfuerzos para poner fin "definitivamente" a la violencia en Siria, informa un comunicado de la presidencia francesa. En una videoconferencia, ambos líderes decidieron "intensificar sus esfuerzos, incluso a través del Consejo de Seguridad, para que la brutal represión del pueblo sirio cese definitivamente, para que la urgente ayuda humanitaria sea entregada y para que el pueblo sirio pueda elegir libremente su destino", dice la declaración. "Aquellos responsables por los actos de violencia deberán responder por sus crímenes", añade.

De mantenerse la tregua, sería la primera vez, tras dos alto el fuego fallidos, en que el gobierno sirio mantiene su promesa de ayudar a poner fin al conflicto, que dejó más de 9.000 muertos, en su mayoría civiles, según datos de Naciones Unidas. Damasco prometió cumplir el alto el fuego, pero se reservó el derecho a responder a cualquier ataque de la oposición. Los rebeldes mostraron también su compromiso, pese al escepticismo mostrado por la oposición.

El gobierno llamó a volver a casa a todos los refugiados desplazados o huidos del país, según la agencia de noticias SANA. "El Ministerio del Interior hará todo lo posible para proteger a quienes regresen", dictó Sana un comunicado ministerial. "Las instituciones estatales les ayudarán a reparar los daños en sus viviendas producidos cuando los terroristas intentaron extender el caos en sus áreas", dice el texto. Se estima que 30.000 sirios huyeron a Líbano, Turquía y Jordania.

El mundo observa

En Ginebra, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió que el mundo está observando de cerca la manera en la que el régimen de Al Assad, implementa el alto fuego. "A partir de esta tarde, a partir de este momento, la situación parece más tranquila. El mundo está observando, sin embargo, con ojos escépticos, después de que muchas promesas hechas previamente por el gobierno de Siria no se cumplieron", señaló Ban en una conferencia de prensa realizada en Ginebra. Ban ratificó que el gobierno de Siria debe cumplir sus promesas con acciones y llamó también a los soldados de la oposición a respetar el alto al fuego.

Por su parte, los ministros de Relaciones Exteriores del G8 saludaron hoy el exitoso inicio de la tregua en Siria y señalaron que creen que en el país existen ahora nuevas oportunidades para alcanzar una solución pacífica al conflicto. Al mismo tiempo, el G8 se pronunció a favor del pronto envío de un equipo de exploración a Siria, que evalúe la creación de una misión internacional de observadores bajo el paraguas de la ONU (dpa/rml).

DW recomienda