Temor a la avanzada de Al Qaeda en Siria | El Mundo | DW | 31.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Temor a la avanzada de Al Qaeda en Siria

Todo apunta a que cada vez más rebeldes se están uniendo a la red terrorista. Israel y Jordania temen ser blancos de la violencia de los sirios radicalizados tras el derrocamiento de Al-Assad.

Según el Servicio Federal de Información (BND, sus siglas en alemán), la red terrorista Al Qaeda incorpora a sus filas a cada vez más rebeldes sirios. En una entrevista concedida al semanario germano Bild am Sonntag, el presidente de la agencia de inteligencia policial extranjera del Gobierno germano, Gerhard Schindler, sostuvo que el hombre fuerte de Damasco, Bashar al-Assad, no tiene posibilidad alguna de vencer a sus opositores en la lucha armada que comenzó a finales de 2011 con la fundación del Ejército Libre de Siria.

Schindler señala que Al Qaeda tiene estructuras en Siria que atraen a muchos de los jóvenes que combaten para derrocar al régimen de Assad. Este fenómeno inquieta a los vecinos del país, sobre todo a Israel. Tel Aviv teme que los rebeldes sirios radicalizados por Al Qaeda puedan convertir a Israel en su enemigo real tras la caída del actual Gobierno de Damasco. “Durante cuarenta años no se disparó ni un solo tiro hacia Israel. Pero ahora vamos a liberar los Altos del Golán para devolvérselos al pueblo sirio libre”, aseguraba un hombre en un video que circula en Internet.

La autenticidad de esas imágenes no se ha podido comprobar hasta ahora, pero ellas le dan rasgos definidos al escenario que más preocupa a Israel desde el levantamiento contra Assad: que las décadas de calma en la frontera norte de Israel –bajo el mandato de Hafez al-Assad y, a partir del año 2000, de su hijo Bashar– hayan llegado a su fin. El video en cuestión fue grabado en el extremo este de los Altos del Golán, el territorio sirio ocupado por Israel desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Esa zona está en medio de un sector desmilitarizado, aunque controlado por las fuerzas de paz de las Naciones Unidas. Pero hasta los observadores de la ONU se han convertido en blanco de ataques: a principios de mes, veintiún soldados de las Naciones Unidas fueron secuestrados durante tres días. De ahí que también el rey Abdullah II de Jordania siga de cerca y cada vez con más ansiedad los acontecimientos en la frontera. Es por eso que Israel y Jordania intensificaron las medidas de seguridad en donde sus territorios confluyen con el de Siria.

En la imagen, un representante de las fuerzas de seguridad de la ONU patrulla la frontera entre Siria y los Altos del Golán.

En la imagen, un representante de las fuerzas de seguridad de la ONU patrulla la frontera entre Siria y los Altos del Golán.



Enemigos, a un tiro de piedra

Quienes luchan contra Assad llegaron a tomar el control de unos treinta kilómetros de la frontera siria con Jordania e Israel, y a enfrentarse con las tropas fronterizas israelíes en el Golán. El jefe del Estado Mayor israelí intentó calmar a la población, prometiéndoles que podían seguir visitando sin problemas las atracciones más populares de la zona. No obstante, el ejército israelí está construyendo un nuevo cerco de seguridad en la frontera con Siria, informó Shlomo Brom, del Instituto Israelí de Seguridad Nacional en Tel Aviv a la agencia dpa.

Por otra parte, los reservistas israelíes que hasta ahora patrullaban la frontera serán reemplazados por tropas regulares. “El objetivo principal es responder rápidamente, en caso de provocaciones”, declaró Brom. En Israel se teme que los ataques provengan principalmente de extremistas, como los miembros del Frente Al-Nusra, creado por Al Qaeda. Este grupo contribuyó mucho a que los rebeldes sirios pudieran conquistar territorio la semana pasada a lo largo de la frontera de los Altos del Golán.

Al Frente Al-Nusra además se le atribuye la intención de “liberar Jerusalén” después de vencer a Assad. “Estos grupos son tan hostiles de cara a Israel como de cara al actual régimen sirio. Por lo tanto, podrían arremeter contra Israel y por eso Israel debe tomar medidas preventivas”, explica Brom. En Jordania fue incrementado el número de efectivos en la frontera con Siria, que ya casi está por completo en manos rebeldes. Al establishment jordano lo que le preocupa es la actividad de los yihadistas.

A juicio de Mahmoud Irdaisat, brigadier general en retiro de la Fuerza Aérea jordana, su país se enfrenta a una situación caótica. “Los rebeldes sirios no están sujetos a ningún acuerdo internacional. Ni siquiera está claro quién de ellos tiene la palabra”, agrega el militar. Eso explica que en Jordania se clame con cada vez más vehemencia por la creación de una zona de “amortiguación” entre ambos países para mantener a raya a los grupos rebeldes. Aunque pocos lo digan explícitamente, es probable que muchos también quieran poner coto al flujo migratorio: Jordania ha recibido hasta ahora a 460.000 refugiados sirios.

ERC / DZC (dpa, Süddeutsche Zeitung)

DW recomienda